Capsulas de Carreño

Norberto Doroteo Méndez, ídolo de multitudes (j.c.a.)


Por John Cardona Arteaga.

Profesor Universidad de Antioquia.
Expresidente del DIM.

Se escucha decir a menudo sobre algunos deportistas, que son jugadores de clubes y no de selecciones. En verdad, se cuenta en los anales futboleros con elementos de mayor brillo en su selección nacional que en los propios clubes que invirtieron gruesas sumas en sus contratos. En cambio, otros tienen altos desempeños en las ligas, pero grises actuaciones con los combinados de su país. Los ejemplos sobran.

La historia presente en esta crónica la dedicamos a un notable jugador que brindó a los aficionados y a la crítica deportiva su capacidad puesta al servicio de los equipos que integró, con triunfos resonantes institucionales y personales, que la memoria futbolera se ha encargado de reconocer con lujo de detalles.

Nos vamos a referir a Norberto Doroteo Méndez, apodado “Tucho “por su madrina el día de su nacimiento, en memoria a un vecino recientemente fallecido, de apellido Santucho, según declaró Méndez. Vamos a resumir su vida deportiva, la cual está suficientemente desplegada en los diarios, revistas, libros y videos que resaltan sus triunfantes actividades.

Extraído como tantos jugadores de los potreros, pasó su juventud bajo su asombro por Herminio Masantonio, el gran goleador que inspirara con sus actuaciones a los compositores de tango de la época. La música ciudadana no podía estar ausente en la narración de las hazañas de Masantonio en esa relación afectuosa entre club, barrio y seguidores. En tres temas dedicados a Herminio, ya mencionados en estas crónicas, se destacan sus dotes de goleador y su apego al barrio de Parque de los Patricios.

“El pampero de Patricios”. Tango por Vicente Salermo y Carmelo Saponaro.

“El rompedor de Patricios”. Tango por Francisco Laíno.

“El Mortero del Globito”. Tango.  Letra de Francisco García Jiménez y música de Miguel Padula. Grabado por la Orquesta Típica Víctor con la voz de Alberto Gómez.

“Tucho” Méndez, como se le conoció en adelante, había nacido el 5 de enero de 1923, en el cruce de Nueva Pompeya y Parque de los Patricios, razón que lo habilitó para ser un ferviente hincha de Huracán y para soñar en el futuro con la defensa de sus colores, como lo hacían los aguerridos jugadores de su plantilla. Era pues una circunstancia territorial para sentir la premonición de sus futuras actuaciones. Como tantos otros deportistas, tuvo que trabajar en una fábrica de fideos y en un frigorífico para contribuir a la economía familiar.

Cuentan que, en la aproximación a su club favorito, Tucho entró en contacto con sus ídolos, el arquero Juan Estrada, a quien años después pudo anotarle cuando aquél jugaba para Boca, y con Masantonio al que cargó la valija con los utensilios de juego y con quien tuvo la oportunidad de jugar en la delantera del Globito el día de su debut, con solo 18 años, ante Lanús, anotando el soñado gol, mucho antes de la composición del famoso tango “El sueño del pibe”. Aquella tarde del 13 de abril de 1941, Huracán ganó 4-2 con dos goles de Herminio, uno de Emilio Baldonedo y otro de Méndez.

En el Globo se convirtió en símbolo de su hinchada por su talento y habilidad con endiablada gambeta, siempre en busca del gol. Jugó en este Club hasta 1947.

Por tratarse de un deportista de grandes cualidades, fue trasferido a Racing Club en una operación muy comentada que involucró dinero y varios jugadores de la Academia a Huracán y otros tantos de éste a Racing.

Con su llegada a la Academia en 1948, se convierte en el artífice de los futuros éxitos de este equipo. En efecto, después de puntear el campeonato de 1948, Racing no pudo coronar su logro máximo debido a la huelga de jugadores argentinos que los obligó a competir con elementos de sus divisiones menores.  Pero en adelante, la Academia, que no había logrado ninguna estrella en la era profesional, se convirtió en tricampeón del fútbol argentino en 1949,1950 y 1951, bajo la conducción de Guillermo Stábile, quien había dirigido a Tucho en los triunfos logrados por la Selección de Argentina en 1945,1946 y 1947, siendo jugador de Huracán.

Su campaña en Racing Club terminó en 1954, jugó posteriormente dos años en Tigre y regresó a Huracán donde se retiró de la actividad.

En su paso por la selección de Argentina fue convocado entre 1945 y 1952, con los ya reseñados campeonatos logrados en 1945,1946 y 1947, integrando combinados, en compañía de figuras de relieve mundial como De la Mata, Pedernera, Labruna, Loustau, Pescia, Pontoni, Di Stéfano, Martino, Rossi, Boyé y Moreno. Tucho Méndez conserva su record como máximo goleador de la Copa América (antes Sudamericano de fútbol) en compañía de Zizinho de Brasil, con 17 goles.

Como puede concluirse, los éxitos deportivos acompañaron a Tucho en su paso destacado por sus clubes históricos y por la selección argentina, siempre con su dedicación y amor por los colores que representó. Esto lo llevó a acuñar una frase que se volvió famosa: “Huracán fue mi novia; Racing, mi mujer; la Selección, mi amante.”

Reseñamos la ficha técnica de esta figura, expuesta en El Libro del Fútbol, volumen II, pág. 151, de Abril Educativa y Cultural, Buenos Aires,1974:

“Excepcional gambeta. Pícaro por excelencia. Magnífico remate de media distancia. Valiente en cualquier circunstancia. Gran clase internacional. Neto producto del potrero. Fuerte. Peón de brega y creador de jugadas inéditas. Muy buen panorama. Pique demoledor para ir a buscar pases en cortada. Una de las más grandes figuras del fútbol argentino de todos los tiempos. “

Para una mirada adicional a la vida de Méndez recomendamos el siguiente video en Historias del fútbol argentino:

https://www.youtube.com/watch?v=VEKYchvnVJk

 

Norberto Méndez “Tucho”, el tango y el cine.

Nuestro invitado tuvo su contacto con el tango y participó, como otras figuras del futbol, en películas que tenían su contenido deportivo.

Con relación a su espíritu tanguero traemos esta mención que de él se hace:

“Norberto Méndez fue un porteño de ley. Apasionado por el tango, era asiduo concurrente al Marabú o al Chantecler, donde se encontraba con su amigo Aníbal Troilo. Después de convertirle tres goles a Brasil en el Nacional de Santiago de Chile, fueron a festejar a la confitería La Quintrala. Tita Merello, de gira con una compañía teatral argentina, lo invitó a bailar un tango, y el pibe de Pompeya mostró su arte de gran bailarín.”

https://www.clarin.com/deportes/leyenda-tucho-mendez_0_BJoNTJJL3e.html

 

En reconocimiento a su energía tanguera, su historia y sus sueños hechos realidad, se le compuso el tango Norberto Méndez –Tucho, del cual lamentablemente no tenemos información sobre su grabación. Acá aportamos la información disponible, así como la letra:

NORBERTO MÉNDEZ – TUCHO

Letra de Manuel E. Pose
Música de Victorio R. Papini
Compuesto en 1953

Ayer Tucho Méndez vino a visitarme
y en un fuerte abrazo me insto a meditar,
así poco a poco mi mente poblaron
sus dulces recuerdos que no he de olvidar.
Soñaba en aquellos lejanos momentos
cuando era un purrete con sed de vivir
tejer en el césped muy lindas gambetas
y haciendo golazos sentirse feliz…

Tucho Méndez
en las canchas fue creciendo;
Tucho Méndez
con sus sueños convivio;
Tucho Méndez
fue paseando por el mundo
ese arte tan profundo
que en un crack lo convirtió

Después lentamente me dijo sonriendo:
la vida es un sueño, y es lindo soñar;
aún más ahora que vivo en un sueño
al ver que mis sueños ya son realidad.
Después cuando el tiempo me quite los bríos
y reste a mis piernas toda agilidad
tendré únicamente muy bellos recuerdos
y oyendo mis sueños volveré a soñar.

El cine tuvo su desarrollo importante en Argentina después de la década de los años treinta, brindando al fútbol y al tango la relevancia que estas dos pasiones populares habían cosechado. Se invitaba a importantes ídolos del fútbol profesional para hacer parte de los elencos artísticos de las películas. Norberto Méndez participó en varias de ellas que queremos resaltar:

 

“Pelota de trapo es una película argentina dramática de 1948 dirigida por Leopoldo Torres Ríos y protagonizada por Armando Bó y Andresito Poggio. El film en blanco y negro fue estrenado el 10 de agosto de 1948 en el Cine Metropolitan de Buenos Aires. En el elenco actúan como ellos mismos importantes personalidades del fútbol profesional de la época, como el entrenador y exjugador Guillermo Stábile, los jugadores Tucho Méndez, Juan Carlos Salvini y Vicente de la Mata, entre otros, y los periodistas Fioravanti y Enzo Centenario Argentino Ardigó. El filme tuvo un extraordinario éxito popular.”

https://es.wikipedia.org/wiki/Pelota_de_trapo_(pel%C3%ADcula)

Esta película puede verse completa mediante el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=085W3Kjoums

 “Con los mismos colores es una película argentina del género de comedia filmada en blanco y negro dirigida por Carlos Torres Ríos sobre un guion de Ricardo Lorenzo Rodríguez (Borocotó) que se estrenó el 20 de septiembre de 1949 y que tuvo como protagonistas a Nelly Darén, Mabel Dorán, Guillermo Pedemonte, Alfredo Di Stéfano, Norberto Méndez y Mario Boyé, estos tres últimos, destacados futbolistas.”

https://es.wikipedia.org/wiki/Con_los_mismos_colores

La historia es simple. Tres amigos jugadores, Di Stéfano, Boyé y Méndez se enamoran de la misma muchacha. El guión es de Borocotó, la música de Astor Piazzolla. Sobre su experiencia comenta Piazzolla en un extracto que consultamos en el libro Cine en 2×4, Museo del Cine,2006, pág.107, a su vez tomado del libro de Natalio Gorin, Astor Piazzolla: a manera de memorias. Buenos Aires: Atlántida, 1990.

