Capsulas de Carreño

Medellín sentenció la triste realidad de Nacional.

 

ENVIGADO. Diferencia abismal de nómina, juego, planteamiento entre el DIM finalista y el Nacional, más allá del 5×0. Foto @acordantioquia.

===

Por Jorge Alberto Cadavid M.
Columnista Cápsulas.

 

Ante su rival de patio, con afición exclusiva Verde, Nacional quedó desnudo, apabullado, humillado, avergonzando a su fiel afición.

Quién es responsable de todo esto, definitivamente una directiva inepta, inconsciente, que cambia el propósito deportivo por el interés económico, por un mercantilismo nefasto.

Ellos, los directivos construyeron esa nómina que hoy confrontó contra otra muy superior, un equipo bien dirigido, bien estructurado, con una idea de juego, con posiciones de sus hombres definidas, pero sobre todo con NÓMINA.

Que le entregaron estos señores a Bodmer, unos veteranos en su ocaso y unos muchachos llenos de ilusión pero lejos de tener la capacidad de responder por una responsabilidad que no era suya.

Ante el DIM, Nacional no tenía a Robert Mejía, baluarte en la contención, que jugaba en pareja con Duque.

Bodmer presentó hoy solo a Duque en ese sector, se lesionó y de que contó para sustituirlo?

Subió a Castro que estaba de lateral e incluyó a Deossa, era lo mejor, no, era lo que tenía a la mano, su nómina no le ofrecía más.

La lujosa directiva, había desmantelado el medio campo, vendió a Palacio, Gómez y Solís y poco le interesó con quien reforzar.

Si vamos a los otros sectores, nadie de jerarquía, sólo jóvenes, que hoy pueden y mañana no.

Bodmer con esa nómina improvisa ante el DIM, por qué Asprilla cuando Perea esta más cuajado, donde puso a jugar a Ocampo, unas veces como extremo, otra por el interior, al fin ni en una ni en otra posición, porque le cambia a Aguirre su posición para favorecer a Mosquera, así ni Aguirre, ni Mosquera, León los vapuleó, los regó y les anotó.

El rojo con la papaya entregada, se la comió enterita, delante de una afición que lamentablemente reaccionó con disturbios, lo menos aconsejable, pero lo previsible ante la dura humillación .

La sentencia dictada por el DIM, debiera tener consecuencias, propietarios y directivos asuman, Bodmer renuncie, Ud trabajó con lo que le entregaron, pero la vergüenza de esta tarde, no tiene otra salida.

Ante el DIM, cuatro derrotas en línea, en corto tiempo, cerrada con una goleada que pudo ser más amplia si no es por la indisciplina de su afición.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *