Capsulas de Carreño

La muerte del doctor Hernán Botero Moreno (Wbeimar Muñoz)

Hernán Botero Moreno falleció hoy en la Clínica El Rosario de El Poblado, Medellín. Foto tomada de www.las2orillas.co

Hernán Botero Moreno falleció hoy en la Clínica El Rosario de El Poblado, Medellín. Foto tomada de www.las2orillas.co

 

Por Wbeimar Muñoz Ceballos

 

La muerte del doctor Hernán Botero Moreno, enluta al fútbol colombiano. Presidente del Atlético Nacional desde fines de la década de los 60, le cambió el rumbo al cuadro verdolaga y lo llevó a los títulos de 1973 con la orientación de César López Fretes y a los de 1976 y 1981 cuando estuvo dirigido por Osvaldo Juan Zubeldía a quien contrató ante el escepticismo de otros dirigentes, quienes no podían creer que el exadiestrador y campeón del mundo con Estudiantes de la Plata, recalara en nuestro medio.

Grandes figuras del fútbol nacional y extranjero, llevó Hernán Botero Moreno al club verdolaga, pudiéndose afirmar que el club fue uno antes de él y otro después: Raúl Navarro, el zurdo López, Tito Gómez, la chancha Fernández, Luis Jerónimo López, Hernán Darío Herrera, el polaco Semenewics, Pedro Sarmiento, Víctor Luna, el chumi Castañeda, Jorge Peláez, Eduardo Emilio Vilarete, Ramón Bóveda,Abel Álvarez, Eduardo Retat, Pacho Maturana, César Cueto, Guillermo Larrosa, Sergio Santín, Hugo Horacio Lóndero, Lorenzo Carrabs, Osvaldo Marcial Palavecino, Gerardo Moncada, Jorge Ortiz , Juan Carlos Lallana y muchos más.

Cuando en los años 80 el gobierno colombiano necesitó un cabeza de turco para amedrentar a los narcotraficantes, encontró en Botero Moreno al hombre ideal : una persona popular y de mucho impacto si la acusaba de violar la ley y la extraditaba, como en efecto lo hizo.

Su condena en EEUU fue tema de discusión en las facultades de derecho, a tal punto que muchos profesores de derecho penal que conocieron el acervo probatorio del caso, afirmaron que se cometió una injusticia por dos razones: la primera porque se comprobó que hubo testigos falsos presentados por la DEA y la segunda porque el delito del que se le acusaba no lo era en Colombia en aquella época, requisito indispensable para entregarlo al gobierno norteamericano.

Su defensor y expresidente de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, el doctor Luis Eduardo Mesa Velásquez, quedó tan impactado por la decisión de nuestras autoridades, que en el mismo momento en que fue despachado a la media noche en un avión de la Fuerza Aérea Norteamericana al país del Tío Sam, juró que nunca más ejercería la profesión de abogado ( en éste caso más jurisconsulto que abogado) , como en efecto lo hizo.

Con el paso de los años regresó abatido a su tierra, donde muchos de sus amigos de antes le dieron la espalda, lo que lo acongojó demasiado y esa pena la llevó hasta su última morada.
Falleció como producto de complicaciones renales, cardíacas y pulmonares.
A su círculo familiar van nuestras condolencias y todo nuestro afecto.

Compartir:

6 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top