Capsulas de Carreño

Los nombres pasan, las instituciones quedan. Por Mónica Hincapié Moreno

Por Mónica Hincapié Moreno

 

*Sé que muchos se sentirán identificados con esta columna, otros no tanto; pero todas las opiniones serán respetadas así no se compartan.

Se ha vuelto “costumbre” emitir juicios a priori cuando se conoce la posible salida de algún jugador que rápidamente se vuelve referente en Atlético Nacional, gracias a su buen desempeño y actuación sobresaliente.

Por nombrar solo algunos casos, se me vienen en este momento a la mente un Juan Fernando Quintero, Matheus Uribe, Marlos Moreno y el caso más sonado por estos días, la posible salida de Jorman Campuzano. Han sido jugadores que en su momento se ganaron el cariño y admiración de la afición por la exquisitez de su juego, por su compromiso, por la entrega y por la calidad de su fútbol.

Su talento ha sido reconocido y cuando más hemos estado engolosinados con sus actuaciones, nos privan de la oportunidad de seguir disfrutándolos con la camiseta del equipo de nuestros amores.

¿Pero qué podemos hacer frente a eso? Sin dudarlo digo “NADA”. No somos quienes, para  ir en contra de los sueños que ellos como seres humanos se trazan; es verdad que quisiéramos haberlos tenido por más tiempo, pero no olvidemos que el futbol hace rato dejó de ser solo un deporte para convertirse en un negocio; lo más triste de todo este negocio, es que se está sacrificando lo que realmente alimenta la retina del espectador, el buen fútbol.

Independiente de quien tome la decisión (jugador o club) de salir del equipo, los nombres quedarán en la memoria como señal de agradecimiento, pero la institución permanecerá temporada tras temporada y es realmente a la que tenemos que apoyar y brindar fidelidad. Para mi ningún nombre de jugador, técnico o dirigente va a estar nunca por el encima del nombre de ATLÉTICO NACIONAL.

Para un “simple” espectador o hincha como yo, el fútbol no pasa de ser un juego que con ciertos ingredientes adicionales se convierte en un verdadero espectáculo y así trato de vivirlo fecha tras fecha; cada quien tiene su forma de vivirlo y no entraré a juzgar o criticar esa decisión, pero a veces siento que nos sobreactuamos con algunas situaciones; lo digo con todo el respeto del mundo que se merecen mis coequiperos y todos aquellos que comparten conmigo esta pasión.

Creo y es mi opinión personal que en estos casos debemos mantener la calma y velar por la tranquilidad en el ambiente; estamos pasando por momentos difíciles y hay que aprender a sobrellevarlos, para eso es necesario bajarle al calibre de la opiniones que a veces en vez de construir, lo que hacen es destruir ya sea a una institución o a un jugador.

En caso de darse la salida de Jorman, lo que debemos hacer es agradecerle y desearle lo mejor a donde quiera que vaya; su talento, su entrega y sobre todo su humildad tiene que ser conocida en todo el mundo; él como nosotros tiene sueños y metas por alcanzar y estoy segura que siempre vamos a escoger el camino que consideramos nos va a llevar más rápido a lograr las metas.

Sé que muchos se sentirán identificados con esta columna, otros no tanto; pero todas las opiniones serán respetadas así no se compartan.
#YoNoTeFalloNacional.
@Monikhin

Compartir:

2 comentarios

  1. LIBARDO A ORTIZ B

    11 enero, 2019 at 8:12 am

    *Por columna de Mónica Hincapié
    Creo que si se puede hacer algo Mónica.
    Nacional debe aprender de los argentinos que dejan salir a un jugador joven antes de 3 años al servicio del club para prepararlos en todo lo que concierne a la persona y evitar lo de Marlos Moreno y muchos jugadores mas que movidos por la ambición de empresarios y mentores … esta cláusula debe estar en el contrato del canterano antes de iniciar a formar parte de la institución y si es de afuera caso Jorman con mayor razón. Hay que aprender para no regalar los jugadores…
    Libardo A. Ortiz B., Medellín

    Del editor. Este manejo no es tan fácil como lo supone Libardo. Hubo un tiempo en que los jugadores eran manejados como mercancía. Los tiempos cambiaron y hoy es el jugador el que pone las condiciones. Ya desde la categoría Pony están pensando en jugar no con la Selección de su departamento sino en el Real Madrid o Barcelona, Boca o River. Existen cláusulas de rescisión pero no es suficiente para retener a un jugador. Que se van biches, impreparados, es completamente cierto. Este es el negocio, el de los empresarios. Así se maneja el fútbol.

  2. Jorge Alberto Cadavid Marin

    10 enero, 2019 at 7:26 am

    *Todo está en manos de un pragmático Autuori
    El final del año y el inicio del nuevo en Atlético Nacional estuvo enmarcado, por una gran incertidumbre, razones por todos conocida, pero que nadie se explica, y que en las entrañas administrativas de la Institución, guardan los porqué y los como, como para que los del común podamos entender.

    La administración De la Cuesta – Marulanda, de grandes logros deportivos, aprovechó estos para despilfarrar el patrimonio económico de la Empresa, con consecuencias que solo tienen repercusión en este momento, pero dejemos lo crucial y vamos a la realidad.

    Sin poder realizar nuevas contrataciones que refuercen la nómina, como hoy vivimos ( veremos que sucede luego del 15 de enero ) nos debemos contentar con lo que tenemos, que por nombres no es malo, pero por la realidad que mostraron en el 2018 es muy pobre.

    Lo mejor el haber contratado al Técnico Brasilero en un momento coyuntural, pues era él o Herrera y eso trajo resquemores en el entorno, Autuori se contrato para asumir un reto en unas condiciones y hoy vive otro, casi que precarias.

    Pero este Señor no se amilano y responde en forma pragmática, lo toma como una oportunidad, gana mucho cuando mira a la base y ratifica que puede hacer gestión con los nombres que continúan y con la juventud que encuentra.

    Será que este Técnico de amplio recorrido, de logros importantes, tiene la oportunidad que se presenta como finalidad para obtener algo útil?

    Será que en sus manos, los Palacios, Rivas , Duarte, Lucumí, Hernandez, Machado, Cuesta, el Indio, se reencauchan y los convierte en figuras y por ende hacen del reto un logro que nos deje perplejos de felicidad?

    La nota discordante es Yulián Mejía, después de ir de tumbo en tumbo por uno y otro equipo, que se puede esperar de él en Nacional?

    La Copa Fox nos dará un preámbulo, no definitivo, pero si inicial de lo que será el desayuno, esperando que sea lo mejor, para que al final la cena sea pomposa y de éxito y que la mano de Autuori sea el toque mágico, que nos hará olvidar la penurias de este nuevo año.
    Jorge Alberto Cadavid Marín, columnista Cápsulas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *