Capsulas de Carreño

Luz Mila González, de Charalá al servicio del arbitraje

 

 

Luz Mila González, árbitra profesional de fútbol, hoy instructora de la Liga de Santander. Foto Álvaro Galeano.

Luz Mila González, árbitra profesional de fútbol, hoy instructora de la Liga de Santander. Foto Álvaro Galeano.

Por Álvaro Galeano Gil

Desprovista de todos los aderezos femeninos, no de su belleza, es imposible y en traje de fagina es una académica mas en el campo de juego y fuera de el como que es la instructora del Colegio de Jueces de Santander. Verla de cerca y comprobar su don de gente y su personalidad es una gran experiencia, pude conversar con ella y entonces me contó….


Nació en Charalá, un municipio cercano a Bucaramanga, pero ella habitaba la zona rural, recogiendo a migajas la educación que le brindaba la lejana escuela rural y esperando cumplir los 18 años que le darían la libertad para salir a buscar un futuro; ella veía con dolor el reclutamiento de los jóvenes por parte de los cuerpos alzados en armas; fueron varias las invitaciones para seguirlos monte adentro, pero ella tenía en su mente marcada la academia. Todo fue salir de su casa y coger el «bagayito» con sus escasas pertenencias. Rápidamente encontró la forma de cantar la canción del humilde, el trabajo y con entereza, la necesaria para salir adelante.

-Empezó de nana y haciendo oficios domésticos; tuvo la buena fortuna que su empleadora la quería estudiando y así validó su bachillerato y pudo cumplir con el sueño de una carrera universitaria. El amor por el deporte la llevaba al estadio a seguir los encuentros del Atlético Bucaramanga; su afán de aprender la llevó a presentarse en una citacion para aspirantes de árbitros y, a pesar de las miradas discriminatorias y de escepticismo de sus profes y compañeros, comenzó a destacarse, a mostrar temple, vaya si no, es santandereana de las que dicen que planchan con la mano y se les quema la ropa. Su recorrido en el fútbol profesional lo inició en un partido Once Caldas -Quindío y le ha dado la oportunidad de viajar por el mundo y darle gusto a su afán de conocimiento.

-No siempre  las tardes son iguales y en sus malos momentos, sintió la discrimación por ser mujer en un oficio deportivo que estúpidamente se cree solo para hombres; sus mismos colegas, encontraban en Luz Mila la fuente para calmar sus envidias; esos que hoy son analistas, caso Borda y Sanabria, se saborean cuando Luz Mila González cumple con la ley de los humanos, cometer algún error en su labor. A propósito, qué raro, justo los analistas arbitrales, fueron en general los de más baja calificación en el oficio, caso estos, Chávez y algunos mas.

-Cuando Luz Mila aparece por la pista del estadio, los árbitros jóvenes  se acicalan bien, no vaya a ser que su instructura los encare por  mala presencia. Los muchachos dicen que es mejor verla sonreir,  virtud  de su belleza, la misma que ha inducido a uno que otro futbolista a brindarle un piropo en el campo, aun a costa de cualquier tarjeta. De las mujeres dice que ha recibido más ofensas que de los hombres, cuestión de envidia. Es probable que este año deje el arbitraje, cuestión de edad y de obligaciones familiares. Sentiremos la ausencia de ese toque femenino con temperamento de juez. Luz Mila González, orgullo criollo y como su ciudad, bonita!

?? ??…. polaco
??
Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top