Capsulas de Carreño

Nacional vive del recuerdo.. 1981, título de primíparos

Nacional 1981. Arriba: Lorenzo Carrabs (uruguayo), Luis Fernando Lòpez, Héctor Dragonetti (argentino),  César Cueto, Guillermo La Rosa (peruanos). Hincados: Carlos Maya, Pedro Sarmiento, Norberto Peluffo, Víctor Luna, Gabriel Jaime Gómez, Hernán Darío Herrera. Tomado del blog historias coperas.

*La camiseta de Atlético Nacional de la temporada 2021 rinde homenaje al título de 1981, año en el que el llamado “Kínder de Zubeldía” sacó su casta y venció en la gran final al encopetado América de Cali, que orientaba Gabriel Ochoa Urbe. Reseña histórica de esta hazaña deportiva. 

Por Roosevelt Castro B.
Director Historias a la Redonda

 

1981 fue un año convulsionado para el mundo, especialmente para Colombia. Las crisis sociales, políticas y económicas contrastaban con las noticias light en el planeta tierra.

Los tres grupos alzados en armas destruían el país, en un mandato pusilánime del gobierno de turno en cabeza de Julio César Turbay Ayala. El M-19, las Farc y el ELN desangraban y destrozaban la paz de los colombianos con tomas guerrilleras, especialmente al sur del país.

Los ojos del mundo miraban, con asombro, los atentados que padecían el Papa Juan Pablo II y el presidente norteamericano Ronald Reagan.

Igualmente, al matrimonio por conveniencia de Diana Spencer, más conocida como Lady Di, y el príncipe Carlos de Inglaterra, era la comidilla de las noticias farandulescas de los diarios londinenses.

En los albores de 1981, Colombia futbolera despertaba con la resaca del título del Atlético Junior en el fútbol rentado cafetero.  Los dirigidos por José “El Puchero” Varacka conseguían su segunda estrella y Deportivo Cali lo secundó, para asistir a la versión 22 de la Copa Libertadores de América.  Barranquilla siguió de fiesta con su carnaval.

De igual forma, la selección Tricolor buscaba un tiquete para asistir al Mundial de Fútbol, que realizaría España. Los dirigidos por Carlos Salvador Bilardo no pudieron ganarse el tiquete a la cita orbital, puesto que Perú, con grandes actuaciones ante Uruguay y nuestro seleccionado, lograron el pasaporte.

Así mismo, el delantero colombiano al servicio del Deportivo Cali, Willington Ortiz Palacio hacía historia. El ágil convertía uno de los grandes goles, ante el arquero Ubaldo Matildo Fillol. Era el 18 de junio. Ortiz Palacio acometió una cabalgada de casi 50 metros en territorio riverplatense. Eludió a Tarantini y a Pasarella, e hizo ver mal al portero mundialista, pues lo gambeteó y le marcó un gol que aún está en la memoria de los hinchas del Cali. Y ya le había hecho uno igual en el Pascual Guerrero. El equipo azucarero profanó en templo futbolístico de los argentinos venciéndolos 2-1.

Los verdes y su kínder

El fútbol local no contaba con las figuras representativas y tuvo que apelar a sus canteranos. Ante la ausencia de los colombianos Hernán Darío Herrera y Pedro Sarmiento y los peruanos César Cueto y Guillermo La Rossa en sus respectivas selecciones, Atlético Nacional tuvo que echar mano de sus Divisiones Inferiores.

De esta manera, el timonel verdolaga, Oswaldo Juan Zubeldía, afrontó su sexta y última temporada en el banquillo con un equipo de puros jóvenes, que tomó el apelativo de “El Kínder de Zubeldia”.

Carlos Ricaurte, Pedro Juan Ibargüen, Norberto Peluffo, Gabriel Jaime “Barrabas” Gómez, Víctor Luna, Luis Fernando Suárez, Polo Mondragón, entre otros, llegaron para suplir con decoro a los ya consagrados en el Cuadro Verde de Antioquia.

La temporada del campeonato 33 del Fútbol Rentado Colombiano, la inició Atlético Nacional con una derrota ante Spartak 2-0, en un triangular amistoso organizado en Medellín.

