Capsulas de Carreño

Nacional supo revertir.

Por Saúl Restrepo, Bogotá.

 

 

* La de ellos, la típica y clásica, la de su misma estirpe. Ya en ese punto, pues se cocinó todo y ventaja de dos goles.
===

Está bien que el Arriero anote esto, perfecto. Pero entonces hay que cambiarlo por efectividad y no jugar en favor a ellos. El gol del Tolima proviene de lo que ellos o en lo que ellos son mas fuertes:

Una pérdida de balón, por un mal pase de Candelo, que ya hecho varios así, de inmediato un pase al medio y este se la lleva hasta el final terminando en un tiro de esquina del cual por una mala marca termina adentro.

En todo el primer tiempo la pelota desde atrás no salió limpia, además perdieron los duelos y la pérdida de balones es una constante, esto lo que hace es que el Tolima ponga el ritmo, además hacen una presión alta que incita al error, la pasan mal y de una montan otro ataque.

Y como todo no podía ser malo, una jugada aislada en donde estaba bien plantado el Tolima, encuentra un espacio Candelo, chuta al arco y Banguero que venía acompañando la jugada, porque además la inició, pesca el rebote y la emboca. Posteriormente Nacional tuvo mas pero no pudo terminarlas bien.

Duro primer tiempo, menos mal empata, porque lo que si le metieron fue ganas, entrega e intensidad, pero no táctica, que es lo que aplica Torres.

Empieza el segundo tiempo y Nacional entiende que debe cambiar y hace una variante, Rifle por Duque y el panorama es otro. Aunque pasaba el minuto 48 y de nuevo, una transición y Rangel llega y Mier la salva bajo la misma fórmula y Kevin en la suya, Salvando la noche, el partido y al equipo.

Luego de esta jugada y ya sabiendo la vaina, Nacional no volvió a darle esa oportunidad de desarrollar su fuerte y la opciones de ellos no aparecieron mas. Tolima saliendo a jugar no es peligroso, juega hacia atrás, no genera peligrosidad, su tenencia era para cuidar el empate y acechar.

Pero viene el gol de media cancha y eso desbarató la estrategia de Torres y del Nano. Al tener la necesidad, es jugar totalmente contrario a su orden.

Cosa que fue muy notoria, no hubo mas riesgo para Nacional, una de Caicedo pero nada mas. Sumándole que los que se lesionaron aportaron a esto, beneficiando al Verde, que este último, ya se pudo afianzar en su juego.

La ironía viene que el tercer gol se consigue de una transición. Ellos afanando en la reposición intentando el empate, viene el centro, la toma el portero, lo retiene Caicedo, quedo debiendo esa amarilla, tres toques, queda frente al portero y gol. La de ellos, la típica y clásica, la de su misma estirpe. Ya en ese punto, pues se cocinó todo y ventaja de dos goles.

Lo que viene en Ibagué es que ellos van en el menor tiempo nivelar la diferencia. En esos 15 a 20 minutos es revertir para que la necesidad no la tengan y volver a esperar y acechar. Y este es el punto que tiene explotar Nacional, la ventaja no está en los goles sino en no quitarles la necesidad.

P.S. El Gol de Candelo merece la estrella. La entrega de S. Gómez merece el campeonato. Y la humildad de Herrera merece ser por ella el técnico.
Saúl Restrepo

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top