Capsulas de Carreño

Messi, el tango mejor bailado

Por Hugo Illera, Diario Deportes.

 

 

*Esta vez, el mundo estará con Messi. Por encima de Francia o de Marruecos y de la misma Argentina.
======

No lo compares, disfrútalo, leí por ahí. Hablar de Messi para demostrar que no es el mejor jugador del mundo es una necedad. Después de su salida del Barcelona, Messi se ha convertido, por manes de su capacidad de resiliencia y reinvención,  en la mejor versión de sí mismo.

En esta tarde de martes decembrino, cuando Argentina está eliminando a Croacia pasando a la final en el mundial catarí, viéndolo correr, amagar, pasar, patear el penal, caminar, perderse aparentemente, aparecer otra vez, inventar, tratar, hacer un acto de magia antes del tercer gol anotado por Álvarez, el gozo de hacer, el amagar y devolverse, el regatear y salir avante, el cobrar un tiro libre con el coro de la u repetida en las gradas porque el balón pasó rozando el horizontal, de ver en su cara la felicidad por montarse en el juego, todo en uno, al mismo tiempo, sin cansancio, sin desmayo, con el manejo del tiempo en su cerebro, nos confirma que Messi, es único. No hay otro jugador grande en todo, para todos y en sí mismo.

Recuerdo ahora, al Messi de la final de la Copa América de Chile con cara de frustración, al de la final de la Copa América Centenario en USA ante el mismo Chile llorando con tristeza infinita, al de la Final de la Copa del Mundo en Brasil extenuado, mirando lejos, ausente, con lágrimas y hasta con pena cuando le dieron la distinción del mejor jugador del mundial.

Y lo veo ahora, con la misma cara de satisfacción de cuando ganó la Copa América en Brasil en plena pandemia, esa copa que le fue lejana, ausente y frustrante, que le sacó sus peores lágrimas estaba ahora en sus manos, levantada al viento, como reclamando, como sacándose los malos espíritus y con cara de gracias Dios.

Del Maracaná a Luisail. Ahí está el mismo Messi, con la felicidad y el corazón a tope, su ingenio, su capacidad para unir a su selección al son que él le va tocando, con su picardía para engañar, para hacer equivocar al contrario, para golearlo como a Croacia 3×0, para hacer que propios y extraños vayan cayendo en esa algazara, en esa batahola, en ese carrusel de sensaciones, en ese tango mejor bailado.

Ahora, en este momento, no hay lugar para pensar en el futuro cercano, en el juego final del mundial, su última milonga bailada en tierra de beduinos. Será Francia o será Marruecos, no hay manera ya de alterar lo que el destino ha ido decidiendo.

Ahora ya no se trata solo de Argentina. Sino de la que será la última oportunidad de Messi para ganar una Copa del Mundo. De colgarse la medalla de héroe del fútbol mundial en grado máximo. De quitarse el fantasma que le ha perseguido, que le ha machacado, que le ha ofendido por los reclamos inclementes y sin sentido.

Esta vez, el mundo estará con Messi. Por encima de Francia o de Marruecos y de la misma Argentina. Si en la final Messi termina riendo, el mundo reirá con él…

Barranquilla
Diciembre 13, 2022

Compartir:

Un comentario

  1. Martha Liliana Obonaga Carvajal

    14 diciembre, 2022 at 6:35 pm

    Por Messi
    ¡Excelente, Hugo!
    Como Messi, ninguno.
    Martha Liliana Obonaga Carvajal

    Hincha de Santa Fe
    Palmira

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top