Capsulas de Carreño

Miguel Ángeles (Jorge Iván Londoño)

 

Por Jorge Iván Londoño Mayajorge-ivan-londono

 

*Anoche en el Morumbi la torcida paulista puso la pólvora en la tribuna, y Nacional el juego piro….técnico en la cancha.

 

 

Nacional frente al Sao Paulo tuvo dos Miguel Ángeles. Franco Armani en el primer tiempo inmenso con sus atajadas, y Miguel Ángel Borja en el segundo inspirado con sus goles. Soberbias actuaciones secundadas por un equipo que pudo afrontar el temporal del primer  tiempo, y recobrar la memoria triunfadora en el segundo.
El partido venía precedido de varias incógnitas que nos propiciaron una expectativa diferente a la de los otros partidos de copa. La larga para de los jugadores, el acople de los nuevos, la disposición de los jugadores ahora “prestados” por sus nuevos clubes, y de los que llegaron de la selección, la fuerza goleadora mostrada por Sao Paulo, las características del estadio Morumbi y el empuje de su “torcida”.
Con el paso de los minutos, Nacional fue desgranando una a una cada incógnita, hasta lograr el equipo y el juego que le permitieron ubicarse como el mejor del torneo al finalizar la ronda de grupos, lo que “de taquito” también permitió que los hinchas recobráramos la euforia, la fe y los momentos de gloria.
Los 20 minutos iniciales nos mostraron a un Sao Paulo con serios propósitos de abrir el marcador y a un Nacional  aplicado en la marca, con un Armani nuevamente salvador, pero sin una salida con solvencia, y una precaria tenencia del balón, gracias a la mala entrega o a la pérdida del balón en acciones individuales. Aun así, hubo dos o tres aproximaciones al arco rival que nos ilusionaron.
El segundo tiempo, aunque con un comienzo similar, fue presentando a un Nacional con más tenencia, con más disposición de ataque, mas asentado en la cancha, situaciones que con la entrada de Guerra, (¿Quién como Guerra?) potenciaron el equipo para lograr un triunfo de campanillas, que nos deja a 90 minutos para tratar de obtener el tiquete con todo pago a la gran final.
Este triunfo histórico nos aleja, al menos a quienes somos simples hinchas de “control….remoto”,  de expresar interrogantes de orden táctico y de actuaciones individuales de algunos jugadores. Que sean los analistas los que se ocupen de esos temas, mientras nosotros disfrutamos el triunfo y vivimos la expectativa de todo lo que se viene para nuestro equipo amado.
Mención obligatoria y especial merecen los hinchas que en buen número acompañaron al equipo. Inimaginable todo lo que tienen que afrontar, vivir y sentir para sentarse, o mejor, para ver de pie el partido, y avivar el equipo. Por fortuna salieron con las manos llenas y el corazón henchido.
Anoche en el Morumbi la torcida paulista puso la pólvora en la tribuna, y Nacional el juego piro….técnico en la cancha.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir:

4 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top