Capsulas de Carreño

Lecciones gratuitas de humildad a CR y a Luis Enrique

Por Hugo Illera, Diario Deportes.

 

 

 

 

*CR es como un niño de tres años que cree que la tierra gira alrededor de él y no del sol.
===

Lecciones de aprendizaje rápido de humildad hubo en el día 17 del mundial de fútbol catarí. La España de Luis Enrique fue devuelta a casa por una Marruecos aplicada, ordenada, física y mentalmente fuerte. Y a Cristiano Ronaldo su técnico Fernando Santos lo dejó en el banco, en la goleada de Portugal a Suiza, por los gestos de molestia al ser sustituido en el partido anterior ante Corea del Sur. Para más, Gonzalo Ramos, el joven jugador de 21 años del Benfica que lo reemplazó, marcó tres goles y puso un pase gol para ser la figura del juego con todos los méritos.

La respuesta burlona que le dio Luis Enrique, el DT de España, al periodista Steven Arce, fue la confirmación que se cree más de lo que es, un técnico de medio nivel para abajo y que, además, Marruecos lo había estrellado y feo.

Le dijo que si había visto el partido de espaldas. Después, terminó dándole la razón, con otras respuestas de otros periodistas, pero esta gente altanera a ultranza, siempre busca un polo tierra para descargar su ira y su frustración. Y todo porque, como en el caso de Steven, le había puesto el dedo en la llaga.

La pregunta tenía que ver con el tal dominio de España que nunca existió, como aseveraba Luis Enrique. Su respuesta disonante fue apenas la cuota inicial de lo que le han dicho en su propio país en el que, y es tal cual, le han dicho de todo.

Creer que, por haber hecho 1050 pases en el juego ante Marruecos fue señal de dominio es señal, más bien, que los golpes que le dio Marruecos, partiendo del 0x0, del tiempo de adición y el 3-0 de los pénales, le alteraron la cordura.

Como le han dicho los mismos españoles, 1050 pases para solo rematar a puerta un par de chorritos no parece un chiste, es en realidad un chiste.

Hace mucho tiempo insistimos en que esa España, que no ha podido quitarse de la cabeza al Barcelona de Guardiola, continuará siendo la reina de los pases. Pero de los pases intranscendentes, de medio metro, de tú me las das, yo te la devuelvo, de regresar el balón al arco, de tener y tener sin profundidad, sin remates al arco. Es totalmente estéril. Las mismas estadísticas, que Luis Enrique esgrime, le gritan eso, que España es estéril.

La goleada 7×0 sobre Costa Rica fue para mal. Y para mal porque así lo mal interpretó Luis Enrique. En la conferencia de prensa después del juego, en la zona mixta con la prensa, se mostró campeón del mundo. No caminaba. Flotaba mientras un coro angelical le cantaba We Are the Champions, la mítica canción de The Queen. Miren en que terminó su paseo por las nubes.

A Catar llegó con la idea de poner un pinganillo (así les llaman los españoles a los audífonos) a cada jugador para ir advirtiéndoles situaciones del juego. ¡Dios de la vida! Un audífono en la oreja de un futbolista, con 50 mil personas o más gritando en las gradas, es el preludio a la locura.

Después inauguró su canal de Twitch. Allí decía lo que caprichosamente no quería decir a la prensa en los canales regulares de FIFA y las transmisiones que pagan para el cubrimiento del mundial. No sé, a estas horas de la noche en que escribo esta columna, si lo habrá hecho después del partido y me gustaría saber qué le han dicho sus coterráneos.

Alguien llegó a aseverar que Luis Enrique se cree del tamaño de Don Vicente del Bosque, Luis Aragonés, José Antonio Camacho o Javier Clemente. Prefiero creer que es una suposición a que estén convencidos que es así.

Y de Cristiano Ronaldo ya no estamos acostumbrando a sus salidas groseras, altaneras, sin sentido. Es como un niño de tres años que cree que la tierra gira alrededor de él y no del sol.

Se peleó con Erik ten Hag el entrenador del Manchester United y le dio un portazo al equipo que lo comenzó a volver famoso, tiene en vilo al camerino de Portugal, frente a Suiza su selección jugó a placer porque no estaba él con su mala cara, con su “protestadera”, dice públicamente que no tomen cerveza, que no tomen gaseosa pero, esas grandes compañías son patrocinadoras del fútbol que lo ha hecho súper millonario con los dineros que pagan esas empresas para que, a su vez, le paguen los jugosos contratos a él. (Trabalenguas puro).

Al finalizar el juego, en que Portugal goleó a Suiza 6×1 en los que jugó 15 minutos después de haber ingresado por Joao Félix, y mientras sus compañeros y su país entero festejaba, Cristiano Ronaldo caminó solo y se fue directo al camerino. Debió ser el único portugués que no participó en la alegría y la felicidad de su país.

Feo, ¿qué es lo que hace que un ser humano, al que la vida le ha dado todo para reír las 24 horas del día, se vuelva un ser molestoso e insidioso? Valdría la pena saberlo.

No estoy comparando a Cristiano Ronaldo con Luis Enrique pero sí que, a ambos, la vida les dio una lección de cómo ser rico y famoso, pero con los pies puestos sobre la tierra…

Barranquilla
Martes 6 de diciembre, 2022

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top