Capsulas de Carreño

La Liga Femenina. Por César Polanía, El País-Cali.

cesar-polania
Por César Polanía

*Fue emocionante ver el jueves en la noche, en el acto de presentación de la Liga, en Cartagena, a jugadoras como Nicole Regnier y Yoreli Rincón.

 

Tener una liga profesional de fútbol femenino ya es un paso grandísimo para fortalecer y volver más competitivas a nivel internacional a las mujeres colombianas que practican este deporte.

La Dimayor y la Federación Colombiana de Fútbol por fin atendieron el clamor de crear la liga femenina y en el 2017 el país tendrá por primera vez un equipo de mujeres campeón del torneo profesional doméstico.

La idea fue copiada y ejecutada por 18 clubes que jugarán el primer campeonato, a partir de febrero. De hecho, equipos como América, Patriotas y Santa Fe incorporaron a sus filas jugadoras de prestigio, como Nicole Regnier, Yoreli Rincón, Catalina Usme, Leicy Santos, Katerin Castro y Paola Sánchez, algunas de las cuales han actuado, inclusive, en el fútbol internacional.

Bien por esos equipos, que le dieron apertura a sus objetivos en el fútbol colombiano, y mal por los clubes grandes —caso Nacional, Millonarios, Deportivo Cali, Medellín y Junior—, que no atendieron la propuesta, por lo menos por ahora.

Lamentablemente, por no ser profesionales, no tendrán cabida en la Liga instituciones que por años se han preocupado por formar mujeres futbolistas, como la Escuela Sarmiento Lora, Generaciones Palmiranas o Formas Íntimas, de las cuales se han alimentado las distintas categorías de la Selección Colombia. Solo mediante convenios con clubes profesionales, tales escuelas podrán tener alguna participación enviando a los equipos ya conformados a sus mejores jugadoras.

La tarea, en adelante, será mantener y fortalecer la Liga, reto que incluye a los directivos del fútbol colombiano y de los clubes profesionales, también a los medios de comunicación y, por supuesto, a la misma afición.

Lo importante es que ya existe una liga profesional y esta no puede ser una ‘fiebre’ temporal, sino una iniciativa que perdure, porque si Colombia, a nivel de selecciones, ya ha dado muestras del talento de sus jugadoras en torneos suramericanos, mundiales y olímpicos, las expectativas tendrán que crecer de cara a lo que viene con la existencia de un rentado nacional.

Ojalá que en julio del 2017, cuando se corone el primer equipo campeón de mujeresen el fútbol colombiano, todos hayamos acompañado esta experiencia inicial y los resultados alienten y contagien a los otros clubes grandes del país, para que abran sus fronteras y podamos disfrutar en los estadios no solo del balompié masculino, sino del talento de las damas en el césped.

Tener en la Liga jugadoras de categoría le da un valor agregado al torneo y lo deseable es que el semillero femenino siga creciendo. Que las escuelas y las otras instituciones de formación no pierdan ese ímpetu que las ha caracterizado en esta labor titánica y que el fútbol femenino de nuestro país se gane un sitio especial en el concierto internacional, como ya lo ha hecho por años el fútbol masculino.

Fue emocionante ver el jueves en la noche, en el acto de presentación de la Liga, en Cartagena, a jugadoras como Nicole Regnier y Yoreli Rincón animando con mensajes positivos a más mujeres para que algún día puedan llegar adonde ellas están. Y será también emocionante verlas jugar en los estadios del país. Bienvenida la Liga. Bienvenidas, chicas.

Compartir:

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top