Capsulas de Carreño

La vida y el fútbol. Por Hugo Illera, Diario Deportes.

Por Hugo Illera, Diario Deportes.

*No hay espera. Si no estás, otro ocupará tu lugar. Como la vida y el fútbol, tan cercanos y parecidos…

Que el fútbol es como la vida es cierto. Que el fútbol se ha instalado en nuestras vidas 24 horas, también. El fútbol se nutre de los éxitos (pocos, sólo hay un ganador) y de los fracasos (muchos, del segundo lugar hacia abajo todos son perdedores). Quien se dedica al fútbol (sea jugador o técnico) ingresa a un torbellino donde ganar es un seguro de adoración hasta la próxima derrota que, casi siempre, está a la vuelta de la esquina.

Las copas de la UEFA nos están dando, por estos días, lecciones para entender que entre el cielo del éxito y el infierno del fracaso no es que haya mucha distancia. Había pasado ya en el Mundial de Rusia cuando se fueron las grandes selecciones y jugadores mucho antes de las rondas finales.

Juventus, Real Madrid, Manchester City y United, Barcelona y Atlético, se fueron y, detrás de ellos, Cristiano, Ramos, de Bruyne, Pogbá, Messi y Oblak (y otros) que hicieron la fila diaria de las despedidas.

La fase exitosa de un equipo (ejemplo Barcelona) hace creer a sus seguidores y al periodismo que es un equipo imbatible que transmite el derecho a exigir ganar todos los partidos, todos los campeonatos, con 100 goles a favor y 0 en contra.

Igual con Messi o Cristiano. No hay medianías. Tienen que jugar bien o bien, hacer jugadas impensadas y cambiar todos los balones que reciben en gol.

En el “show business” de las grandes ligas del fútbol se ganan fortunas a cambio de la inmortalidad triunfal en la que, por simple definición, no se aceptan derrotas, ni partidos sin goles, ni penales botados, ni partido sin túneles, bicicletas o paragüitas.

Detrás del éxito hay comentarios exagerados, idolatría y   rendición total. Detrás del fracaso hay enojo, maledicencia, agravios y el mejor jugador del mundo pasa a ser maleta, tronco y ladrón del dinero que le paga el club.

Las copas de Europa nos están haciendo ver a equipos y técnicos que no son los que, se suponía, darían el gran espectáculo como Leipzig y Lyon y los técnicos que han quedado. Nagelsmann, Tuchel, García, Flick, Lopetegui, Castro no son Guardiola o Zidane. No hay espera. Si no estás, otro ocupará tu lugar.

Como la vida y el fútbol, tan cercanos y parecidos…

Barranquilla
Agosto 18, 2020

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top