Capsulas de Carreño

Nueve de Octubre 3 – DIM 2: Pudo ser mejor.

Por  Wbeimar Muñoz Ceballos.

Wbeimar Muñoz Ceballos

Cuando uno ve en la cancha jugadores de andar cansino (Ricaurte), que se hacen expulsar innecesariamente (Méndez) que no les importa cometer los mismos errores que cuestan goles (Gutiérrez dejando centrar la pelota sin anticipar en la banda en el primer gol ecuatoriano y lo había hecho Arboleda frente a Inter de Brasil) y defensas que no acosan ni entran por la pelota (segundo tanto en contra esta noche) y  comprueba que otros no son dinámicos ni se desmarcan para buscar los espacios, llega a la conclusión de que ya no quieren saber nada de la Sudamericana.
Los errores propios y las carencias para aplicar  principios básicos en el ataque en los dos últimos juegos, nos llevan a  pensar que los profesionales del Independiente Medellín, no ven la hora de cerrar su participación en el evento internacional, para dedicarse al final de la Liga.  Y sabemos -lo decía Ortega y Gasset- que  «el hombre es el arquitecto de su propio destino».
Nueve de Octubre es un equipo de gente musculosa, que corre sin saber para dónde va.  Sus integrantes no le dan sentido al juego y  cortan el ritmo constantemente a punta de faltas.  El DIM hizo muy poco para superar el físico rival con técnica, táctica e inteligencia. Y cuando no hay voluntad por un supuesto agotamiento mental, lo mejor es olvidarse de lo que viene.
Los  escarlatas  llegaron  tarde a muchos duelos individuales.  Y nosotros nos hastiamos  de verlos en esa tónica,  tanto que terminamos afirmando que si hubiesen tenido más sacrificio y buenas decisiones  en los dos últimos partidos, podrían ser los líderes del grupo.
Pero a ellos les interesa más salir, que seguir en competencia.

Así es muy difícil relacionar a la ilusión con el mañana.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top