Capsulas de Carreño

Nacional a dietas de goles.

CALI. Dorlán Pabón esta vez no capitalizó los caballos de fuerza que tiene en sus botines; además, siempre queda debiendo plata en la marca. Foto @Dimayor.com.

Por Jorge Iván Londoño Maya.
Columnista Cápsulas.

 

El estadio Pascual Guerrero se empapeló de rojo para vivir el clásico de los diablos rojos contra los ángeles verdes, los calificó así por la pasividad en el ataque y a veces en la defensa. Un clásico entre los de más arraigo en nuestro país futbolero, por todo lo que ha deparado a lo largo de los torneos, sobre todo en “tiempos de bárbaras naciones”.

 

Algunos ingredientes para este partido fueron el técnico  Guimarães, quien lució su camisa de párroco veredal, que ha dirigido a los dos elencos; Deinner Quiñones, el del motilado estilo 7 de diciembre, quien ha jugado para los dos equipos; la proximidad en la tabla de posiciones y lo más significativo del momento, se enfrentaban la delantera más goleadora, la de Nacional, contra la valla menos vencida, la del América, atributo que Nacional no hizo valer, gracias a su dieta de goles, que lo hace ver flaco en su ataque, lo que se traduce en solamente seis goles en los últimos cinco partidos. América, por su parte, si hizo honor a su condición de cero goles en contra.

 

Nacional, con su parsimonia alborotada, se fue adueñando de las acciones, pero sin inquietar el arco de Novoa, quien solo tuvo una exigencia ante remate de Duque prácticamente a bocajarro, traducida en la única acción real de gol del verde en el primer tiempo;  hubo otra llegada en “gavilla” que no fructificó, porque a los que intervinieron se les zafó la cadena, especialmente a Nelson Palacios. Por el ataque del América,  y tal como viene sucediendo, Mier comenzaba a destacarse.

 

El segundo tiempo es copia fiel del primero, con las mismas intenciones de Nacional de sostener el balón y de abrir el marcador, pero sin herramientas para hacerlo, porque a Duque no le llega el balón bien sea para el cabezazo o el remate directo, porque si es en acción de juego, ya sabemos que la fiera no es dúctil  con el útil, por lo que lo pierde fácilmente o comete una falta aparatosa, como es su costumbre. Por los lados del América, fue Sierra el que le hizo honor a su apellido, porque “si erra” las opciones de gol que tuvo.

 

Nacional hizo sus cambios, entre ellos Mantilla, quien estuvo a punto de anotar, ante pase magistral de Dorlan, pero el balón se le volvió mantequilla. A propósito de Dorlan, esta vez no provecho los caballos de fuerza que tiene en sus botines; además, siempre queda debiendo plata en la marca. Preocupante el bajón de Andrade en todos los sentidos, se le nota hasta displicente, y es fácil notarlo, porque nos acostumbró a su entrega, su técnica, sus arrancadas y su aporte al equipo.

 

Un empate sin goles, que como dice el dicho “donde hay niños todo sirve”. El punto deja a Nacional en la quinta posición, a un punto de nuestros paisanos del Independiente Medellín que es cuarto, equipo con el que nos veremos las caras en la próxima fecha.

 

Sarmiento  y señores jugadores, llegó la hora de mandar esa dieta para la porra, tal como lo hace Jarlan, y de atragantarse de goles de todos los sabores.

 

“Toda la gloria proviene de atreverse a comenzar”. Alexander Graham Bell.
=======================

Compartir:

Un comentario

  1. Victo Hernan Restrepo Tapias.

    3 octubre, 2022 at 7:15 pm

    LA OBSESIÓN DEL ARCO EN CERO
    No entiendo porque esa maldita obsesión por sacar el arco en cero, debe ser herencia del Dr. Ochoa (Q.E.P.D) quién dirigió a Sarmiento, que apiñaba hasta 3 volantes de marca y en la banca dejaba los «magos» de aquel América de los 80 y algo, hasta pereza le daba al hincha ir al estadio a verlo.

    A Sarmiento se le quedó esa tara, porque con Santa Fe y América era para ganar, de estos equipos queda el nombre, me atrevo a decir que tiene más fútbol Patriotas que este par y con Nacional perdió pero fue injusto el marcador.

    Ahora no sé qué amarra Sarmiento si está de «caiman» mientras llega el reemplazo, entonces salga a ganar, si me hacen dos goles, salgo a hacer tres y listo. Vaya estúpida manía de ser felices por sacar un arco cero, cuando yo nada produzco.

    Hay que pellizcar esos «cacaos» de Nacional que siguen sonámbulos en la cancha, no sé si les pagan con tapas de gaseosa porque, ¡Ave María! que pereza, que desidia para encarar partidos e imponer condiciones. Andrade se acabó; de «rifle» pasó a ser pistolita de agua; Palacio es un cinco y quiere ser diez, se sobreactúa y son más las embarradas que los aciertos el resto ahí jugadorcitos normalitos que la camiseta como que les ayuda.

    Escribía estas líneas y me entero de Autori como nuevo técnico, ahora si que más no sabemos para donde vamos; el que no se acuerda de su pasado está condenado a repetirlo» así que tendremos técnico para otros 6 meses, vayan buscando el interino.

    Claro que este señor le hicieron el cajón entre los Henriquez y Bocanegra para arrimar a Osorio. Este señor como todo en Nacional tiene pasado, pero no presente.

    Seguimos con pasos de ciegos.
    Víctor Hernán Restrepo Tapias

    Hincha de Nacional
    Cali.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top