Capsulas de Carreño

Nacional tumbó a las Águilas con tres caucherazos

RIONEGRO. Que lo de Nacional frente a las Águilas en su «nido» no sea flor de un día, que se siga en esa tónica. Foto @Dimayor.com.

==

Por Jorge Iván Londoño Maya.
Columnista Cápsulas.

 

La expectativa para este partido entre Águilas y Nacional era mayúscula. Por un lado el momento álgido que vivía el verde en todo sentido, gracias a la paupérrima presentación ante el Once Caldas, no solo de los jugadores sino del cuerpo técnico, y por el otro lado al enfrentar al equipo que en los últimos torneos ha sacado las mejores calificaciones del salón, pero sin fortuna en los exámenes finales.

 

Nacional que jugó de local, tuvo el aliento de sus hinchas apostados en las dos únicas tribunas del Alberto Grisales, la occidental y la oriental,  más los sentados en el morro vecino. Águilas tuvo la compañía de su única barra “los cincuenta de Joselito”, que esta vez hasta derrocharon platica en bengalas.

 

En los actos protocolarios sobresalió la seriedad del nuevo portero Rojas, que demostró tener un muy buen saque, falencia escriturada por Castillo, seguro en los balones aéreos y en las tiradas al piso para alargar segundos. Habrá que verlo en mayores exigencias, porque Águilas fue un polluelo en llegadas al arco con peligro, en todo el partido solamente un cabezazo que devolvió el horizontal, y pare de contar.

 

En los primeros quince minutos Nacional mostró un juego solidario, fluido, de presión arriba y en la mitad, de recuperación de balones; mejor dicho, jugó como nunca antes lo había hecho en un primer tiempo. Este despliegue “conspiró” para que el verde se fuera en ventaja con goles de Ocampo y Mejía, goles en los que el portero Contreras no pudo hacer gala de sus conocidas estiradas.  

 

De este buen comienzo hay que resaltar a Ocampo, uno de los mejores del partido, ahora si ubicado en donde debe ser, como puntero derecho, posición que así llamábamos en aquella época cuando íbamos a popular, con visera y paleta de limón. Este Ocampo con sus jugadas al estilo massé en el billar, nos hace recordar a Leonidas Hurtado. Mantilla se metió en el juego y mostró cosas interesantes. Ramirez ahí, esperando el momento propicio.

 

Ese medio campo con Robert Mejía, Carlos Sierra y Cano, mostró prestancia y solvencia.  La defensa sigue siendo objeto de reparos, así se haya comportado a la altura cuando Nacional se quedó con diez a quince minutos del final del primer tiempo, gracias a la irresponsable caricia que Castro le da a un contrario en un forcejeo, y que le valió la segunda amarilla. Y ahora que hablamos de amarillas, el que mereció la Roja directa fue Quiñonez, por levantada tipo retroescavadora a Mantilla, jugada que debió ser advertida al juez por el VAR. 

 

Para el segundo tiempo Nacional se defendió por tierra, mar y aire. El técnico Bodmer mueve sus fichas, entre ellas Edwin  Torres, que a diferencia del partido anterior, en el que salió con los guayos igual de relucientes tal como los entró, mostró que sabe y que le pega bien al balón; como ese cobro de tiro libre que capitaliza Aguirre para marcar el tercero y definitivo, y que sirvió para resarcir el penal cometido en el partido anterior. 

 

Lo ocurrido en este partido, el magnífico trabajo hecho por los jugadores y por el técnico, nos demuestran que si tenemos conque, y que con voluntad, ganas, entrega y amor por la institución se puede cambiar esa pésima imagen del partido anterior y del jugado ante el América. Que esto no sea flor de un día, que se siga en esa tónica para ir consolidando un patrón de juego que garantice resultados positivos. Así es el fútbol, lo que ayer fue negro hoy es verde reluciente. 

“Quizás primero debes conocer la oscuridad, para poder apreciar la luz”. Madeleine L´Engle. 

Compartir:

4 comentarios

  1. Gilberto Maldonado Bonilla

    7 febrero, 2024 at 7:52 pm

    UN ENSAYO?

    Ojalá que la aparición de Ocampo como delantero vaya más allá de un ensayo. ¿Es esa su posición natural? Como defensor siempre me ha parecido limitado; y por ello, se ve avocado al uso excesivo de la fuerza.

    Especulando un poco, con Ocampo como delantero se le va viendo cuerpo al sector ofensivo de Atlético Nacional. Con Mantilla por el otro extremo de la cancha se podría practicar constantemente el fútbol exterior tan necesario en esta era de sistemas defensivos cerrados a ultranza.

