Capsulas de Carreño

La noche de Chaverra.

Juan Camilo Chaverra, arquero del Atlético Bucaramanga, figura en el empate 0x0 contra Nacional en el Día del Hincha Verdolaga. Foto @Dimayor.

Por Jorge Iván Londoño M.
Columnista Cápsulas.

 

 

*De no te lo puedo creer el duelo cara a cara, al mejor estilo de pistoleros del oeste, entre Jarlan y Castro.

 

Así fue, la noche de Chaverra opacó el Día del Hincha Verdolaga. Se esperaba un final con todos los juguetes para cerrar con broche de oro ésta efemérides, la que se ha visto algunas veces malograda por el adverso resultado futbolístico.

 

Los empates, cuando se juega de local, se reciben como la perdida de dos puntos, pero el de anoche, frente a un Bucaramanga que no le arrugo el uniforme a Quintana, tiene además un tufillo amargo, por haber impedido la celebración ya referida, porque no se aumentó la ventaja sobre los embajadores en la reclasificación, y porque sencillamente, así le llevemos 10 puntos al segundo, éste y todos los partidos se deben ganar; al fin y al cabo, los hinchas somos proclives al triunfo

Esa ventaja  en el torneo puede generar cierta relajación durante el partido, no solo  en los jugadores, sino en el cuerpo técnico, para muestra el cómodo sentado del  técnico Restrepo en el banco; además, hay partidos que se juegan pensando más en el siguiente, y Nacional tiene este miércoles el partido de ida contra el Pereira, que se está volviendo el “tumbalocas” del torneo.

 

Las comparaciones, cuando son para bien, no son odiosas, y por eso muchos hinchas, para no incluirlos a todos, porque qué pena, quisiéramos que Nacional tuviera el mismo comportamiento de un Liverpool o un Bayern de Múnich, equipos que teniendo invictos y ventajas estruendosas en sus respectivos torneos, cuando juegan contra el segundo o contra último, salen a arrasarlo para alegría de sus parciales.

 

 

Nacional hizo todo por el triunfo, pero el culpable de no conseguirlo tiene apellido Chaverra, aunque en una ocasión el paral fue el metido que no falta. De todas las atajadas todavía retumban las voladoras para desviar el cabezazo de Perlaza y el tiro libre de Dorlan, a quien, de paso, hay que pedirle que le merme a los centros.

 

Además del trabajo de Chaverra hay que destacar lo hecho por Sherman Cárdenas, muy de la casa, a quien quitarle el balón es tan complicado como la curul a un senador.

 

Tampoco se pueden pasar por alto las habituales echaditas al piso, cual señora en embarazo,  que vienen practicando los equipos visitantes,  aduciendo calambres o paperas testiculares, para ganar minutos, los cuales, obviamente nuestros árbitros no reponen. Ayer por ejemplo, se gastaron 5 minutos en ponerle el turbante a Felipe Aguilar por lesión en el rostro como consecuencia del encontronazo con un contrario, minutos que sumados a las sustituciones y a las tiradas al piso, podrían llegar a 10, que el señor de negro convirtió en 3 por arte de magia.

 

Por los lados del verde la artillería hizo todo por el gol, Baldomero y Banguero están llegando al rendimiento que les exigíamos al comienzo. Eso sí, de no te lo puedo creer el duelo cara a cara, al mejor estilo de pistoleros del oeste, entre Jarlan y Castro, situación que el técnico debe tratar, pero para mañana es tarde.

 

El partido de este miércoles no admite relajaciones,  ni ser dirigido sentado en el banco. Se debe volver al juego exhibido en los inicios de este campeonato, en el que, como decimos coloquialmente, no respetábamos pinta.

 

Compartir:

Un comentario

  1. Juan Gonzalo Montoya

    9 noviembre, 2021 at 10:43 am

    EN RESPUESTA A JORGE ALBERTO CADAVID
    Estimado Jorge.
    Nada que reprochar, el equipo hizo todo bien, solo que en el arco estaba un inspiradisimo Chaverra que dijo por acá no es la cosa.Buen partido y ojalá se siga por ese camino.Saludos.
    Juango, Juan Gonzalo Montoya, Cali, columnista Cápsulas

    Hincha de Atlético Nacional - Atlético de Madrid
    Cali - Madrid

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top