Capsulas de Carreño

Lo que faltaba…

Por Rafael Ignacio Correa González

* Los cambios realizados en los dos últimos partidos parecen hechos por el técnico oponente.

Decir que Nacional jugó mal en el clásico ante Independiente Medellín sería una insensatez, que por supuesto no lo diría… pero inquieta el porqué no se redondea la faena.

A la versión 2019 de Atlético Nacional me había prometido que al técnico había que esperarlo, que su trayectoria lo avalaba, que se adaptara al medio, al conocimiento de los jugadores y en general al fútbol colombiano.

Nacional es uno cuando ataca, y es meritorio dada la liviana nómina que presenta. Pero si por ahí tenemos la fortuna de hacer un gol, ahí comienza “el santo a padecer”: mete la mano el “Maestro” Autuori y «desbarata un balín”, como diría el buen amigo y columnista Jorge, famoso ya por sus entretenidas y coloquiales columnas llenas de anécdotas pero cargadas de verdad y poder.

Ya se hace reiterativo el hacer un gol y tirarse atrás. Podría ser entendible dada su poca productividad en goles y puntos, pero nefasta cuando realmente se analiza dicha decisión y consecuencias. Su proceder y desafortunados cambios nos tienen inquietos, por decir lo menos… Resultado cuando se juega con miedo y se hacen malos cambios: se empata o pierde.

Los cambios realizados en los dos últimos partidos parecen hechos por el técnico oponente, y el primer cambio de siempre, el del señor Aldo Leao es un cambio perdido pues si me apuran (no hay necesidad), nO está ni para jugar un Fátima-Nutibara. Y el del otro muchachito Rivera delantero, ni fu ni fa… con ese hasta hoy no pasa nada. A mandarlo al Huila o Leones porque aquí ya está claro que de la camada de nuevos solo tres: Rovira, Gómez y Hernández (es un buen suplente).

A esa defensa cuando la atacan de verdad muestra sus grietas reales. La muestra, ese primer gol: tres del Rojo, ninguno del Verde, rebote incluido y claro: gol. Y en el segundo, Cano de espaldas al arco y le pega un rodillazo Hernández para innecesaria la falta… Gol.

Preocupantes las cifras del verde, las decisiones de Autuori y ese recambio en el banco. ¿Así está de mal el Indio Ramírez que Aldo es la primera opción? Cepellini sin un brazo y un pie es más que el señor Ramírez, quien ya empezó su campaña para la renovación en junio, que seguro la hará el equipo muy consecuente con el objetivo de jubilar jugadores que fueron buenos pero ahora no. ¡Qué incompetencia tan grande!

¡Ah, y calienta Copete! Pero no se les ocurre traer a Jarlan Barrera, que ni suplente es en Rosario y está de papayita para traerlo prestado, y dos flechas adelante, una por izquierda y otro por derecha… Lo vemos un ciego y yo, que de esto no sé nada.

A este equipo le da miedo ganar. Lo dicho: ¡Lo que faltaba!

Compartir:

3 comentarios

  1. Rafael Ignacio Correa González

    21 marzo, 2019 at 10:37 am

    *Sin Autori…dad
    ¿Qué realmente le pasa al técnico Autori…?

    De una vez para claridad soy de los que piensa que la continuidad en los procesos debe darse y pienso que el técnico debe tener tiempo para adaptarse, eso está bien. Esto no me exime de contextualizar lo que pueden ser fallas ó deficiencias por apreciación personal en toma de decisiones por parte del estratega.

    A favor:
    -Entereza para proseguir con un proyecto que abortó con la consecución de jugadores al finalizar el año 2018 por las situaciones ampliamente debatidas.

    -Es un técnico de experiencia y ganador.

    -Es cierto que en la mayoría de los partidos si no ha jugado mejor, NINGUN equipo lo ha pasado por encima y mas bien a los que se han creído el cuento de que este Nacional es «papita pa’l loro» la han sacado barata inmerecidamente, pero entendemos que vende mas hablar mal de Nacional para ocultar sus propias debilidades, pero allá ellos, las imágenes no mienten pero los puntos tampoco dirían los otros y es verdad.

    -Qué se debe dar la oportunidad de que arme un equipo de real valía, de acuerdo.

    EN CONTRA:
    -Desconocimiento ó terquedad en la elaboración de la nómina: Cuesta lateral derecho y Bocanegra de Central ayer?.

    -Sacrificar a Lucumí por izquierda para apoyar a Candelo por derecha?
    -Otra vez el delanterito que siempre entra a nada J. Luca..no se qué, cambio perdido.

    -Por lo menos ayer el regreso del equipo era un caos, un desorden, parecía un reguero de puntillas, nos cogían mal parados, mal perfilados.

    -Esa defensa NO es tan segura como muchos lo afirman, Hernández NO es el reemplazo de Henríquez y Bocanegra NO es Central natural y en la izquierda NO tenemos nada, cosa que ya sabemos hace tres torneos, menos claro, técnico y directivos.

    -Al parecer por sus declaraciones No importan los puntos, no pasa nada…todo bien…»Todos vamos pá San Andreés»…ueepaje

    Mal partido por la desconcentración, el desorden, la elaboración errada de nómina, los cambios obligados del Indio…otra vez la falta de Gol dilapidada.

    Por rescatar, se vio amor propio, resiliencia, con desorden pero por fuerza rescataron un punto y hasta se pudo ganar. La verdad preocupa mas lo del Cali ayer…increible, pero ese es su problema y nosotros nos ocupamos del nuestro.
    Rafael Ignacio Correa González, columnista Cápsulas

  2. Rafael Ignacio Correa González

    20 marzo, 2019 at 8:10 am

    *Lo que faltaba, respuesta a Mateo
    Mateo, cordial saludo

    Es cuestión de opiniones, yo si creo que la nómina de Nacional es liviana respecto a lo requerido para conservar los logros obtenidos a nivel internacional y doméstico. La prueba está: fuera de la Copa Libertadores sin ni siquiera llegar a la fase de grupos y a nivel doméstico, yo no he visto el gran partido redondeado con fútbol, goles y líder indiscutido con gran ventaja, como nos ha tocado verlo.

    Es cierto que se está haciendo una renovación y la apoyo, solo que creo que existen jugadores que ya lo entregaron todo y no les da mas y existen otros que suman hasta tres temporadas y no han podido despegar.

    Apoyar no significa para mí, alcahuetear, ser conformista ignorar la historia pasada y reciente. A Nacional llevo muchos años viéndolo, sufriéndolo y disfrutándolo y cuando logras cosas importantes es tu deber (para mí obligación), mínimo mantenerlo pero de ninguna manera dejarlo caer, no es lo lógico por lo menos en mí opinión.

    En pasados días tuve la oportunidad de hablar de lo que realmente hace a un equipo grande y me ratifico en ello.

    Mi querido amigo Mateo para nada es cuestión de ego…la intención es y será que salgamos por fín del cascarón parroquial, que el futbolista Colombiano, el Directivo, los equipos Colombianos por fín tengan una mentalidad ganadora, sean verdaderos profesionales, ganemos algo representativo, pues técnica les sobra ?Entonces por qué ser conformistas?

    Nos están recortando el camino los demás equipos amigo Mateo, precisamente porque en su momento Nacional estaba «solo en el parque» y obligó a la mayoría de ellos a pellizcarse a conformar mejores nóminas…en cambio nosotros empezamos tarde el recambio y con algunos jugadores que no son o no merecen estar en la institución.
    Rafael Ignacio Correa González, columnista Cápsulas

  3. Mateo Lopez

    19 marzo, 2019 at 2:19 pm

    *La nómina de Nacional no es liviana
    Buena tarde. Como seguidor del fútbol en general, no me parece la apreciación en donde se menciona que la nómina de Nacional es liviana, cuánto diera un equipo por tener varios de esos jugadores en sus equipos??
    Es mejor dar claridad a la situación del equipo y bajar un poco el ego, ya que se está haciendo una renovación, lo que más necesita el equipo en este momento es apoyo.
    Mateo López, Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top