    También se vería la real dimensión de los centro-delanteros de Atlético Nacional. Y para ésto, también, es necesaria la presencia de un verdadero creativo. Nominalmente está pero no ha sido utilizado por el cuerpo técnico.

    Por otro lado, no tiene lógica la sub-utilización de los jugadores foráneos en aras de la vigencia de los llamados canteranos. Se debe invertir la pirámide. La participación de los jugadores juveniles se debería dar en el marco de la meritocracia.

    Claro que hay que hacer notar que este no es un asunto del cuerpo técnico. Obedece a un plan anti-ético originado en el sector directivo.

    Gilberto Maldonado Bonilla.

    Hincha de Atlético Nacional
    Medellín

  2. Saùl Restrepo

    5 febrero, 2024 at 7:02 pm

    Lo impredecible de Nacional.

    La victoria ante Águilas, indudablemente es un bálsamo para la situación que vive el equipo y un aire para el DT, que le sirve para alargar su estancia.

    Hay que reconocer que el conjunto se comportó mejor en este último partido, se notó con esta nómina y planteamiento mucho mas compacto y fuerte, se supo recomponer luego de la expulsión y además, hacen el tercer gol cuando mas atacaba el rival, lo cual determinó desde allí el resultado final.

    Ahora, este comportamiento ya es el patrón que los caracteriza: Juegan muy regular, luego pierden vergonzosamente, para después volver a ganar y todo lo malo queda olvidado, y enseguida repetir el ciclo. Llevamos así varios años, los mismos que se añora ese equipo que ganó y era muy competitivo.

    Debo decir también que sentarse a ver un partido del Verde sirve para desahogarse de las frustraciones cotidianas, lo digo por las groserías proferidas a los árbitros que le designan a Nacional, ejemplo ayer, era expulsión esa falta en contra de Ocampo y ni VAR ni nada, lo mismo pasó en Cali, eso sin contar que ante la duda, les pitan siempre en contra.

    Entonces esto es un; «el niño que llora y la mamá que lo pellizca» y aun así ganan. ¿Cómo sería donde jugaran a lo que o como deberían hacerlo?

    Los partidos siguientes Nacional, ojalá, se salga de ese molde, contra Patriotas y mas contra Millos, que se pondrán a prueba mas explícitamente.
    Saúl Restrepo

    Hincha de Nacional
    Bogotá

  3. Victo Hernan Restrepo Tapias.

    5 febrero, 2024 at 3:41 pm

    Por comentario de Jorge Iván Londoño
    Mi apreciado y admirado Jorge Iván, estamos en la misma cuerda de la expectativa con este Nacional; como lo cantaba Julio Iglesias: un día si, un día no.

    Por lo menos este señor Bodmer es menos terco y se nota que cambia, intenta mejorar, pueda ser que no le impongan los jugadores de la dueña, es ahí cuando el asunto se descarrila.

    No quiero ver esto como el «cascabelito» para el gato (la hinchada)o el bomboncito para el bebé y calmar el berrinche; espero y anhelo que sea el despertar del equipo, aunque la verdad muy pobre el Águilas de ayer, apenas un gavilancito.

    Me gustó el portero, se ve serio, bueno en los saques es una buena opción para el contragolpe y definitivamente el «muchachito lateral derecho debe de jugar es de delantero por la derecha o carrilero, sin compromiso serio en marca, por fin encontró puesto.

    Veo serio y bien puestos algunos jugadores, otros ahí «trotoncitos» en la cancha y con todo y eso les dio para marcar tres goles.

    Estos se rubrica es ganándole a los grandes, y haciendo una buena Libertadores, para medio creerle al primiparo técnico y sentir verdaderamente que no es un títere de la dueña, quien es la que pone y alinea sus jugadores, los demás figuras ilustrativas.
    Víctor Hernán Restrepo Tapias

    Hincha de Nacional
    Cali.

  4. Roberto Usme Motta

    5 febrero, 2024 at 9:09 am

    Por comentario de Jorge Iván Londoño
    Sr,Londoño, mis respetos. El gol de «camerino» dio alivio al DT de Nal y tristeza para Bolillo que ya empezó a sufrir con sus Águilas en el torneo. Nal se vio más sólido y no sufrió para ganar el partido. Que no sea flor de un día.
    Roberto Usme Motta

    Hincha de DIM
    Envigado

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *