Capsulas de Carreño

Messi encuentra a su grupo.

Por Santi Nolla, Mundo Deportivo.

 

 

*Messi ha sido el mejor jugador del mundo sin haber ganado un Mundial. Y no ha pasado nada.
===

 

La relación de Leo Messi con Argentina ha pasado por muchas etapas. Actualmente la sensación es que el mejor jugador del mundo ha encontrado realmente a su grupo en la selección. Se siente a gusto. Fue decisivo en conquistar la Finalissima contra Italia y acaba de meterle cinco goles a Estonia con el combinado albiceleste.

Su mente está en Qatar e intuye que el papel de la selección no va a ser menor. Tal como ha acabado la temporada tienen más fuerza sus palabras de que durante esta campaña el covid le hizo una mala pasada.

Messi ha luchado siempre con la alargada sombra de Maradona en Argentina. Diego fue un genio impresionante, pero como en su día dijo Jorge Valdano, Leo “es Maradona todos los días”. Esa sensación de continuidad en el buen fútbol la ha tenido Leo, pero muchos argentinos siempre han venerado que Maradona ganara un Mundial eliminando a los ingleses con un golazo y la mano de Dios.

Messi ha sido el mejor jugador del mundo sin haber ganado un Mundial. Y no ha pasado nada, aunque en Argentina, en la primera etapa, se le llegara a acusar de ‘pecho frío’, algo que Messi nunca ha sido. precisamente es lo contrario y no siempre le ha beneficiado esa actitud tan competitiva.

Los argentinos no vieron jugar a Messi en su país. La carrera de Leo se llevó a cabo en Barcelona, donde sí encontró su grupo y desarrolló su mejor fútbol. Con Argentina faltaba siempre algo. Le acusaron de influir en la alineación de sus amigos, pero eso no se aguantó por sí solo.

Hoy, por ejemplo, Di María es uno de los grandes socios de Messi en el equipo y está cuajando grandes actuaciones y Agüero en su día fue considerado uno de los mejores arietes del mundo. Seguramente, una de sus peores épocas en la selección, aunque él no lo reconocerá nunca, fue con Maradona de entrenador, ya que la relación, buena entre los dos, costaba ajustarla en un campo de fútbol, con un Messi super presionado y un Diego más carismático que estratégico. Hoy, sin embargo, Messi ya es adorado.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top