Capsulas de Carreño

‘Los Invencibles’ recorren Buenos Aires. Luto por Humberto Pava Camelo

Por Williams Viera desde USA.

 

El mensaje fue breve y llegó por WhatsApp como acostumbran hacerlo los amigos o quienes conocen a la persona que recibe con el pitido del celular lo que sucede en Colombia, en Europa o en Estados Unidos para que estemos informados o para conocer el chisme más reciente.

“Humberto Pava Camelo se nos fue”, decían aquellas palabras enviadas, a las 5:30 de la mañana del martes 11 de mayo de 2021, desde miles de kilómetros que causaron, inicialmente, incertidumbre y el consabido interrogante: ¿Para dónde se fue?

La inquietud estaba sembrada hasta que la luz se hizo por intermedio de otro pitido del celular y la noticia fue precisa, en letras mayúsculas, y la enviaba, a las 7:34 de la mañana, Roguet Taborda, desde Medellín.

“Me acaban de informar el fallecimiento de Humberto Pava Camelo, en la ciudad de Cali. Dios mío… Dios mío… Uff… ¡Qué dolor…! ¡Qué perdida!”, escribió Taborda.

Humberto Pava Camelo, hombre de la radio, quien con Súper le peleó la sintonía a las grandes cadenas.

Le sueltan la rienda

Y es que Pava Camelo había llegado procedente del departamento del Tolima a la capital vallecaucana en 1976 y por ser el mayor de nueve hermanos, su padre, el senador Jaime Pava Navarro, y su madre, Dilia Camelo de Pava, le soltaron la rienda para que manejara la emisora de Súper en Cali.

“Mis padres no se equivocaron en lo que debía ser el manejo de la Cadena. Nunca nos alejamos de nuestros orígenes de provincianos, a mucho honor. Cada uno de nosotros controla tres estaciones radiales”, contó una vez Pava Camelo en la oficina y mencionó de paso a sus hermanos Álvaro, Ernesto, Henry, Consuelo, Ángela, Juan Carlos, Fernando y Luisa.

Una de las cosas que más enorgullecían a Pava Camelo, un enamorado de la buena música y de sus hijos, era el slogan que su padre, Pava Navarro, había escrito para la red de sus emisoras: “Si lo dice Súper póngale la firma”.

¿Escribimos música? Se sabía las letras de las canciones del compositor mexicano José Alfredo Jiménez, quien se inspiraba en el amor y en el desamor llevado con dignidad y en los desencuentros. ¿Se acuerdan, por ejemplo, de ‘Amanecí en tus brazos’, ‘El rey’ o ‘Si nos dejan’?

“Siempre he creído que José Alfredo Jiménez fue un hombre de pueblo, sincero, auténtico y simple”, le dijo Pava Camelo a Reinaldo Home, operador de sonido de Radio Súper.

 

Los Invencibles’ recorrieron las calles de Buenos Aires con motivo de la final de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y Deportivo Cali. Los periodistas de Súper aprovecharon y estuvieron en el Cementerio Chacarita luego que Humberto Pava Camelo los motivó a visitar el mausoleo de Carlos Gardel. 

 

‘Los Invencibles’

Se sabe que en esos años de juventud Humberto Pava Camelo, quien gerenciaba a Súper, en Cali, siempre estuvo al lado de ‘Los Invencibles’, el grupo más joven de la radio deportiva de Colombia en ese momento.

Los oyentes de esa estación radial a finales de la década de 1970, al menos los más veteranos, recuerdan con nostalgia aquellos jóvenes que decían, “estamos aquí, ‘Los Invencibles’, para llevarles a ustedes toda la información deportiva”.

Y así era. La gente escuchaba las voces de Raúl Palomino, Víctor Hugo Núñez Mora, Marco A Quintero, Fernando Abadía G., Diego Parra, Ricardo Lombana, Darío Agudelo, Fredy Rivera, Rouguet Taborda, Rafael Villegas, Jorge López Tulande y Diego Galvis Rivera.

 

Una historia sin remiendo

“ Entonces, Diego Galvis Rivera, quien estuvo durante muchos años trabajando con Humberto Pava Camelo, nos dijo para esta crónica, a través de WhatsApp, a las 9:35 de la mañana mientras manejábamos por una autopista, que “sólo mi memoria sabe lo que encierra”. Así, desde la distancia, nos pareció que estaba sentado, quizás, sobre una piedra.

“Temí lo peor desde que ingresó a un centro médico”, dijo Galvis Rivera, quien en Súper fue comentarista de deportes y terminó explicando el arte y la técnica de la lidia de los toros por sugerencia de Pava Camelo.

