Capsulas de Carreño

La montaña rusa verde (Luis David Obando López)

Luis David ObandoPor Luis David Obando López

———————————————————————
* Si no reaccionan los de corbata, nada se logrará con los de guayos y pantaloneta.
————————————————————————

Esto del Nacional y las reacciones que genera ya toma tintes de montaña rusa extrema. De los bostezos y la incertidumbre de los primeros partidos se pasó al éxtasis de la goleada al Pasto, y de ahí al fondo del averno con los 5 puntos perdidos ante Uniautónoma y Once Caldas. Del baile se pasa muy rápido al funeral, y nadie quita un nuevo clímax si en la próxima jornada la miel del triunfo regresa.

Consideraría útil realizar un análisis con una ventana de tiempo más amplia, de manera que la razón se dejara ver más que el corazón en cada razonamiento, en cada queja, en cada elogio. No puede ser que Macnelly sea un día Mac10 y al otro, MalNelly. Increíble que Berrío un día no sirva, y al siguiente sea el de mostrar porque hizo un gol. Y así, hay varios «no puede ser» en capilla.

Lo cierto es que el Atlético Nacional se cae a pedazos desde hace varios meses, y es desde sus oficinas directivas. La cancha es solo el espejo de la confusión que los uniformados de corbata llevan años imprimiéndole al equipo. Nadie sino el que le entregó las llaves de la casa (con casa y todo) a Juan Carlos Osorio, es el responsable del desmadre que hoy muestran los de azul o verde. Sin visión y carácter desde el escritorio, será poco lo que se pueda hacer en el camerino y el gramado.

La salida de JCO pintaba como oportunidad de volver al fútbol, pero volvió a primar la versión corporativa de un inversor: millones al aire para un cuerpo técnico de quilates pero sin triunfos. La culpa no es de ellos, sino de quienes los contratan: ¿Necesitaba Nacional un analista de vídeos? ¿Le sirvió para no dejarse sorprender del chico del farolito en Barranquilla? ¿Le fue útil para no hacer el oso ante Once Caldas? Mucho billete y pocas ideas, parece ser la consigna actual.

Mientras los de corbata no le cojan la medida al fútbol, los de guayos y pantaloneta seguirán cobrando el buen salario que les ofrezcan y seguirán jugando tan poco como los exijan. Esa es la realidad verde de hoy, aunque Nacional vuelva a ganar el próximo sábado, y así nos calle la boca saliendo campeón en diciembre. Porque el asunto no es de puntos ni de estrellas, sino de actitud e idea de juego.

Compartir:

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *