Capsulas de Carreño

Nal: dos cucharadas y mano a la presa. Por Jorge Iván Londoño M.

MEDELLÍN. Bryan Rovira a la caza de John Arias. Nacional tuvo solamente dos llegadas al arco y en ambas anotó.

Por Jorge Iván Londoño M.

 

 

*“Dejo a Nacional Arriba y me voy”. Casi un mes después, el 17 de enero de 1982, fallecía inesperadamente Osvaldo Zubeldía.

 

Este regreso a las aulas del fútbol estuvo lleno de situaciones de todo orden. Lo primero conmemorar el aniversario 39 del fallecimiento del inolvidable  Osvaldo Zubeldía, conmemoración que pasó en silencio porque no hubo minuto.

 

La segunda fue la presentación en sociedad de la hermosa e histórica camiseta que usará el equipo en los años setentas, lo que nos llevó a sentirnos como en la casa. Punto de oro para los directivos.

 

En lo concerniente al equipo pensábamos ver el debut de los “primíparos”, pero el profesor Guimaráes, con su clásica chaqueta, guardó algunos para el final  del partido. Lo único diferente y sorpresivo, fue la defensa, compuesta por tres jugadores hechos en casa, más el conocido Nicolás Hernández, quien al igual que Neyder Moreno, “debutante” desde el vamos, Osorio los volviera hijos pródigos.

 

Al minuto siete, el de la suerte, llega la primera opción de gol para los leones rojos, al decretar el juez un penalti por falta de Palacios, falta que a esta hora, al menos yo, no he podido clarificar. Cobra Rangel y se luce Quintana tapando el disparo, el balón queda a boca de jarro para un segundo remate, pero Mosquera en una acción relámpago salva la situación despejando el balón a un costado.

 

Santa Fe mucho más estructurado, situación obvia por la continuidad del sistema de juego; en el verde, en cambio, se notaba el cambio de técnico y su nueva idea de juego.

 

En el minuto 34 llega la extraordinaria jugada del partido. Baldomero se inventa una gambeta a lo Pelé para sacarse tres jugadores, pase a Andrade (estrenando rayitos, ni de fundas chispitas mariposa)  éste para Moreno, Moreno la devuelve a Andrade quien avanza, y antes de entrar al área le  filtra un pase milimétrico a Moreno, quien llega perfilado y marca un señor gol, gol que se celebró con lágrimas, (no era para menos) como ya dijimos, de hijo pródigo.

 

La propuesta de juego mejora para Nacional en el segundo tiempo, pero sigue siendo Santa Fe el de las opciones de gol, muy bien sorteadas por Quintana, quien se erige como el jugador del partido. Al minuto 60 Vladimir (con motilado y teñido renovado) se inventa otra jugada de crack que finaliza con un toque a lo Messi para el segundo del partido. En resumen, Nacional tuvo solamente dos llegadas al arco y en ambas anotó; como dice el dicho: dos cucharadas y mano a la presa.

 

Durante el segundo tiempo ingresa parte de la avanzada,  Banguero, Chacón y Álvez, más el Candelo de siempre, poco tiempo para ver en forma su accionar, pero como dice el villancico, “ya vendrá” “ya vendrá”. En los últimos cinco minutos Quintana en una  y el poste en otra,  evitaron el gol de la honrilla.

 

El triunfo sirve de sombrilla para darle sombra a un accionar que debe ser superior, lo que se logrará con la puesta en escena de los “chachos” y el perfeccionar de la estrategia del profe.

 

Evocación. Zubeldía logró el cuarto título para Nacional el 20 de diciembre de 1981, y en ese momento dijo: “Dejo a Nacional Arriba y me voy”. Casi un mes después, el 17 de enero de 1982, fallecía inesperadamente.

Compartir:

Un comentario

  1. Juanfer

    18 enero, 2021 at 1:42 pm

    Nal: dos cucharadas y mano a la presa.
    (j.i.l.) https://capsulas.com.co/nal-dos-cucharadas-y-mano-a-la-presa/ BUEN COMENTARIO @jilomaya Resumiendo Nacional dio PASTO.
    Juanfer, Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top