Capsulas de Carreño

Nacional-Millos: intenso y táctico

Por Rafael Villegas.

 

 

 

 

*Revisando la estadística a Nacional los números como visitante le favorecen cuando llega a Bogotá.
=====

 

Partido intenso y táctico en la primera final ida de la liga masculina. Un marco espectacular y un gran comportamiento del público, dentro y fuera del estadio.

Le faltaron goles si, pero oportunidades hubo; el remate al palo de Cataño, las intervenciones de los dos arqueros, los remates de Pabón y Zapata por Nacional, la posibilidad del gol olímpico de Cataño en Millonarios, en fin, llevaron a pensar que se iba a tener un ganador.

Creo que Nacional respetó a Millonarios con la formación que sacó al campo el técnico Autuori. Jugar sin un nueve definido y buscar mayor colectividad desde atrás con Pabón y Jarlan no le resultó.

Otro de los duelos de la final-ida lo sostuvieron Elvis Perlaza con Nelson Deossa. Fue un gran partido de Gamero desde lo táctico y estratégico y no para Autuori. Foto @nacionaloficial.

Millonarios tuvo un gran planteamiento. Fue un equipo compacto, sólido y corto entre líneas, con Jader Valencia por izquierda – un acierto de Gamero – la producción de Mackalister (brillante) y Cataño, más el respaldo de Vega y Giraldo, le llenaron la mitad del campo a Nacional y no le permitieron elaborar mucho.

El verde terminó dependiendo de la llegada por las bandas con Banguero y Candelo, quien funcionó como volante carrilero por derecha en el primer tiempo. Buscaron con centros, pero la pareja compuesta por Llinás y Arias tuvieron un comportamiento impecable en la zaga azul.

La superioridad numérica en la mitad del campo fue notoria ya que en Nacional, sin la pelota, solo laboraban en recuperación Palacios y Sebastián Gómez; Jarlan, Pabón, Cándelo y Deossa dieron muy poco. Además, cuando se recuperaba el balón, la presión de Millos ahogaba y la posesión era corta.

El primer tiempo fue más para Millonarios, con mayor actitud ofensiva, jugando con un bloque medio alto y obligando al local a replegarse y jugar largo y rápido por las bandas.

En la segunda etapa Autuori recompone, sacando a su lateral derecho Eider Ocampo y enviando al terreno a Jefferson Duque, para jugar como nueve, ¿reconociendo su equivocación inicial en la conformación del equipo? puede ser. Nacional se vio mejor en el segundo periodo y fue más peligroso frente a una defensa que en el 4-2 se mostraba muy segura con Llinás, Arias, Giraldo (de gran partido) y Steven Vega.

Autuori busca el partido y manda a Ángel al terreno para jugar con doble punta y a Solís por el cansado Deossa.

Millonarios, que había sacado a Leo Castro por Fernando Uribe, entiende poco a poco que el punto es muy valioso y con fútbol control, sin arriesgar mucho, juega con la necesidad del local. Gamero se cierra mandando a Larry Vásquez por Cataño y Juan Carlos Pereira por Vega y le salió perfecto. Fue un gran partido de Gamero desde lo táctico y estratégico y no para Autuori.

Así termina el juego, con un 0x0 que favorecería a Millos en la final por su localía e inquieta a Nacional por no sacar la ventaja de ganar en casa. Claro, la llave está abierta y revisando la estadística a Nacional los números como visitante le favorecen cuando llega a Bogotá: en los últimos cinco partidos Nacional ha ganado dos, se han dado dos empates y Millonarios ganó uno.

El sábado sabremos la verdad.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *