Capsulas de Carreño

Listo el pollo. Por Jorge Iván Londoño M.

Por Jorge Iván Londoño M.

 

*Amigos jugadores de Nacional, interpreten a su manera esta frase: “La libertad nunca es dada, se gana” Martither King.

 

Con la clasificación lograda, solo falta ser el primero entre los ocho invitados al examen final, en donde se sabrá cual equipo es la “porra” de la clase.

 

Estos partidos contra el Envigado por lo general han sido apretados como nudo de morcilla, pues la de antes, y aromatizados con poleo. Vaya si nos han sacado canas.

 

El equipo naranja de anoche es un equipo joven y disciplinado, que en dos oportunidades nos hizo tragar el cabo,  y si no es por la intervención salvadora de Quintana, en una de ellas ayudado por el tercer zaguero, Horizontal Jaramillo, se van adelante en el marcador o empatan.

 

Nacional, por un pelito no tuvo su nómina estelar, y jugo pensando en el oh libertad que…me esperas este miércoles, y por ello, logrado el gol, administró el juego y dosificó fuerzas, lo que para nosotros “los de a pié”, es como cruzar la cuerda sin malla de protección, porque un gol no es  diferencia.

 

El primer gol fue un “miguelangel” de Chacón, minuto 32 del período inicial, golazo que relajó el juego de Nacional y trajo euforia a todos los hinchas, pues hacía algo así como tres años que el Atanasio no se vestía de gala para un gol de tiro libre. (En el último comentario escribí que ese tipo de jugadas era mejor que la dieran en plata, y Chacón dijo lo contrario) Esculcando en gugol encontré que el último gol de esa estirpe, fue de Bocanegra, el mismo que nos va a recibir al aeropuerto de Asunción.

 

 

Para la complementaria el naranja aprovecha la relajación verde y se le ve más acucioso en buscar el empate. El profe hace los cambios de rigor, algunos forzados por la tarjeta amarilla a Mosquera y Chacón, que sale en medio del estruendoso silencio de la tribuna por su obra de arte.

 

Duque, a ver si se sosiega, entra el minuto 67 por Álvez, y a los 3 minutos por poco anota el segundo, pero el remate le quedó para la zurda que no le sirve ni para hacer carrizo.

 

Y llega el minuto cumbre, el noventa de siempre, para que Andrade nos deleite primero con un “ocho”, acto seguido con un dieciocho para eludir el segundo, avanza pegado a la raya, se acerca al área y saca un magistral centro para que Duque, haciendo un cuarto de palomita, meta el cabezazo para el segundo. Basto que transcurriera un minuto y treinta segundos, para que Duque le devolviera atenciones a Andrade, y marcara el tercero. Triunfo holgado, así fuera al final, y clasificación al bolsillo. Es decir, listo el pollo

 

Sigue pues Libertad, partido de ida por la Copa Libertadores, en el que además de fútbol y sabiduría, Nacional tiene que poner actitud y entereza, y sobre todo positivismo y energía de EPM, lo que se carece cuando enfrenta al que sabemos.

 

Amigos jugadores de Nacional, interpreten a su manera esta frase: “La libertad nunca es dada, se gana” Martither King.

Compartir:

3 comentarios

  1. Jorge Alberto Cadavid M

    6 abril, 2021 at 6:20 am

    *La sociedad Barrera – Andrade
    Don Gustavo en total consonancia con Ud, el resplandor de Barrera – Andrade, está dejando de brillar, Castro por quien abogavamos como dueño de la posición, no cuaja, no lo corrobora, crece, es muy importante Gómez y me gusta la entrega de Álvez, pero preocupa su falta de dominio en la puntada final.

    Todo esto hace difícil con este momento, el duelo ante un equipo tan físico y experimentado como Libertad, esperemos inspiración y compromiso para sacarlo adelante.
    Jorge Alberto Cadavid M., columnista Cápsulas

  2. Libardo Jaramillo

    4 abril, 2021 at 2:52 pm

    *Los comentarios de Jorge Iván Londoño
    Muy agradables y centrados sus comentarios. Listo el pollo … Vamos por Libertad.
    Gracias Jorge Iván.
    Libardo Jaramillo, Medellín

  3. Gustavo Ruiz

    4 abril, 2021 at 10:14 am

    *Preocupante
    El nivel del equipo, sobre todo el de Andrade y Jarlan. Se salva el primero por la jugada del segundo gol, pero de resto un transporte excesivo, falta de fluidez para las transiciones, falta de movilidad para buscar espacios. Un fútbol apático y predecible.
    Castro no termina de despegar, pues aunque por sus pies aunque pasan las jugadas más prometedoras, estas no se consolidan por un individualismo excesivo. En varias jugadas la idea de ganar espacios en velocidad se vio truncada por el excesivo manejo de los creativos.
    Eso es algo que tendrán que corregir, pero que también puede tener su explicación en la falta de velocidad de los extremos y delanteros. Falta el correlón que gane en velocidad y pueda aprovechar esos espacios que dejan los equipos contrarios y esas transiciones rápidas que en ocasiones el equipo intenta pero que se ven truncadas por no tener en quien descargar.
    Y muy merecido el reconocimiento a Olivera y a Sebastián Gómez.
    Gustavo Ruiz, Medellín

    Hincha de Nacional
    Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *