Capsulas de Carreño

Nacional se estaba complicando en Barranca. Por Jorge Alberto Cadavid.


Por Jorge Alberto Cadavid Marín

*Un triunfo que parecía fácil, se convirtió en una lección que ojalá se aproveche.

El equipo paisa confrontó en Barranca con su nómina alterna, ya Almirón tiene claridad de su titular, y entra al tema de la rotación mirando a la Libertadores y dándole minutos a otros jugadores que permita un conjunto equilibrado.

Un inicio con más presencia del local que copó el medio campo verde y complicó su salida, no fue un buen inicio, pero el cuadro Antioqueño con el pasar de los minutos fue dando claridad a su accionar e imponiendo su planteamiento de sacrificio y toque.

Destacamos a Castellani, su entrega es vital, jugador de ida y vuelta y de dos áreas, con buena fundamentación y gestos técnicos que con plenitud de condiciones físicas va a ser sustancial.

Ni Campuzano ni Aldo asomaban al inicio, pero cuando aparecieron, fue para lograr la ventaja, robó Campuzano ( con falta ? ) en el medio, cedió a Aldo y el pase a Lenis para que hiciera su primera jugada de éxito, su pase lo concretó Dayro.

La primera anotación permitió mostrar la jerarquía verde, se hizo dueño del balón y del juego, aplica la pausa para facilitar estar en un ambiente de clima muy pesado.

Los palos fueron incidentes favorables al visitante, ante un tiro penal el cobrador puso el esférico en el horizontal en lugar de besar la red, igual en la complementaría, ante la arremetida del local el travesaño impidió el empate, dos opciones de empate, dos balones en los palos.

La complementaria parecía mas un entrenamiento que un partido oficial, tocaba a placer y en otra recuperación por derecha Bocanegra, de pase largo habilita a Dayro que devuelve el favor a Lenis para que aumente la ventaja.

Más fácil que Nacional creciera la cuenta que Alianza descontará, pero sucedió, el verde cayó en un letargo, pasividad y egoísmo, que genera la sobrades, y permitió la anotación, a la falta de respeto por el contrario vino el susto.

Quince minutos incluido el descuento, de angustia, de descontrol, los petroleros se crecieron y se igualaron y al ataque, estuvieron cerca de empatar, Monetti y como dijimos los palos lo impidieron.

Un triunfo que parecía fácil, se convirtió en una lección que ojalá se aproveche, el espanto puede aparecer en cualquier momento.

Compartir:

5 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top