Al guajiro le alcanzaron 45 minutos para ser el jugador de su equipo con más remates al arco. Lo hizo 4 veces y dos fueron al arco. Uno de ellos terminó en el 2-2.

Por otro lado, gambeteó con éxito 4 veces, lo que habla de su importancia en agitar el ataque red, que había estado muy estático hasta su irrupción. No tuvo duelos ni tampoco generó ocasiones de gol.

Tocó 36 balones y dio 20 pases, de los cuales 18 fueron positivos (es decir que tuvo un 90 por ciento de efectividad). Sus compañeros lo buscaron 25 veces y perdió 8 pelotas.

Su principal socio fue Andrew Robertson, como casi siempre, ya que se encontraron en 10 ocasiones. En segundo lugar aparece Thiago Alcántara, con 7.
(Fuentes: Página de la UEFA y ESPN)