Capsulas de Carreño

No existe equipo que gane todos los partidos (Diego Velásquez)

Diego Ramírez
Por Diego Velásquez

*La oportunidad está en nuestras manos, con humildad y respeto creo que vamos por el gran objetivo.
Después de vivir una inolvidable jornada con tantas sensaciones y departiendo en forma tan cercana al equipo, mi pensamiento lo expreso ya pasada la emoción y con la mayor objetividad posible.

Queda el sinsabor del triunfo que se escapó pero aparte de eso vi un equipo sólido, manejando los tiempos, maniatando al equipo ecuatoriano, el empate lo considero un buen resultado pues nadie más lo ha hecho en ese estadio.

Tenemos un equipo serio, concentrado en el objetivo maduro, en la actitud. En el hotel todos en su espacio, nadie andando por pasillos, metidos en el objetivo, estamos más cerca que nunca, es una final y a eso nadie llega por azar.
No existe el equipo que gane todos los partidos, Somos otra vez un grande del continente pero acá no hay equipos tan superiores que tengan que arrasar al rival incluidos nosotros, estamos llegando al último partido mejor que en cualquier final que hayamos jugado antes.

El profe Rueda manifestaba en el desayuno que su preocupación era aguantar esos últimos 15 minutos a equipos tan físicos que te ahogan a 2.800 mts de altura. Él lo vivió a favor con la selección de Ecuador donde Quito fue su aliado como mejor local de la eliminatoria. Ese equipo a todos les ha anotado en los últimos minutos.

Jugar sin el capo se sintió a pesar de que Arias cumplió. Sin meterme en temas técnicos que no me corresponden, me preocupa tener jugadores como Blanco. Si una debilidad del fútbol colombiano es la pelota parada en defensa, una forma de contrarrestar eso es evitar esas infracciones, pero ese muchacho es atropellado y mal tiempista, hace mucha falta, no sabe quitar un balón sin pegar.

Lo demás es que Quito era una fiesta verdolaga. Vivir la pasión por fuera es distinto, se siente desde el viaje y eso es indescriptible. Soy optimista no triunfalista, estamos más cerca que nunca, sólo queda apoyar a muerte.
La oportunidad está en nuestras manos, con humildad y respeto creo que vamos por el gran objetivo.

Compartir:

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top