Capsulas de Carreño

Nacional, equipo sin arquitecto y sin obreros.

SANTA MARTA. Óscar Perea se quedó en simples jugadas, bien marcado con la experiencia de Juan Camilo Angulo. Nacional equivocado y para rematar las sustituciones le pusieron el sello a una derrota gestada desde el banco (Amaral) y con la falsa salida del arquero (Castillo). Foto @Dimayor.com.

Por Jorge Alberto Cadavid.
Columnista Cápsulas.

 

 

 

Darle título de arquitecto a Amaral es sobrevalorarlo, no llega a maestro de obra, según él, Nacional es un equipo en construcción.

Lo poco logrado, en nada esta la mano de este » risueño » Señor, que hoy cambió esta por una mueca de impotencia y de desconocimiento, debiera estar diciendo que hago aquí.

Ante esto hemos repetido que sólo la capacidad individual de los jugadores en ataque, soluciona, pero lo malo es , cuando a ellos les de la gana, así de simple.

Ante Unión Magdalena, todos sin excepción, fueron a recibir la refrescante brisa del mar, no a defender los intereses de un equipo profesional.

Hoy nadie quería, nadie estaba, nadie aparecía, a nadie le interesaba, el talento no estaba al servicio y en el banco, ciegos, sordos y mudos.

La defensa de Nacional es un caos, no de hoy de mucho tiempo atrás, a los laterales le ganan las espaldas, permiten el centro y los centrales pierden la referencia y les ganan sobre todo el cabezazo.

Pero hoy sobretodo es triste, desesperante, ver los errores de Castillo.

Perdonen, en todos los minutos que estuvo en el campo Duque, cuántas veces tocó el balón, cuántas veces intervino en el juego, donde se vio el jugador de fútbol, el cabezazo para el gol de Aguirre.

Deossa que parecía, no quiere parecer, desgano, en caída libre de rendimiento, un caos cuando defiende, es el artífice de más de un gol en contra, da a entender que poco le importa la continuidad y compra de su pase.

Pabón que todo es una sonrisa en el campo, hoy en la inicial se veía agrio y sin actitud y en la complementaria acelerado, desesperado.

Desencanto ver como Palacios ante la gran oportunidad, cada día muestra menos, sus condiciones se ocultaron, desaparecieron.

El resto, nada destacado, Aguirre, Mejía, en otra disposición, pero una golondrina no hace verano.

Los bananeros controlaron todo el partido, a Amaral todos lo descifran, mientras él es plano, sin alternativas, sin variables, no es digno de ser el técnico del Verde.

Al final un equipo que vuelve a la B, casi seguro, hace aparecer en ridículo un grande que va perdiendo piso ante la indiferencia directiva.

Se perdió 2 a 1,porque uno no sabe, los otros no quieren y a los directivos no les interesa.

Vergüenza adicional el VAR.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *