Capsulas de Carreño

Nacional a la topa tolondra.

De un cobro de tiro libre de Carlos Rivas llegó tarde el descuento de Nacional, en el minuto 89. Foto Comunicaciones Atlético Nacional.

Por Jorge Iván Londoño Maya

Saca de casillas ver jugar a Nacional el clásico a la topa tolondra; es decir, a lo que salga, como si se tratara de un equipo de amigos de cuadra jugando en una improvisada cancha un sábado cualquiera.

Pero ojala fuera solamente eso, hay que ver la pasividad de algunos, la falta de compromiso y de todo lo que termine en verraquera de otros, virtudes que si se vieron en el equipo rojo. Eso sí, en discutir, empujar, manotear y dar codazos el equipo se portó a las mil maravillas.

Hasta Herrera se contagió de la laguna futbolística que mostró el equipo, con esas respuestas destempladas que dio en la rueda de prensa al final del partido. Hasta en el tono de la voz dejó entrever que no demora en volver a ver los partidos desde el palco

Nacional no tiene un héroe en el medio campo, como si lo tiene el Medellín en Ricaurte, por lo tanto fue batalla perdida en la creación. Ahora bien, pretender que con Torres y Rivas por las puntas se van a generar llegadas de riesgo, sueñe papito, como dicen las pispas de ojos.

La mediocridad en el juego del Nacional del momento, toca todas las líneas del equipo. El cuerpo técnico hace alusión, como tabla de salvación, al tema de los  lesionados, de las fecha de suspensión, de la falta de tiempo para entrenar y del alza en la gasolina.

Lo grave del asunto es estar en la cuerda floja de la tabla de posiciones, porque un triunfo del Bucaramanga nos deja con los pies descobijados en el octavo lugar, a punto de caer al grupo de los doce del patíbulo. Y no es tarea difícil, porque en cada partido se está repitiendo la misma partitura, se desnudan los mismos problemas, falta de gol, inseguridad en la defensa, poca creación, malas entregas y centros al Pan de Azúcar.

Qué pena insistir, pero se está haciendo demasiado tarde para que los directivos se metan la mano al dril, no para sacar plata, porque no la habrá si las cosas siguen como van, sino para encuadernar el equipo, para exigir compromiso y para hacer respetar la institución. Ah….y no sobra levantar la alfombra del camerino.

Por último un favor bien especial. Juan Pablo Ramírez sabe jugar al fútbol, pero se requiere urgentemente de que alguien SE LO DIGA.

Compartir:

6 comentarios

  1. miryam palacio

    8 octubre, 2018 at 2:46 pm

    *Me da pena con el Arriero
    Se está quemando al igual que el plantel; no juegan a nada; cualquier equipo de segunda como Leones, Chico y tantos otros que hay por ahí en Colombia les gana sin despeinarse; ni adelante ni en el medio ni atrás; no hay equipo. Debe traer un técnico con programa; que diga que piensa hacer para darle la Vuelta a esta institución que hace apenas uno o dos años era lo mejor de Colombia y casi del continente; mientras tanto, Lillo y Almirón, secos de la risa cobrando como técnicos rutilantes, lejos de Medellín! Por eso estamos como estamos.
    Miryam Palacio, North Port Fl.

  2. jorge ivan cardenas rojas

    7 octubre, 2018 at 7:14 pm

    *Se le acabó el tiempo al Arriero
    No se ve el cambio, será que en las inferiores no hay jugadores mejores que Rivas, Mafla, Lenis, Vladimir, estamos jodidos,
    Jorge Iván Cárdenas Rojas, Cartagena de Indias, hincha de Nacional

  3. Martha

    7 octubre, 2018 at 6:03 pm

    *Por comentario de Jorge Iván Londoño
    Muy bueno tu comentario, ya por ahora no pierdo mis ojos viendo jugar al Nacional.
    Martha Londoño, Miami

  4. Juan Fernando Echeverri C

    7 octubre, 2018 at 12:55 pm

    *Todo cabe en una sola palabra: M E D I O C R I D A D
    Parece que a loas “jugadores” de Nacional se les olvidó jugar fútbol y dejaron en el cuarto de San Alejo el historial que lleva el Verde.
    Nos llenamos de “figurones” muy bien pagados que no le ganan a un equipo de sonido. Sea la hora para que los directivos NO “se manden sí la mano al dril”, pero SÍ a la correa repartan correazos a los muchachos. O funcionan o funcionan o se largan y “por justa causa”: NO DAR RESULTADO.
    Rabia da y mucha, ver a esos inflados que llegaron en medio de bombos y platillos y que hoy juegan inversamente proporcional al monto de sus abultados salarios e igualmente hacen goles de manera inversamente proporcional a la cantidad de TATUAJES que lucen y que se pueden medir por decímetros cuadrados. ¿Será que les pesan?
    Excelente don Jorge Iván su primero CORREAZO.
    Juanfer, Juan Fernando Echeverri C, Medellín

  5. Juan Fernando Echeverri Calle

    7 octubre, 2018 at 12:44 pm

    *Una sóla palabra basta: M E D I O C R I D A D.
    Se llenó de “figurones de papel” el VERDE y olvidaron en la cancha cuál es su papel como futbolistas:Jugar bien al fútbol con humildad. Hacer goles, ganar y ser honrados y honestos con ellos mismosy con la tribuna para recuperar esas GLORIAS DE ANTES.

    Los directivos se deben mandar la mano “no al dril”, simplemente a la correa y repartir correazo que para eso le pagan bien a tanto “paquete” o chao.

    Da lástima y rabia, ver a esos figurones de otrora que juegan inversamente a sus jugosos salarios y como tal hacen goles inversamente al número de tatuajes que llevan en su cuerpo y que parece les pesaran y punto.
    Bien por su primer CORREAZO don Jorge Iván, con su excelente comentario.
    Juanfer, Juan Fernando Echeverri Calle, Medellín

  6. LuzLondoño

    7 octubre, 2018 at 12:05 pm

    *Por comentario de Jorge Iván Londoño
    Excelente comentario, sería bueno que los directivos se dieran una “pasadita”,sobre los comentarios que hacen los hinchas, y tomar atenta “nota” de todos, a lo mejor, el equipo empieza a surgir de entre las cenizas, y sea nuevamente, el equipo de siempre “el Rey de Copas.
    Luz Londoño

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *