Capsulas de Carreño

No tenemos técnico. #Dios guíe al rojo.

Foto #BarrismoEnPaz. @EnlaceDIM. ¡Gooool de mi Poderoso! Leo Castro, goleador innato.

Por Gustavo Osorio Salazar…

A partir de esta columna he tomado la decisión de no volver a nombrar a este españolete que no es técnico y menos, tiene las charreteras para manejar un equipo de tan rancio abolengo.
Ayer fue la tapa, por los cambios que no parecían hechos por un verdadero estratega, más bien por el terror que infundió en el hincha y la desconfianza me pareció ver la silueta de Alfred Hitchcock dirigiendo una de sus películas top.

Castro jugaba el mejor partido, inspirado con gol y una asistencia perfecta y lo sacó cuando el partido pedía otra cosa. Con la salida de Leo, le quitó el problema al lateral y al técnico de Jaguares que la pasaba mal. Aparte de los horribles cambios, quienes ven los entrenamientos dicen que son recochas y no trabajo serio. Para muestra la defensa, a la que no se le ve ni mejoría ni trabajo. Antes decreció en relación con los primeros partidos. No hay manejo grupal, y ¿El entrenamiento invisible qué?

En el programa de Rafagol cuestioné al sicólogo del equipo porque no veía buen tratamiento en casos puntuales como el de Castro, portento de jugador,  pero sin la convicción  para convencerlo que es un goleador innato, por lo tanto había perdido la confianza para el gol, lo otro mentalizarlo para que no fuera presa de inseguridad ni de ansiedad.

Se ganó que era lo urgente, y eso tiene el equipo clasificado, pero el cómo no le gustó ni a los 13.687, que fuimos al Atanasio y menos a los que lo vieron por la tele. Porque el paladar del hincha es otro, aparte da más pena complicarse ante rivales pobres como los dos últimos rivales. Lo peor es que no me hago muchas ilusiones mientras el técnico sea Lillo tomó II.

El sicólogo le dijo a mi compañero Elkin Lavo que le habían pasado un audio de lo que manifesté en el programa de radio, en relación con que no veía reflejo del trabajo del señor y en vez de aclarar dejó más dudas porque sus palabras fueron: «tengo prohibido por el técnico dar declaraciones» y agregó que los jugadores no le pagaban bolas hablando en buen paisa. Esto me parece insólito que pase en un equipo serio.

Finalizo diciendo que se debe ganar en Bucaramanga este sábado, y ojalá con la autoridad que no se ha tenido en los últimos juegos.
#Dios guíe al rojo.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top