Capsulas de Carreño

Néstor Lorenzo, el elegido.

 

Por Javier Castell López, El Heraldo.

 

 

 

*Su técnico adjunto será Amaranto Perea.  Que empiecen a trabajar y la Selección hablará por ellos en la cancha.

===

 

Cuatro años después la Federación Colombiana de Fútbol parece reconocer que fue un error no darle continuidad al modelo Pékerman, al hacer oficial el nombramiento de Néstor Lorenzo como nuevo conductor de la Selección Colombia, el que fue el asistente durante todo el periplo exitoso que incluyó dos mundiales y un quinto lugar en Brasil 2014.

Ahora tendrá el báculo. Y, tal vez, no fue una impericia de la dirigencia, sino que Lorenzo decidió su salida como un gesto solidario con su jefe. Pero al margen del por qué antes no y ahora sí, Lorenzo, al no ser un exitoso técnico, de una reconocida trayectoria como líder y que apenas el Melgar de Perú, actualmente, aparece en su hoja de vida como el primer equipo bajo su conducción, no recibe el beneplácito generalizado.

Seguramente había otros nombres con más méritos, que han sido por muchos años técnicos en propiedad, liderando proyectos exitosos, incluidos Torres y Gamero de los que dirigen en la liga colombiana. A su favor cuenta con el conocimiento que tiene del ambiente, del entorno, de las reacciones de dirigentes y futbolistas colombianos. Sabe cómo son las eliminatorias, de la exigencia de estas, de su compleja logística. Parece también contar con el reconocimiento al interior de que él era el que llevaba al campo, al entrenamiento, las ideas tácticas de Pékerman.

Este estratega, él, operativo. Esta vez no contará con jugadores de la categoría de Yepes, Macnelly, Teófilo, James, Cuadrado, Falcao, sino que tendrá que armonizar y volver altamente competitivos y ganadores a un grupo de futbolistas que están empezando a escribir su historia en la Selección. Tendrá un cupo y medio más para clasificar.

Lorenzo ya no será el que sugería, ahora será él quien tome las decisiones. Con todo lo que implica ser el dueño de la última palabra. Cómo acompañar sabiamente al que ordena es distinto a ordenar. Enviar algunos mensajes posteriores, de refuerzo de las directrices del jefe no es lo mismo que pararse al frente de los jugadores y convencer con sus propias palabras y gestos corporales al socializar directamente cómo se va a jugar.

Su relación con los suplentes será diferente: antes era otro quien les daba esa asignación, ahora será él. ¿Cómo juegan los equipos de Lorenzo? Bueno, no lo sabemos porque no se tienen referencias, no hay equipos dirigidos por él (salvo Melgar) que nos ayuden a configurar su estilo futbolístico. Tampoco su modelo de liderazgo.

La Federación ha confiado en él convencida de que podrá extender el legado Pékerman. Le apuestan a alguien que como cabeza de grupo sus antecedentes están en el futuro. Su técnico adjunto será Amaranto Perea, joven entrenador que siempre fue modelo de disciplina y entrega en la Selección, ejemplo que puede ayudar a una conexión futbolística y emocional con el grupo. Que empiecen a trabajar y la Selección hablará por ellos en la cancha.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top