Capsulas de Carreño

No pudieron los suplentes del DIM. Por María Victoria Zapata B.

Por María Victoria Zapata B.

*Solo nos queda esperar que los titulares cumplan con decoro en  estos difíciles compromisos de Copa y Liga.

Y en un partido desastroso de principio a fin, cayeron ante el Envigado Fútbol Club, en el  Parque Estadio, en la fecha de cierre de la fase clasificatoria en Liga I del  presente año.

En el fútbol, reza el dicho que suplente es suplente  y  esta tarde si que lo demostró la nómina roja que asumió el compromiso de la última fecha que, a  excepción de Germán Cano y Leonardo Castro, saltó al gramado del Polideportivo Sur con una escuadra conformada por juveniles y veteranos  carentes de ritmo, nivel y condiciones.

Y también confirmó, por enésima vez,  que su nómina es excesivamente reducida. Porque, la verdad, poquísimos  de los jugadores que  enfrentaron al cuadro naranja   merecen  estar siquiera en el banco de suplentes.

A pesar del módulo 4-3-3 con el que se  intentó  jugar ante Envigado, lo que mostró el Medellín  fue una “montonera” de la que nunca se supo a que jugó, pues el equipo se  sin planteamiento alguno, sin ambición, con un fútbol inferior al de una sesión de entrenamiento, medroso, replegado,  mal en zaga, mal en mitad de campo   y con  dos atacantes (Cano y Castro) llevados al sacrificio  extremo por cuenta de una zona medular inexistente, improductiva e incapaz.

Dos goles marcó Envigado y ganó con sobrados méritos un partido en el que no tuvo contendor.

Pero al margen de la  vergonzosa presentación de un DIM sin fútbol, entereza ni amor propio,  varios aspectos quedaron demasiado claros en la fecha de cierre del todos contra todos:

1-    No tenemos  divisiones inferiores ni jugadores para promocionar a la escuadra profesional. A diferencia del Envigado F.C. que brilla por su gestión en dicho campo, la otrora gran cantera roja es historia.

2-    Carecemos de jugadores de relevo y esa fue, justamente, la razón que obligó  a la rotación de una  nómina que el jueves próximo no solo deberá jugar  por Copa Sudamericana su partido de vuelta ante  el paraguayo Sol de América con  la responsabilidad de remontar   el  0-2 del hace un mes en el estadio Luis Alfonso Giagni, de Asunción, sino enfrentar los cuartos de final de Liga Águila tres días después.

3-     La falta de  jugadores que puedan suplir a los titulares en los eventos de lesiones o suspensiones quedó más que demostrada esta tarde y llevó a una polarización de conceptos frente al acierto o yerro en la rotación de la casi totalidad del equipo (nueve jugadores) ante Envigado, a sabiendas de la importancia de los  tres puntos en disputa en materia de reclasificación y/o ubicación en la tabla, de cara a las localías en la fase final del campeonato.

CONCLUSIÓN
Teniendo en cuenta la estrechez  de la nómina Poderosa,  considero que la rotación era necesaria. Puestas en la balanza la suma de tres puntos  y la trascendencia de los dos compromisos que se avecinan, uno de ellos de carácter internacional, esta última la inclinaría a su favor. No podemos arriesgar los pocos, poquísimos  jugadores con los que contamos actualmente. Una expulsión o una lesión  en esta instancia del campeonato serían letales para Independiente Medellín.

Ante el fogoso Envigado F.C. y en partido para el olvido,  volvieron a reprobar los suplentes del DIM. Unos por falta de continuidad, otros por carencia de fundamentación y un tercer grupo por ciclo cumplido en el Equipo del Pueblo.  Solo nos queda esperar que los titulares, entre los cuales también hay jugadores con un rendimiento más que cuestionable,  cumplan con decoro en  estos difíciles compromisos de Copa y Liga.
(María Victoria Zapata B.)

Compartir:

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top