Rueda la ilusión verde de la cuarta estrella 

El 22 de febrero rodó el balón en el Atanasio Girardot, con la ilusión verde de conquistar su cuarta estrella. Con un empate a un gol contra Unión Magdalena se selló el primer encuentro futbolero del calendario oficial. El gol de César Cueto, de penal, dejó un sinsabor en los pocos hinchas verdolagas que asistieron a la tarde dominical futbolera, no obstante, abrió la senda goleadora del peruano, quien se convertiría en el máximo rompe-redes de su equipo con 17 goles, en esa temporada.

A este punto conseguido con el Cuadro Bananero se le sumarían 34 puntos más, para ubicarse en el tercer puesto del Torneo Apertura, detrás de América y Millonarios.

Con el “Cuadro Embajador” tuvo que dirimir el segundo puesto, ya que quedaron empatados con igual número de puntos.  El triunfo de Nacional 1-0 como local no le sirvió, pues cayó derrotado 3-1 en Bogotá, ubicando a los capitalinos en la segunda casilla.


El Kínder ilusionó

El Finalización, versión 1981, se inició el 6 de agosto. Curiosamente enfrentó al mismo rival del primer partido en el Apertura. Unión Magdalena esta vez sucumbió en el Atanasio Girardot 4-1, con goles de Peluffo, Suárez, Ibargüen y Ricaurte.  Luego venció al América 0-1 como visitante, con gol de Víctor Luna y terminó su campaña también en Cali, enfrentando al cuadro azucarero, en el que salió derrotado 2-0, pero que no ensombrecería la gran campaña de muchos “muchachitos” envalentonados y con ansias de gloria deportiva.

En el Finalización obtuvo el cuarto lugar con 21 puntos, pero se clasificó a las cuadrangulares semifinales.

El primíparo Norberto Peluffo fue el que más encuentros disputó. Fueron 49 los partidos jugados por el volante santandereano en esa temporada.


…y la cuarta estrella se acercaba

En el cuadrangular B semifinal enfrentó al Tolima, al Cali y al Quindío, en el que quedó en el segundo puesto con 7 puntos, producto de dos victorias, tres empates y una derrota.

Así clasificó al cuadrangular final, donde le correspondió enfrentar a Deportes Tolima, América y Junior.

Un empate en el Pascual Guerrero con el América 0-0, abrió la jornada de las finales del retando colombiano. Luego dos victorias de los pelaos en Medellín contra Junior 1-0 y contra Tolima 2-1 confirmarían el favoritismo de los dirigidos por Zubeldía.

Pero, ya de visitantes, los verdes perdieron contra Tolima, en Bogotá, 4-2. Los pijaos jugaron en El Campin ya que una de las tribunas del vetusto estadio San Bonifacio de Ibagué se había caído días antes del importante juego.

Luego, un lánguido empate en Barranquilla 1-1, en el estado Romelio Martínez.  El gol del chocoano Ibargüen rescató un punto importante que puso a soñar a los antioqueños.

En el último encuentro, Nacional definía el título frente al América. Con un Atanasio Girardot a reventar y con una fiesta previa en la pista atlética, los verdes querían quedarse con el anhelado campeonato.

A Nacional solo le servía ganar.  Un gol del delantero Pedro Juan Ibargüen abrió la ilusión verdolaga en la pugna por el título.

Transcurría el minuto 27 del primer tiempo. César Cueto cobró un saque de esquina desde el sector suroriental. Falcione, portero americano, se quedó a mitad del camino y con un soberbio cabezazo del chocoano, nacido en Andagoya el 16 de abril de 1958, puso a ganar a los dirigidos por el argentino Zubeldía Chidichino. El Coloso de la 74 era una voz. Gol del título.

Y como para poner la cereza en el pastel, un penal pitado por Efraín Otálora a favor de Nacional en los últimos minutos, hizo que el América, orientado por Gabriel Ochoa Uribe, se retirara del terreno de juego del Atanasio Girardot   antes de terminar el partido, dando como campeón al conjunto Verde.

