Capsulas de Carreño

Nacional: ¿Hasta cuándo sin juego por las bandas? Por Iván Jairo Arango Mora

 

Por Iván Jairo Arango Mora.

 

 

*El nuevo entrenador, sin tantos, títulos y términos rebuscados y haciendo lo que tanto se pedía, ha ido recuperando la confianza del equipo..

 

Desde mi óptica, la terquedad del anterior entrenador por imponer rotaciones y un estilo sin tener los jugadores para ello originó desorden, desmotivación y falta de actitud de todo el equipo y no había barranca que lo atajara.

Valerosa y acertada la decisión de cambiarlo, no sé si oportuna. Reconocimiento para el profesor Restrepo por su trabajo al frente del equipo y esperando que le vaya muy bien en el resto del campeonato.

El nuevo entrenador, sin tantos, títulos y términos rebuscados y haciendo lo que tanto se pedía, ha ido recuperando la confianza del equipo: colocar a los jugadores en sus puestos habituales, acabar con la rotación sin sentido, jugar con cuatro defensas, buscar que sea más importante, que los contrarios tengan que controlar a Nacional y no éste a aquellos y buscar más equilibrio durante el partido.

Adicionalmente, hay que reconocer que los canteranos han dado una mano importante:  han jugado más por necesidad que por convicción y han ido aprovechando la oportunidad.

Es verdad que los triunfos ocultan las debilidades y/o errores, o como dicen otros, “siempre es mejor corregir ganando”. América nos desnudó varias de las debilidades y quiero centrarme en una que viene desde hace rato y que el técnico para 2021 y los directivos deben buscarle solución: el juego de Nacional por las bandas es casi nulo, no hay salida ni profundidad, ni desborde ni por la izquierda ni por la derecha. Se crean muy pocas opciones de gol por partido por esta situación y no se una solución con los jugadores actuales.

Contra América lo anterior se evidenció mucho hasta el punto de que, por pasajes del partido más bien parecía que Nacional fuera el que tuviese 10 jugadores ya que era el América el que aprovechaba las bandas creando peligro, a tal punto que Velasco en los dos últimos partidos contra Nacional ha jugado a un nivel que nunca mostró por estos lados.

En repetidas ocasiones he manifestado que Nacional no tiene extremos con formación de delanteros y esa labor ha recaído en Candelo y Vladimir desde 2018 con muy poco éxito y eso hace que venimos de fracaso en fracaso. Equipos como Junior y Tolima nos tienen de hijo porque tienen marcadores con salida y/o tienen verdaderos extremos y así es como nos ganan. Jarlan y Andrade se pierden cuando se posicionan como extremos.

Nacional para 2021, entre otras, debe mejorar en el juego por las bandas, en la defensa (especialmente en rapidez y en acciones de balón parado) y en la preparación físico-atlética de varios jugadores para recuperar la hegemonía, nacional e internacionalmente.

Compartir:

Un comentario

  1. Victor H Restrepo Tapias.

    24 noviembre, 2020 at 7:49 pm

    *Mejoría en defensa de Nacional, pero..
    Vi a Nacional el sábado y aunque hay mejoría en defensa y en orden no es el equipo de jerarquía y de juego fluido; es intermitente en su fútbol porque sus referentes se pierden, desaparecen por pasajes del partido.

    Sin desconocer el triunfo por ser de visitante, no nos podemos llamar a engaño que la expulsión de Ureña influyó mucho para el desequilibrio del partido.

    Si es muy evidente que jugadores de banda no hay, especialmente el sector derecho, muy limitados estos jóvenes, ahora entiendo porque Candelo juega hoy improvisado. La defensa del pasado sábado la vi muy aparatosa, muy fogosa, insegura que otro equipo con otros delanteros como Tolima y Junior la van a desnudar.

    Este señor Restrepo sin tanta alharaca ha logrado recuperar la confianza del grupo, aunque el fútbol todavía dista mucho, es claro que en estas instancias lo importante es ganar, el cómo pasa a otro plano.
    Víctor H. Restrepo Tapias, Cali, hincha de Nacional

    Hincha de Nacional
    Cali.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top