Capsulas de Carreño

¿Morumbí o Romelio Martínez?.. Por Julio César Rodas

Por Julio César Rodas Mejía

*Luego la alameda de regreso. No había alegría ni bullicio. Había tranquilidad y satisfacción, que no es lo mismo.

22.000 almas ansiosas de una victoria lejos de la patria. Eso tiene un significado especial. Ninguna selección ha tenido tanto apoyo, ni siquiera la local. Por las calles aledañas al estadio, una larga alameda desde la estación del metro hasta el estadio, un carnaval amarillo y en la tribuna una gigantesca única bandera amarilla, que respiraba con impaciencia.

En la cancha las cosas no fueron como se esperaba. Qatar nos enredó como suelen hacerlo los equipos chicos,  la selección se perdió por muchos ratos a lo largo del partido. Sólo hasta que James faltando unos 15 minutos bajó hasta donde sus defensas, recuperó dos balones con hombría y empujó hacia adelante con pases magistrales y un taco precioso, pudimos resolver un partido que ya se sospechaba en empate.

Falcao tuvo muy pocas oportunidades Duván Zapata exhibió fortaleza pero desperdició la más clara. Martínez y Cuadrado lucharon al desborde con más ganas que contundencia y las ideas de James solo hasta el final. Más mérito del rival, cuyo objetivo era impedir el primero.

Luego la alameda de regreso. No había alegría ni bullicio. Había tranquilidad y satisfacción, que no es lo mismo.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top