Capsulas de Carreño

Nacional mantuvo al Envigado en Otraparte

Por Jorge Iván Londoño Maya.
Columnista Cápsulas.

 

 

 

*No se pierde la esperanza de que sea el despertar de un Nacional diferente, con menos altibajos.
===

En la mayoría del juego entre Nacional y Envigado, el verde mantuvo al naranja en “Otraparte” que no fuera su propio campo, nombre íntimamente ligado al maestro Fernando González, envigadeño como el demás, porque fue su casa de residencia, hoy convertida en museo.

 

Otro de nuestros clásicos montañeros, se jugó en el Atanasio con una aceptable asistencia, una temperatura ideal de 26 grados, propicia para lucir camiseta esqueleto, y en horario propicio para rezar el Ángelus, 6 y 10 pm.

 

Los que asistimos al estadio en forma virtual, vemos algo más que los que ocupan las sillas numeradas; por ejemplo, en la llegada del pomposo bus de Nacional al estadio, el primero en bajarse es Amaral en calidad de técnico, luego lo hace Maturana como consejero y luego los artistas, que entre todos arman el muestrario de audífonos de todos los tamaños y colores.

 

Nacional presenta una defensa inédita. En el medio no aparece Deossa, le viene bien una “siesta”, en su reemplazo entra Juan Pablo Torres. Robert Mejía no se podía excluir, porque quien quita una repetición del golazo desde los 58,5 metros. Néyder Moreno, que hacía varios partidos no cantaba los dos himnos en fila, entra a formar el cuarteto con Dorlan, ambos fueron jugadores del Envigado, y adelante Ramírez  y Palacios.

 

¿El árbitro? nada menos que el cotizado Wilmar Roldan, un pito que deja jugar y que solamente sanciona la falta cuando ve sangre, como el otrora “viejo Kin”. Ojala sus colegas le copiaran alguito, porque la verdad da gusto ver un partido con continuidad, sin concierto de pito.

 

Nacional, bajo la batuta de Dorlan, quien además de jugar ordena el equipo, comienza a hilvanar más llegadas al arco de Parra y a volcar a su favor el terreno; por su parte Envigado, que también tiene su “baila´o”, llega con propiedad, pero sin incursionar en el área.

 

Al minuto 40 se presenta una triangulación entre Palacios, Moreno y Velásquez, quien de potente zurdazo anota el primero del partido y creo que de su carrera como futbolista. Acto seguido es Dorlan el que manda uno de sus matracazos que sale desviado; entre otras, se están volviendo  escasos. La finalización del primer tiempo le da paso a nuestra zona alimentación.

 

A los diez minutos de iniciada la complementaria, Velásquez se descuelga sin marca por pase de pívot de Ramírez,  llega al área, el portero sale a su encuentro por lo que Velásquez chuta, balón que pega en la humanidad del portero, por lo que nuevamente le queda al atacante, quien con tiempo y espacio hace un pase perfecto a Ramírez para que luego de una buena maniobra logre enviar el balón por el único espacio disponible y anotar el segundo.

 

Tres minutos después, nuevo avance de Nacional, y esta vez es Dorlan el que le hace el pase a Ramírez para que eluda un defensa naranja, chute al arco, disparo que el portero Parra no puede contener y se produzca el tercero y definitivo. Envigado descontó pero fue gol anulado por fuera de lugar ratificado por el VAR.

 

Nacional tuvo momentos de buena posesión del balón, con jugadores hábiles comenzando por Ocampo, que aun siendo marcador de punta, tiene un despliegue y una gambeta generosos que lo convierten en un atacante neto. Palacios, que también tiene sus buenos arranques, inquieta con sus potentes disparos de media distancia. Jefferson tuvo una buena oportunidad, pero Parra estuvo atento. Jader y Ángel también se arrimaron a la hoguera.

 

Triunfo holgado, con fútbol colectivo, con algunas imperfecciones en defensa, con un Mier más en plan de receptor de balones devueltos por los defensas, que de atajador; quizás unas dos intervenciones con riesgo.

 

Nacional ajusta dos partidos consecutivos con el mismo marcador, en dos instancias diferentes, con rivales demasiado disparejos, pues Águilas, así el partido haya sido por la Copa Colombia, es el primero en la tabla en el torneo de todos contra todos, y Envigado el último. No se pierde la esperanza de que sea el despertar de un Nacional diferente, con menos altibajos y con mayor coherencia en su fútbol y en su técnico.

 

A estas alturas de mi escrito, Águilas logró un triunfo también holgado, al vencer 3 a 0 al Pasto, y por su parte, América de visitante derrotó 4 a 2 al alicaído Pereira. En consecuencia, este mes lo despedimos con 14 goles logrados en cuatro partidos. Nada mal.

 

“La recompensa del trabajo bien hecho, es la oportunidad de hacer más”. Jonas Salk.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *