Capsulas de Carreño

LA MANO DE ZUBELDÍA. Por Pablo Calle Jiménez


Por Pablo Calle Jiménez

 
*No se ve bien que un muchacho de 23 años, y que recién debuta en el equipo, llegue a manotearle al capitán del equipo.
———————————————————-

GOLES SON AMORES Y EN LA NOCHE DEL SÁBADO EL PODEROSO MARCÓ DOS EN TRES MINUTOS, que le bastaron para remontarle a Millonarios en El Campín por el debut de la Liga Águila 2017-I. Auspicioso arranque por Liga para el equipo del profe Zubeldía, que no venía bien parado tras perder la Superliga ante Santa Fe sin anotar un solo gol en 180 minutos.

DE ENTRADA EXPRESÉ MI DESACUERDO CON EL 4-3-2-1. Me pareció un esquema timorato, más para meterse atrás que para proponer, y más grave aún, que invitaba a seguir cayendo en los errores de partidos anteriores: Quintero y Marrugo quitándose espacios, superpoblación de jugadores en el centro del campo, carencia de juego por las bandas y poco volumen ofensivo.

MEDELLÍN MANEJÓ LA PELOTA EN LOS 30’ INICIALES, PERO CON POCA O NULA PROFUNIDAD y esto derivó en que no logró abrir el marcador ni generó un solo mano a mano en el arco de Nico Vikonis. El local, por el contrario, cuando decidió atacar logró inclinar el campo a su favor y sobre el cierre de la primera mitad consiguió la ventaja en el marcador por medio de Elíser Quiñones.
PARA EL COMPLEMENTO ZUBELDÍA METIÓ MANO, y realizó un cambio con el que acertó plenamente: Sacó a Juan David Valencia por Caicedo y el equipo mejoró ostensiblemente. El Montañero pasó al lateral izquierdo, Marrugo se retrasó un poco para ayudar en salida a Didier y Goma, y Quintero quedó como enganche detrás de dos delanteros definidos: Caicedo y Viola. El rojo ganó la profundidad que echó de menos en la etapa incial, y consiguió remontar el partido con goles de Marrugo y Caicedo, ambos asistidos por Juan Fernando Quintero, figura indiscutible del partido.

CONSEGUIDA LA VENTAJA EL EQUIPO SE SOLTÓ, y fue a partir del minuto 74 que vimos su mejor expresión futbolística. Quintero, quien ya sumaba dos asistencias, se tomó confianza y empezó a manejar los hilos del equipo. Caicedo, también motivado tras haber anotado, comenzó a entrar en el circuito de juego. Viola salió para darle paso a Hechalar y por último Didier se retiró lastimado y Zubeldía puso a debutar el muchacho Jonathan Lopera. Medellín conservó la ventaja con tranquilidad y llegó el minuto 90 sin pasar mayores necesidades.
CAICEDO, QUIEN POR CIERTO LLEGÓ A 30 GOLES EN EL DIM, fue elogiado por el profe Zubeldía en rueda de prensa. El DT argentino destacó a Juan Fernando como su delantero menos egoísta, y ponderó sus virtudes para asociarse, arrastrar marcas, aguantar la pelota de espaldas y asistir a sus compañeros. Tal parece que Caicedo será titular inamovible en este nuevo proceso, así como lo fue siempre con Leonel Álvarez y Hernán Torres. Bien por El 9, lástima por quienes lo quieren ver lejos del DIM y se han dedicado a hacerle mal ambiente.

AUSPICIOSO DEBUT DE VALENTÍN VIOLA. El argentino escasamente llevaba una semana entrenando con el equipo y en cancha se lo vio combativo, marcando buenas diagonales, provocando faltas y moviéndose bien por todo el frente de ataque.
OJALÁ NO PASE A MAYORES EL INCIDENTE ENTRE QUINTERO Y MARRUGO. Necesitamos en plenitud de condiciones a estos dos excelsos futbolistas, y cualquier disputa o malentendido entre ellos debe resolverse cuanto antes. No puede olvidarse, empero, que Christian Marrugo es el capitán del equipo, lleva varios años en la institución, ya salió campeón, ha anotado 22 goles y se ha ganado a pulso ser la autoridad del equipo dentro de la cancha. No se ve bien que un muchacho de 23 años, y que recién debuta en el equipo, llegue a manotearle e incluso empujar en la cancha al capitán del equipo. Por muy habilidoso que sea.

POCO TIEMPO PARA CELEBRAR. El miércoles se juega la segunda fecha y nos corresponde Envigado en el Atanasio. Oportunidad perfecta para llegar a 6 de 6 y picar en punta, objetivo alcanzable toda vez que se ha visto mejoría en la parte defensiva, mentalidad para reponerse a las adversidades y una fluidez ofensiva con jugadores talentosos que nos invitan a ilusionarnos. Así que a hacer un buen partido ante Envigado, siendo superiores y ganando contundentemente. Sin excusas, sin atenuantes, somos Medellín.

Compartir:

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *