Capsulas de Carreño

Lenguaje belicoso de Dudamel.

Por Saúl Restrepo, Bogotá.

 

 

* Propicia este ambiente con sus palabras y acciones al frente del equipo.

En la jugada fortuita, pues nadie tiene la culpa. Eso es claro, el portero saltó a destiempo y el delantero si lo hizo bien, de ahí no solo que entró, sino que echó al traste el resultado, el ánimo y el ambiente en la cancha.

Lo digo, porque luego tuvieron jugadas para ganar, pero tanto Ángelo como Teo, las desperdiciaron, mas un tiro libre que mandaron a Palmira, porque andaban desesperados y desconcentrados, ya los agobian los malos resultados.

El la transmisión de Win+, se vio poco, pero en una grabación que está en redes, se ve cómo el DT ante la jugada del empate, sale a reclamarle al línea y al cuarto árbitro de una manera desaforada así como es él; enloquecido, iracundo, colérico, energúmeno y desmedido. ¿Cómo no lo echaron? Sin embargo; ¿Qué estaba reclamando? Ahí no hay nada ilegal.

Muchos hinchas caleños creen, asumen, que ayer les robaron y los hicieron perder. Y hasta hablan que los tienen en la mira como un hostigamiento.

Luego en su rueda de prensa, utiliza un lenguaje tosco y con esbozos belicosos: «con los pies para adelante me van a sacar, a muerte voy con ellos». » “Los futbolistas que están aquí los escogí yo y con ellos voy a morir y con ellos». Es una conducta pasivo-agresiva, como que no se sabe a quien va dirigida o si es en su contra. Ese mensaje abierto es para ¿La hinchada, para los dirigentes, para los rivales? ¿Para sus detractores que ya y con toda la razón le exigen resultados o al menos decencia al jugar?

Ahora; los hinchas-comentaristas caleños de los medios, salen a dispensar lo malo del Deportivo, al esgrimir justificaciones que el cuerpo técnico empieza a creérselas: Que el viaje en bus, que les sacaron jugadores, que no se reemplazaron, que los árbitros, que el VAR, que la Tableta…

Esto es completar el circulo, los unos la embarran y los otros los justifican. Mientras tanto, se encargan de caldear los ánimos de unos fulanos que están esperando una disculpa para violentarse, para salir a amenazarlos en los entrenamientos, a agredir a los rivales a la salida o durante los partidos, a encontrarse y desafiarse en una carretera, en fin.

¿Cuál es la culpa del Entrenador? Propiciar este ambiente con sus palabras y acciones al frente del equipo, en donde no se miden consecuencias sabiendo eso como termina.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top