“Había disuelto mi orquesta, la del 46, y estaba haciendo arreglos para Aníbal Troilo, Osvaldo Fresedo, José Basso, Franchini-Pontier y otras orquestas. Eso apenas me alcanzaba para vivir, por eso me cayó del cielo un contrato para hacer música de películas. La primera que me encargaron, Con los mismos colores, la iba a dirigir Leopoldo Torres Ríos, el padre de Leopoldo Torres Nilsson, con argumento de Borocotó y clima de fútbol. La música que escribí no tenía nada que ver con las imágenes. La verdad es que, hasta Maradona, yo del fútbol no entendía ni jota. Pero me dieron una orquesta de setenta músicos y total libertad para hacer lo que yo quisiera. Me pareció genial. Nunca supe si el producto fue bueno. Pero ahí aparecía Mario Boyé pegándole un patadón a la pelota y el sonido era sinfónico. Debe haber gustado porque al año siguiente (1950) me llamaron los mismos productores para ponerle música a un film de automovilismo. Bólidos de acero. Por cada película me pagaron 7000 pesos de entonces, que era mucha plata, al menos para mí. “

Se puede ver este film completo en el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=XzeObC1N_z0

“El hijo de crack es una película de cine sonoro argentino, estrenada el 15 de diciembre de 1953 en el cine Normandie de Buenos Aires. Fue dirigida por Leopoldo Torres Ríos y su hijo Leopoldo Torre Nilsson y protagonizada por Armando Bó, Oscar Rovito y Miriam Sucre. En el elenco participan importantes jugadores de fútbol profesional de la época como Mario Boyé, Tucho Méndez y Ángel Labruna y periodistas como Fioravanti.”

“Mario López (Oscar Rovito) es un niño, hijo de un crack de fútbol (Armando Bó) en decadencia. Vive un mundo conflictivo y dual. Por un lado, mientras su padre es repudiado por los simpatizantes, por ya no estar en condiciones físicas para jugar, él, lo sostiene tratando de creer que solo se trata de una caída pasajera; por otro lado, su madre y su abuelo materno, rechazan el mundo del fútbol y de la calle, sosteniendo que se trata de un mundo primitivo e inadecuado. Tomando fuerzas en la fe y el amor que su hijo le tiene, el crack, vuelve a tener un gran partido. Pero el esfuerzo, le cuesta la vida.”

El hijo del crack se puede ver en su versión completa mediante el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=oAoWD33gKSk

En la historia de ídolos integrales del fútbol se resalta la importancia que ha tenido este deporte en su relación con los aficionados y sus ídolos. Siempre se guardan en la memoria las actuaciones de estos baluartes en las gestas obtenidas por su club o su selección.

El caso de Norberto “Tucho” Méndez representa para la tradición del fútbol argentino el recuerdo de un deportista que supo amalgamar sus actuaciones en las instituciones que lo acogieron con sus contrataciones y en la selección nacional, a la cual supo acompañar en sus triunfos. Honroso reconocimiento por la estabilidad lograda con su permanencia en Huracán durante 8 años, en Racing Club 7 años, en Tigres 2 años y en la selección de Argentina por 8 años. Además, su vigencia cultural y artística fue reconocida por los promotores del cine argentino. Nos consideramos gratamente sorprendidos por la calidad e integridad de este crack del fútbol argentino.

[John Cardona Arteaga – Profesor Universidad de Antioquia – Expresidente del DIM]

Medellín, abril de 2020]

Compartir:

Un comentario

  1. luis rincon

    4 abril, 2020 at 2:27 pm

    *Por la crónica de John Cardona
    Qué extraordinaria crónica para disfrutar y complementar en los link anunciados, que fue un Walter Gómez o un Vicente Grecco.

    PILDORITA Hizo parte de Argentina Guayaquil 1947 que nos propinó un 6-0 (Di Estefano 3, M. Fernández 1 (jugó en Santa Fe) Boyé y Loustau) a Nuestro «Caimán» QEPD. Y a pesar de haberse llevado 19 goles, por recomendación de Pontoni se lo llevaron a San Lorenzo cuando su Santidad lo tenia de ídolo y posteriormente lo trajo Santa Fe.
    Luis Rincón, Bogotá, hincha de Millonarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top