En ese momento de la mañana del martes 11 de mayo, Galvis Rivera se sentía melancólico, encerrado en sí mismo y condenado a la memoria.

“Después del empate del Deportivo Cali, 0-0, con Boca Juniors en la noche del 23 de noviembre de 1978, ‘Los Invencibles’ viajamos a Buenos Aires y con nosotros Pava Camelo. Él nos llevó a conocer Buenos Aires en horas de la noche para que aprendiéramos de tango y de cómo era esa ciudad. El tour involucró la visita al mausoleo de Carlos Gardel, ubicado en la intersección de las calles 33 y 66 del Cementerio de la Chacarita al igual que su museo con lo que se mantiene tan vigente como durante el tiempo que vivió entre los mortales”, dijo Galvis Rivera como si aquel recuerdo estuviera cubierto por el polvo.

Pava Camelo instaló a su gente de Súper en el Hotel Libertador.

“Los programas que se hagan desde el hotel y durante la transmisión del partido de vuelta, en la Bombonera, debe ser impecable para que nuestros oyentes se sientan satisfechos al igual que los anunciantes”, les dijo Pava Camelo quien, en la noche del martes 28 de noviembre de 1978, estuvo al lado de Reinaldo Home y César ‘El Viejito’ Machado llevando cables y consolas para que todo, al aire, se escuchara de manera impecable.

 

Después de…

Las imágenes del collage fotográfico permiten revivir momentos en la vida de un hombre de la radio como lo fue Humberto Pava Camelo, quien dejó un sinnúmero de recuerdos.

Nadie esperaba que el Deportivo Cali, bajo la presidencia de Alex Gorayeb y dirigido por Carlos Salvador Bilardo, perdiera, 4-0, en Buenos Aires.

La desilusión fue tal que los integrantes del conjunto azucarero no querían desfiles de ninguna naturaleza. Sin embargo, Galvis le comentó a Pava Camelo que ‘Los Invencibles’ citarían a los aficionados al aeropuerto para que recibieran al subcampeón de la Copa Libertadores.

Pava Camelo trasladó aquella inquietud al dirigente y al técnico y aceptaron a regañadientes.

“Lo que pasa es que Humberto Pava Camelo lo veíamos siempre de buen humor, con esa chispa que mantienen los campesinos del Tolima Grande, que arrastrando la lengua, despacito para no hacer tanto daño, le soltó las frases más rotundas, demoledoras y sarcásticas tanto a Gorayeb como a Bilardo. Otra cosa, en esa época de juventud, al menos, así lo creo, es que él se burlaba constantemente de la muerte”, contaría Jorge López Tulande, años después.

Aquel recibimiento fue apoteósico e inolvidable en la historia del grupo ‘Los Invencibles’ de Súper y Pava Camelo fue participe de aquello y Gorayeb los acogió hasta el punto que un día los llamó para darles una primicia.

“Atención. Deportivo Cali contrató a Willington Ortiz y bla, bla, bla”, dijeron Rafael Villegas y Roguet Taborda.

 

¡Qué momento!

Se sabe que Humberto Pava Camelo marcó un camino en la política de la ciudad Santiago de Cali en el momento que su movimiento por poco consigue la alcaldía, en 1988, con el candidato Henry Holguín, periodista de Súper, a quien se le conoció, en vida, como ‘El verdugo’ de la crónica roja.

Cada vez que Pava Camelo hablaba con Holguín en la oficina, antes de la derrota con Carlos Holmes Trujillo, recordaban hechos que habían marcado la vida nacional.

“Todavía sigo sin creer lo de la ‘Machaca’, ¿de dónde sacó esa historia urbana que alborotó al país durante varios meses? Usted publicó que si el insecto lo picaba, tenía 24 horas para hacer el amor; de lo contrario se moría”, le decía Pava Camelo en aquellos momentos de curiosidad que le daban.

Holguín se reía y cambiaba el tema. Empezaba a hablar de los diferentes eslogan que debería de tener la campaña dirigida a la ayuda social.

“Las frases de combate de ese empeño político, por decirlo así, salieron de las canciones de José Alfredo Jiménez. Entre otras recuerdo, ‘Soy el hijo del pueblo’; ‘palante es para allá’; ‘no me asustan las lenguas largas’…”, recordó Galvis Rivera.

En estos tiempos, nadie se libra de morir de coronavirus y Humberto Pava Camelo ya es historia. Ahora está junto a Galileo, su gran amigo y confidente.

¡Paz en su tumba y fortaleza para su familia y allegados!

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top