Capsulas de Carreño

La ineficacia nos pasó factura.

Helibelton Palacios y Daniel Cataño en el clásico antioqueño que ganó Nacional 2×0. Al DIM le pasaron factura por su ineficacia, escribe el columnista rojo.

Por Gustavo Osorio Salazar.

Sigo convencido que los clásicos son impredecibles. El año pasado sin goleadores, ganamos dos al hilo de la mano del galáctico Quintero y el último en 2017, que a punta de táctica empató Juan José Peláez porque se carecía de ataque.

Respeto opiniones respecto a que este de ayer, ha sido de los mejores en los últimos años; personalmente me quedo con el 4- 3, donde inesperadamente apareció Quintero llevando de la mano el equipo, poniendo pases gol y haciendo el suyo de penal.

También recuerdo que Juan David Valencia, acudiendo a la ley del ex, sacó de la galera un gol que parecía de otro partido. Ese me pareció electrizante, porque hubo un momento en que se perdía el juego sobre el final.

Volviendo a lo actual, no aprovechamos que Almirón avisado, de que en los últimos tres clásicos, solo habían sumado un punto teniendo a cuestas dos derrotas y un empate, coherentemente cambió sistema y tomó recaudos. Traicionó su filosofía de cuatro atrás y puso línea de tres, sacrificando un punta; jugó con dos zagueros de perfil zurdo. Pero parece que  Rescalvo lee muy mal los partidos porque ni cuenta se dio de las gabelas que ofrecía el rival.

Retomo el tema de que los clásicos son impredecibles, y sino miremos que tenemos goleadores en vena como Cano, entre otras tuvo una que aún no encuentro la explicación el porqué le pegó tan mal, y Caicedo en la única que tuvo, la sacan entre Monetti y Henríquez. Así que la ineficacia fue el común denominador del partido. No se aprovechó el desgaste de algunos jugadores del rival, que habían actuado en La Paz, sumándole el desgaste del viaje.

Hombre, sino hacemos goles al menos no seamos cómplices en los mismos, y otra vez Murillo quedó en la foto, es inaudito que pierda por aire con Dayro, cuando saltando le saca dos cabezas de ventaja, y lo peor parece desconocer el manual del central.

En general la defensa fue de terror, siempre nos cogieron mal parados en las contras. Vuelvo con mi cantaleta, equipo muy alargado y viene en cuatro días el debut en copa Sudamericana en territorio Paraguayo contra Sol de América, y sino reaccionan  nos podemos encontrar un chasco.

No puedo dejar pasar por alto una anomalía dentro del juego omitida por el árbitro Bismark Santiago y fue perdonarle la expulsión al zaguero Braghieri, que jugó de gratis con la aquiescencia del árbitro. Lo enfatizo porque se que en muchos medios van a omitir el tema.

Otra de las equivocaciones del técnico, fue sacar al único que estaba iluminado en el segundo tiempo y el hombre más cercano a convertir, Yairo Moreno, con su salida se perdió la vía de ataque.

Y lo último es un llamado a pellizcarse a varios, Rodin y Gómez,  cuyos  aportes fueron paupérrimos.

#Dios guíe al rojo en la expedición Paraguaya.

Compartir:

3 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top