Esto no empañó el ágape verde, que escasos veinticinco días después, más exactamente un 17 de enero de 1982, perdería a su gran mentor Oswaldo Juan Zubeldía a causa de un infarto, cuando se disponía a sellar un boleto de apuestas hípicas, su otra pasión.  Así el profesor cumplió su promesa de dejar campeón a Nacional y su corazón en tierras antioqueñas.

Aún así, el balón, como el planeta tierra, siguió girando y al mismo tiempo rodando sin tiempo para detenerse, en un año bañado de sangre por las tomas guerrilleras, por atentados a presidentes y al papa e igualmente con aspiraciones mundialistas a España 1982 de nuestra tricolor, orientada por el argentino Carlos Salvador Bilardo, que no se dieron.

Compartir:

5 comentarios

  1. luis fernando ochoa gongora

    31 mayo, 2021 at 9:35 am

    NO LLORAR SOBRE LA LECHE DERRAMADA
    Lo pasado ya pasó, hay que mirar al frente y norte, desde hace muchos días se había informado que técnicos extranjeros para el Nacional no era conveniente por cultura, salarios y sobre todo por el querer al equipo (Hincha); pero por muchos motivos fueron traídos y ya ven los resultados.
    No me explico motivo principal para que no haya sido contratado (LEONEL ALVAREZ).
    El es la persona idónea para que a partir de la fecha tome las riendas del equipo glorioso venido a menos.
    Luis Fernando Ochoa Góngora, Medellín, hincha de Nacional de mi alma

  2. Jorge Iván Londoño M

    29 mayo, 2021 at 12:17 pm

    POR EL NACIONAL 1981

    De maravilla el recuerdo que nos presenta el señor Castro, y que coincidencia porque ayer precisamente, me encontré con Pedro Sarmiento en un restaurante, y claro, me le arrimé a saludarlo y a felicitarlo por su carrera, tanto como jugador y como técnico. Recordar al gran maestro Zubeldía y todo lo que hizo por Nacional, será bálsamo en este momento tan difícil de entender y de digerir, del cual solo alegran los de Alcohólicos Anónimos, porque Nacional ajustó 4 años sin levantar una copa.
    Jorge Iván Londoño M., columnista Cápsulas

  3. Juan Manuel Uribe

    29 mayo, 2021 at 8:01 am

    FOTO DE NACIONAL 1981

    La foto de este artículo de Roosevelt Castro fue el 13 de diciembre del 81 en El Campín, sede ocasional del Tolima por el accidente fatal de una tribuna del Murillo Toro días antes. En muy buen partido de ambos Tolima ganó 4-2 con categoría. Víctor Luna salió de chaqueta por el frío que tenía como fue su fútbol esa tarde. Sí, jugó muy mal. Nacional fue superado por el gran accionar del Deportes Tolima: es decir, ganó el equipo que dirigía Pedro Nel Ospina por virtudes propias. Atlético Nacional no tuvo en el año 81 un rival que lo superara como lo hizo el Tolima esa tarde.
    Juan Manuel Uribe, columnista Cápsulas

    • Roosevelt Castro Bohórquez

      29 mayo, 2021 at 10:25 pm

      *POR COMPLEMENTO DE NOTA NACIONAL 1981
      Buenas noches. Gracias Juan Manuel por completar y ampliar la crónica. Excelente aporte. Mi Dios te bendiga. Saludos.
      Roosevelt Castro Bohórquez, socio Acord Antioquia

  4. Juan gutierrez

    28 mayo, 2021 at 8:45 pm

    LAS CRÓNICAS DE ANTAÑO
    Y saber que ahora, a los 23 o 24 hay que llevarlos poco a poco para que no se quemen. Y más aun, los de antes sin los recursos, la asistencia, la psicología y tantas arandelas tecnológicas. Los de ahora, sin hambre aunque con las necesidades de siempre porque en este negocio llegan y van a llegar los de abajo; los de arriba se cuentan en los dedos de la mano. Ah .. claro, soy de la vieja guardia, que por los avatares de la existencia, en vías de extinción…y en este siglo XXI desapareceremos. Afortunadamente quedan las crónicas de antaño de el polaco convertidas con los días que pasan, en los mejores obituarios. que ya habrá tiempo de desempolvarlas.
    Juan Gutiérrez, Chicago

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top