Capsulas de Carreño

Los nuevos del Junior (Javier Castell López, El Heraldo)

Javier Castell

Por Javier Castell López,
El Heraldo

 

*Rangel es un delantero con más protagonismo en la última jugada que en el proceso.

 

Cuatro son hasta ahora los nuevos jugadores de Junior. Sebastián Hernández, Fáber Cañaveral Michael Rangel y David Álvarez. Si el fútbol se jugara solo con el balón y sin rival, Hernández no tendría ningún reparo. Su relación con el balón es muy cordial, sus fundamentos atildados: controla y pasa con calidad y depurada técnica. Pero esa destreza no le ha alcanzado para resolver con continuidad y utilidad las dificultades que plantea el oponente.

En Hernández calidad y rendimiento no han ido siempre de la mano como él, y sus equipos, hubieran querido. Es un ‘10 clásico’, así que pinceladas podrá regalar. Junior y sus hinchas esperan que, esta vez, sí complete la pintura. Cañaveral es un volante ofensivo retrasado y sin ínfulas. En principio muy despreocupado de situaciones colectivas, pero siempre interesado en el balón. Corrigió esa indiferencia y en Envigado y B/manga se transformó en volante todo terreno que inicia en la primera línea.

Zurdo de juego sosegado cuando organiza el juego desde atrás, pero ahora también con más carácter y continuidad en la función de volante de marca, sin serlo en su concepto más riguroso. Si la camiseta de Junior no lo cohíbe, mostrará sapiencia con el balón, apoyo para la continuidad de la jugada y una buena media distancia. Es un ‘8 clásico’, así que manejo y esfuerzo podrá regalar. Se espera que tenga el talante para no inhibirse.

Rangel siempre ha tenido el perfil del goleador desde sus características físicas y técnicas. Fue promovido por Nacional a través de varios equipos del rentado confiando en que con el fogueo pudiera regresar a asumir el rol de goleador en el equipo verde. Pero no fue así. Rangel siempre pareció un goleador, pero no hacía muchos goles.

No instaló su nombre en las estadísticas con números admirables. Pero insistió. Durante su periplo de un año por Millonarios convirtió el 30% del total de los goles convertidos hasta ahora en su carrera. Un dato de alentadora actualidad que, seguramente, aumentó el interés de Junior.

Le convino mucho el patrón de juego del equipo capitalino: desborde y centros al área. Eso en principio no lo va tener en Junior, salvo que este semestre el equipo lo incorpore por su presencia, o, él, se acople al juego en corto y por el centro que caracteriza al club rojiblanco. No es especialista en esos menesteres, pero no le faltan recursos.

Rangel es un delantero con más protagonismo en la última jugada que en el proceso. De buen juego aéreo, buena puntería e insistencia en el área rival. En Bogotá (clima y estilo colectivo a su favor) evidenció progresos en su andar en la cancha y en su seguridad como definidor. Se espera que esos progresos no se frenen.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top