Capsulas de Carreño

Nacional jugó a perder

Nacional regresa a casa con el rabo entre las piernas y con una humillación que dolerá por mucho tiempo. Foto tomada de la cuenta Titter de Jorge Eliecer López (JotaE) @JotaEprensa.

===

Por Miguel Robledo Restrepo.
Columnista Cápsulas.

 

Racing 3 – Atlético Nacional 0. 10 de agosto del 2023.

 

Muerto de pánico escénico, cuando pudo no supo y cuando quiso no pudo. En un partido en el que la defensa rechazó a cualquier parte y, lo que es peor, a los pies del contrario; Solís y Duque fueron copados por los atacantes racinguistas y los delanteros nunca aparecieron, Nacional se doblegó ante un Racing que fue superior todo el tiempo y en todos los sectores de la cancha.

Con Castillo en el arco, Castro Devenish, Aguirre, Zapata y Angulo; Solís y Duque, Deossa y Cantera y Néider Moreno y con Duque adelante, Nacional se atrincheró en el primer cuarto de cancha y se dedicó a rechazar la avalancha albiazul que llegaba desde los costados y culminaba por el centro donde los balones por alto fueron casi siempre ganados por los de Avellaneda.

Nacional no logró, o no quiso sobrepasar la línea central y el único delantero que se mostró para recibir fue Cantera pero nunca tuvo con quién jugar. Deossa, como de costumbre quiso jugar su partido aparte y como se recostó a la raya izquierda, casi siempre, tanto el balón como el jugador terminaron fuera de la cancha.

Pocas veces vi a Zapata y a Aguirre rechazar tan mal, de manera que todos sus balones aéreos o rastreros fueron a parar a los pies de jugadores contrarios que parecieron multiplicarse. A esto se suma la eficiente rotación de los argentinos que confundió a Los Verdes. Devenish y Angulo no fueron capaces de parar a los aleros, sobre todo a Ojeda y a Rojas y Roger Martínez por el centro fue una pesadilla. Duque no pudo contener a nadie. Néider, solo estuvo para patear tiros libres. Duque le hizo sombra a su propia sombra. De los que entraron no hay nada qué hablar

Se salva Solís por su tranquilidad y su buen manejo del balón, pero qué solitario estuvo. Nacional con un reguero de jugadores deambulando en su propio campo no tuvo movilidad ni pase, además de querer jugar en el primer cuarto de la cancha, pegado a su arquero y claro, esta mala manera de defenderse no podía durar. Centro de Rojas y gran salto de Roger Martínez, con un sostenido como de baloncesto para poner el balón de cabeza en el ángulo que quiso.

Y Nacional, cuando trató de salir descubrió su espalda y vino el gran contragolpe de Ojeda que terminó en el segundo gol. El tercero fue un buscapiés que golpeó en la pierna de Aguirre en su noche fatal.

Creo que fue el peor partido de Nacional en mucho tiempo. Jugaron muertos de miedo, sin convicción y el juego de conjunto brilló por su ausencia, aunque tampoco hubo individualidades.

Regresamos a casa con el rabo entre las piernas y con una humillación que dolerá por mucho tiempo.
Miguel Robledo Restrepo.
Columnista de Cápsulas.
Hincha de Club Atlético Nacional
Montebello – Antioquia.

Compartir:

2 comentarios

  1. Miguel Robledo Restrepo

    12 agosto, 2023 at 2:37 pm

    EL OSO DE NACIONAL
    Ya hasta me da pena escribir para Cápsulas de la vergüenza que siento.

    Creo que este oso fue peor que el 8-0 contra Cruzeiro, cuando los 5 goles de Renato Gaucho en la Supercopa Suramericana de 1992, porque cuando eso Nacional era un equipo humilde y con menos reconocimiento en el ámbito suramericano, además del atenuante de haber presentado un equipo alterno.

    También dolió menos el 0-4 con San Lorenzo en el Atanasio en la final de la Copa Suramericana del 2002.
    Y dolieron menos porque contra Racing Nacional perdió la humildad; llegó agrandado, soberbio y seguro de que los dos goles de diferencia eran suficientes. Racing lo puso en su sitio.
    Hoy no somos noticia; somos un meme internacional
    Miguel Robledo Restrepo

    Hincha de Club Atlético Nacional
    Montebello - Antioquia.

  2. Elkin Correa

    11 agosto, 2023 at 12:54 pm

    Y LO PEOR: EL FUTURO QUE SE AVECINA
    Cómo consolación sacamos que desde comienzos del año vaticinamos que Nacional estaba para llegar si mucho a octavos de la Copa Libertadores… pero en agosto es el colmo que una ventaja de dos goles y ante un equipo de regular para abajo en el campeonato argentino, no se haya siquiera «colgado de los palos» como cualquier equipucho incapaz.

    Lo peor vendrá ahora : el mismo casete. Ganaremos una Copa Colombia o la Liga II o por Reclasificación estaremos en la ibertadores del 2025 y ¡ no ha pasado nada !

    Venderemos a Mier, Solís y Perea, y dos contrataciones en el sur (no refuerzos) y que el cuerpo técnico entregue resultados para la galería…circo para el pueblo.

    Y…no ha pasado nada el ciclo vuelve y se repite. Al perro si lo pueden operar dos y tres veces veces !!
    Elkin Correa

    Hincha de Nacional
    La Estrella

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *