Capsulas de Carreño

Los «Nacionales». Tocayos hasta en la mediocridad

ASUNCIÓN. Así es el fútbol de Atlético Nacional. Un juego carente de táctica, de técnica. Equipo mediocre como el de su rival paraguayo. Foto tomada del club Nacional de Paraguay.

==
Por Jorge Iván Londoño Maya.

Columnista Cápsulas.

 

Se enfrentaban los “Nacionales”. El Nacional de Paraguay y el Atlético Nacional de Colombia. Tocayos en el nombre y hasta en la mediocridad del fútbol que actualmente exhiben.

 

Nunca antes habíamos visto al estadio Defensores del Chaco en ropa interior, porque siempre ha estado repleto de guaraníes, pero en esta oportunidad, la poca cantidad de público estuvo acorde con la baja calidad de ambos equipos en contienda, reflejada en las pésimas posiciones que ocupan en los torneos locales.  Por los lados de Atlético Nacional vimos unos cuantos sufridos hinchas, que empeñaron hasta la máquina de moler para ir hasta la porra a ver el desastroso y horroroso partido jugado por nuestro verde. ¡Qué pena con esos manes!

 

Era el debut de Atlético Nacional en la Copa Libertadores, pero esto nadie se lo advirtió ni al técnico ni a los jugadores, que dirigieron y jugaron como si se tratara de un partido en Santa Marta ante el Unión Magdalena por la Copa Colombia.

 

Con razón Nacional utilizó su uniforme de medio luto, verde y negro, para hacerle juego a la dolorosa presentación. Un juego carente de táctica, de técnica; con jugadores sin alma, sin actitud, enmarcado en una lentitud pasmosa de los centrales para defender, si es que se pueden emplear esa palabra,  y para salir jugando. El azaroso juego de Mosquera obliga a tomar dos pastillas de Valium antes del partido, para calmar los nervios, y el amigo Bernardo, nada que muestra las virtudes de su juego. Angulo dos jugaditas arriba pero atrás siempre queda debiendo plata y Joan Castro jugando con una foto de Alexis García dentro de una espinillera; eso sí, lo tiene grueso para ver por segunda vez la roja por doble amarilla.  A todas estas, ¿Qué pasará con Juan Felipe Aguirre?

 

Un medio campo sin anticipo y tarde en la marca; un Robert Mejía que no quería saber nada del partido, Sierra el de más actitud junto con Ceppelini que no sabía en cual esquina pararse  y Mantilla….por Dios. Arriba Palacios que ya se siente abrochándose el cinturón en el avión y Ramírez que a pesar de su porte no gana un balón por arriba, no quita un balón ni a palos y es peso pluma para los defensores contrarios.

 

Creímos que el técnico se había percatado de lo que estaba pasando en la cancha, pero ni él, ni su primer asistente de gafas y de audífonos en los oídos, ni el segundo y tercer asistentes, se dieron cuenta, y para el segundo tiempo salieron los mismos con las mismas.

 

A los 4 minutos llega el gol del otro Nacional, propiciado por una seguidilla de errores tanto de la defensa como del portero Rojas que le salió al delantero como si estuviera cazando pispirispis. Nacional, el nuestro, como toro recién clavado de banderillas, comienza a volcarse sobre los predios de su tocayo, pero con más con desorden que contundencia; aun así, es el Nacional paraguayo el que tiene las mejores opciones de aumentar el marcador.

 

Solamente para que los vean sus familiares por televisión, entran Dorlan y Perea, mas tardecito Jefferson, y a falta de 4 minutos para terminar el partido, entra a Ocampo, a quien se le ocurre por Dios, si lo debió haber entrado desde el inicio.

 

Ya me imagino al señor técnico hablando maravillas de nuestro equipo en la tal rueda de prensa, del despliegue, de lo divino y de lo humano.

 

Ahí tienen pues señores directivos, el resultado de sus genialidades administrativas. Seguramente a ustedes si los deslumbra el juego del equipo, y la forma de dirigir de su muchacho. Saquen pues papel y lápiz y hagan cuentas sencillas de tienda de barrio, para que se percaten de este resultado:

 

Nacional de 8 partidos jugados este año (7 por torneo y 1 por Copa)  ha ganado 2, empatado 2 y perdido 4. Tiene 10 goles a favor y 11 en contra. Con el de hoy ajustó 3 partidos perdidos en línea.

 

Este 28 de febrero será el partido de vuelta en el Atanasio, seguramente con más presencia de hinchas, con las mismas dos pastillas de Valium, a lo mejor con la convicción de técnico y jugadores de que se trata de un partido por la Copa Libertadores. Ahí ta La Milagrosa

 

Posiblemente esta desconsoladora realidad no sea  motivo para que ustedes tomen decisiones drásticas que enruten al equipo por la senda que le corresponde como equipo de jerarquía, como el más triunfador, el de más hinchada con 13 millones de  seguidores, y no lo dice el DANE y el más reconocido en el ámbito internacional, pero eso sí, les pedimos de todo corazón que al menos no vayan a vender el bus, porque será la única imagen del equipo que nos quedará rodando por la ciudad.

 

“Cometer un error y no corregirlo es otro error”. Confucio.

Compartir:

Un comentario

  1. Roberto Usme Motta

    22 febrero, 2024 at 1:21 pm

    Por comentario de Jorge Iván Londoño
    Sr,Londoño, mis respetos. Nal con lo mismo sin ideas ofensivas y muy débil en defensa y solo buscaban pelotazos fue un partido más para mostrar la mediocridad, como lo manifiestas.
    Roberto Usme Motta

    Hincha de DIM
    Envigado

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *