Capsulas de Carreño

Nada cambia en el Verde, un técnico no es un mago.

MEDELLÍN. El técnico Repetto que no es mago, si no tiene la materia prima para al menos intentar, solo le queda asumir la más factible eliminación de Atlético Nacional que no pudo de local con el Atlético Bucaramanga. Foto @Dimayor.com.

===

Por Jorge Alberto Cadavid.
Columnista Cápsulas.

Las tribunas de Sur y Norte reflejan con su soledad, los escombros que hoy deja el nombre de Nacional.

En las afueras del estadio, otro parte del publico manifiesta su inconformidad, con actividad de la policía.

En la cancha y ante un contendor cicatero, sin ambición, Nacional muestra su patética situación, no tiene fútbol, porque no tiene nómina.

No tiene nómina porque la administración así lo implementó, prefirió perder su jerarquía y cambiarlo por la mediocridad.

Su nuevo técnico puso en la cancha lo poco que tiene, incluyó dentro de la nómina a su paisano Álvarez, uno de los últimos fracasos de ‘ Palillo Escobar » que se aferra a su puesto, igual que Navarro y Romero, sus cómplices.

La varita mágica no funcionó, ningún cambio como era lo lógico que sucediera, se vio en el campo.

Volvimos a ver un fútbol lento y sin talento, sin actitud y sobre todo con total ineficacia, ante Bucaramanga opciones hubo, pero quien definiera no estuvo.

En la complementaria cambios, entre ellos Perea, dos desbordes e igual que los otros, nada de nada.

Cinco partidos sin GOL, explican con claridad porque sus jugadores son del montón, ni un líder, ni un talentoso, los que había, Aguirre o Mejía se contagiaron y van en barrena.

No hay quien saque el equipo desde su propio campo, quien elabore, quien construya, quien amplíe la cancha, quien anote, al fin no hay equipo.

Después del 0 a 0 ante los Búcaros, a Repetto que no es mago y mucho menos si no tiene la materia prima para al menos intentar, solo le queda asumir la más factible eliminación, y preparar exigiendo una columna vertebral con verdaderos jugadores, para salir de las cenizas el siguiente semestre. Hoy el daño ya está hecho.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *