Capsulas de Carreño

La lámpara de Diógenes. Por Jorge Iván Londoño.

Bienvenida la lámpara para encontrar el por qué en los últimos 10 partidos nos han anotado nueve (9) goles contra 10 a favor. Foto Comunicaciones Atlético Nacional.

*Habrá que buscar con la “Lámpara de Diógenes”, las respuestas a tantos interrogantes que genera Atlético Nacional por estos días de invierno.

Por Jorge Iván Londoño M.
Columnista Cápsulas.

Ahora que andamos de guayos caídos, no por la huelga de los jugadores, como pudo haber sido, sino porque el comienzo de las instancias finales se alargó para darle paso a la gran final de la “otra” copa entre el DIM y el Cali, y por las dos demandas en curso, una ya resuelta, y la otra pendiente, cuyos fallos pueden variar las posiciones de los ocho afortunados finalistas,  hemos aprovechado para ver, leer, opinar, meditar  y escuchar sobre el presente de nuestro verde del alma; un presente que para ser sinceros, no nos permite dormir a pierna suelta, como si lo hacen los hinchas de los otro siete clasificados.

 

Necesitamos la lámpara para encontrar las tantas oportunidades de anotar que teníamos durante cada partido, y que hoy rebajamos si mucho a dos y media. Esta deficiencia es la responsable de anotar diez (10) goles en los últimos 10 partidos de la liga, uno por partido.

 

Bienvenida la lámpara para encontrar el por qué en esos mismos 10 partidos nos han anotado nueve (9) goles, es decir, un gol menos un mordisquito por partido. Como quien dice, andamos igualados…..pero por lo bajo.

 

Seguimos buscando con la misma lámpara, el goleador que ponga a besar (tan de moda) el balón con la red, pero con toda sinceridad hay que admitir que estamos huérfanos de los Aristizábal, los Tréllez y los Santa. El total de las anotaciones  de los Barcos y Cucchi, dista años luz de los marcados por el deCano en esa materia, y los que tienen otras obligaciones son quienes están ayudando a que no sea peor el déficit.

 

Quien si no Diógenes, para encontrar el alivio a la enfermedad  que aqueja al gran Vladimir, su larga ausencia ha sido suficiente para darle validez a lo que decían nuestros abuelos (siempre nuestros abuelos) “Uno nunca sabe lo que tiene, hasta que lo pierde”. Y que sea la lámpara de Diógenes la que nos ayude a encontrar las virtudes que Candelo esconde con esmero, y que solo por raticos nos deja ver.

 

Ojalá podamos encontrar con la lámpara de Diógenes los baluartes de nuestra defensa. El paso de los años está pasando factura a los dos referentes de la defensa, de quienes, y por razones guardadas en copas,  vivimos altamente agradecidos. Nos queda como último recurso echar mano de los muchachos que efectivamente vislumbran un promisorio futuro, pero que ahora por su fogosidad, por su falta de cancha, por sus a veces aparatosas entradas, por sus a veces perfiles equivocados, etc, nos ponen en calzas prietas. Con toda seguridad estos longilíneos morenos se  convertirán en los hombres buenos que buscamos con la lámpara de  Diógenes.

 

Que encontremos el Helibelton, el serio, el aplomado que nos seduce con sus proyecciones y su marca al centímetro, no el que se nos va del partido por encanto. Que encontremos el Mafla que poco a poco ha salido de la nada y que a pulso nos tiene cambiando de opinión.

 

Que Cuadrado y Quintana se apropien del arco y se vuelvan  terratenientes de su área. Que no sean los responsables de un paro cardiaco por jugarse la vida en donde es prohibido.

 

El medio campo es el de menos afujías, el más generoso en nombres y en ideas, el que puede marcar la diferencia frente a los siete en contienda; eso sí, siempre y cuando el dueño de la libreta y del libreto no se empecine en aplicar fórmulas de ingeniería aeroespacial para justificar sus pergaminos y las canas que sin pedir permiso lo invadieron (tan de moda).

 

Diógenes lo ilumine profesor, y que usted y él encuentren los hombres que son y los pongan en el lugar que es.

 

¡Que comience el partido!..

Compartir:

4 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top