Capsulas de Carreño

Ni el uno ni el otro.

 

Por Gilberto Maldonado Bonilla.

 

*¿Cuestión de afinidades? Siempre se ha dicho que la moral es de doble fondo.

 

Este debate propiciado por la convocatoria de la selección nacional de fútbol por la fase clasificatoria al mundial de Qatar es, en esencia, cuestión de gustos. Al menos para nosotros, los simples aficionados.

Para el cuerpo técnico, comandado por Reinaldo Rueda, además de ser cuestión de gustos, es también cuestión de principios; sobre todo en lo que respecta a James Rodriguez.

De ceder ante los empresarios de los empresarios, los periodistas deportivos, el cuerpo técnico estaría hipotecando el principio de autoridad, teniendo en cuenta los antecedentes de camerino además de un dudoso presente futbolístico.

Rodríguez y Falcao García coinciden en el opaco presente deportivo. Entonces, ni el uno ni el otro. No ameritan convocatoria de urgencia; lo demuestra el desempeño futbolístico en la pasada copa américa, donde su pudo llegar más lejos de no mediar la mentalidad conformista.

Dos errores, en mi crasa ignorancia futbolística, ha cometido el señor Reinaldo Rueda en su regreso a la dirección técnica de la selección nacional. Errores que tienen un factor común: la emotividad, antes que la racionalidad.

En primera convocatoria, la de la copa américa, convocó a James Rodríguez para en cuestión de horas bajarlo del bus. La razón lógica: su gris presente deportivo. En lo Falcao García la misma incertidumbre.

Y lo que hizo el señor Rueda fue revivir la imagen del padre que pone a un hijo por encima del otro. Entonces el lugar común será porque el uno y el otro no.

Y a propósito y a manera de moción de equilibrio: Siempre se nos ha pedido a quienes escribimos en este medio a nivel de columnistas o simple opinión dejar de lado alusiones de carácter político. Que pena, pero algunos sacan a relucir, sin amonestación alguna por parte del editor, sus inquietudes y afinidades políticas. ¿Es necesario al desaprobar la convocatoria de Falcao sacar a relucir sus inquietudes y acciones de carácter político?

¿Cuestión de afinidades? Siempre se ha dicho que la moral es de doble fondo.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *