Capsulas de Carreño

Largue a esa Mujica, un tango misterioso de amor y fútbol

                                      

*Carlos Gardel era, además de un artista consumado, animador permanente de diversas actividades deportivas como el fútbol, el boxeo y el turf.

Por John Cardona Arteaga
Profesor Universidad de Antioquia
Expresidente DIM

 En materia futbolera se había declarado hincha de Racing Club, que  en la etapa dorada amateur había conquistado nueve campeonatos, transformando el fútbol rudo y fuerte de los ingleses, triunfador en nueve oportunidades con el Alumni Fútbol Club, en una opción vistosa que les permitió ostentar el apelativo de la “Academia”.

Otro Club triunfador en la antesala del fútbol profesional argentino fue el Club Atlético Huracán, ganador en cuatro oportunidades, entre ellas la de 1928.  Si bien Gardel era hincha y socio de Racing, sus guitarristas Guillermo Desiderio Barbieri y Ángel Domingo Riverol se declaraban fanáticos de Huracán.

Quizás por la influencia de sus músicos, el Zorzal atinó a interpretar un tema que además de complejo y misterioso, como se le llamó, recogía, bajo un lenguaje cifrado, el mensaje directo del abandono por la insatisfacción amorosa. Desde el título se advierte esa orden.

Se trata del tango “Largue a esa Mujica “con autoría en letra y música de Juan Faustino Sarcione. El tema data de 1929, tanto en su escrito como en la interpretación de Carlos Gardel. Sarcione, conocido de Carlitos, fue cantor, letrista y compositor (1888 -1961). “Abandone a esa mujer” sería la traducción de su título.

En un excelente trabajo de Marcelo O. Martínez sobre este tango, titulado “Análisis. Historia. Interpretación. Documentos fotográficos”, se descubre toda la trama que encierra esta enigmática obra. Su lectura resulta indispensable. (http://gardel-es.blogspot.com/2010/11/largue-esa-mujica.html )

Señala Martínez: “Fue escrito… en homenaje al equipo de Huracán que se consagró campeón de fútbol de la Asociación Amateurs Argentina, coronando así su década más brillante con cuatro vueltas olímpicas (1921, 1922, 1925 y 1928) y con un plantel que por años se dijo de memoria: Negro o Ceresetto; Nóbile, Pratto; Bartolucci, Federici, Souza; Loizo, Spósito, Stábile, Chiesa y Onzari. En el texto se nombra a casi todos ellos, y a otros más, creando una especie de collage surrealista del deporte y el lunfardo.

En total aparecen más de cuarenta apellidos, lo cual constituye una muestra elocuente de que Gardel era capaz de musicalizar y dar expresividad hasta a la mismísima guía telefónica. Como diría Sarcione, el autor: ¡Andrade Cantale Almuti!… ¡Cata Díaz Cantona Meggiori! (Traducción: ¡Andá a cantarle al Mudo!… ¡Cada día canta mejor!)”

A continuación, la letra de esta obra sinigual:

“Largue a esa Mujica

Largue, Chiessa a esa Mujica
por Souza y por Roncoroni
y Pratto Coty Spiantoni
porque Passini calor.
Yo Onzari que Battilana
si ha Serrato la Manchini,
que si usted Reccanatini
tal vez Stabile mejor.

Marassi que yo Bidoglio
que anda con una Peniche
y aunque se Fleitas Soliche,
a quién se lo va a Gondar.
Qu’ él es Nobile, che Negro,
nunca Settis Gainzerain
si deja esa Bidegain
pa’ no volver a Beccar.

Tire, Cherro, esa Ferreyra,
que si corre Sanguinetti
lo van a dejar Coletti
en la Celta de un penal.
Es inútil que Lamarque
o a lo mejor la Martínez,
si no valdrá que Giménez
ni que se haga el Sandoval.

Guarda con la Canaveri,
Miranda que lo en Canaro,
si de usted bate un Purcaro
que es Cafferata de acción.
Olvide el Carricaberry,
tírese a la Bartolucci,
que mejor es hacer Bucci
que dárselas de Mathón.”

 Además del Club Atlético Huracán se mencionan en la grabación jugadores de otros clubes importantes de la época, entre ellos: Racing, Defensores de Belgrano, Litoral Argentino, Atlanta, Gimnasia y Esgrima de la Plata, Sportivo Buenos Aires, Boca Juniors, River Plate, Estudiantes de la Plata, Ferrocarril Oeste, Quilmes, San Lorenzo de Almagro, Independiente y Estudiantes de Buenos Aires.

A algunos de los jugadores nombrados en esta letra se les rindió tributo en otras composiciones.

“Cabecita de oro” (“Cherrito”), por Miguel Padula. Dedicado a Roberto Cherro, de Boca Juniors y la selección argentina.

“El apilador” (“Cherro”). “Tango footbalístico”. Letra de B.A: Buzio y música de Atilio José Scrocchi. También dedicado a Roberto Cherro.

“Ferreira”, con letra de Carlos D´Amici y música de Agustín Paredes. Homenaje a Manuel “Nolo” Ferreira, destacado delantero de Estudiantes de la Plata.

“Onzari”, por Mariano García y Francisco Rofrano. Dedicado a Cesáreo Onzari, puntero izquierdo de Huracán de los años 20, autor con la selección argentina del primer gol olímpico en partido contra Uruguay, país que se había titulado Campeón Olímpico de fútbol en París en 1924.

Como lo señala Marcelo Martínez, solo Gardel con su capacidad interpretativa y la destacada labor artística de Juan Sarcione podría crear una historia y una melodía a partir de palabras inventadas y uno que otro término del lunfardo, combinados con apellidos de notorio relieve deportivo.

 

Para los interesados en seguir la música de esta obra invitamos a consultar el siguiente link. Se recomienda seguir la letra al escuchar este tango.

(https://www.youtube.com/watch?v=O42otgWJCnU)

Compartir:

Un comentario

  1. Carlos Julio Zapata Uribe

    18 mayo, 2019 at 7:56 am

    *Por el tema de tango, Gardel y fútbol
    Excelente documento que nos trae el señor John Cardona, muchas gracias. Y sí, si no se tiene la letra a la mano para escuchar el tango seguro no lo entendería.Y como dice arriba: Gardel, «Cata día cantona meggiori»,
    Carlos Julio Zapata Uribe, Apartadó

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *