Capsulas de Carreño

Operación Montevideo (Fernando Solabarrieta, La Tercera)

Fernando Solabarrieta

Por Fernando Solabarrieta,
La Tercera, Chile

 

*Quien entre a la cancha pensando en lo que sucedió en el último partido en Santiago, tiene la mitad del partido perdido.

 

Debe ser de los reductos más difíciles de Sudamérica y el mundo. El Centenario impresiona por su historia de mil batallas épicas que cuentan las glorias del fútbol uruguayo. Por eso, esta parada del camino a Rusia 2018 asoma como una empresa complicada. Sin embargo, tengo la certeza de que esta vez la selección nacional está absolutamente capacitada para dar el gran golpe. Fortalezas que confirmen esta situación hay muchas, desde un brillante cuerpo técnico hasta  un plantel lleno de jugadores que están en un gran nivel, pasando por un gran juego y el regreso de un jugador clave como Marcelo Díaz.

Este capítulo, como otros, está rodeado de particularidades que lo hacen especial. Alguna vez fueron las bélicas declaraciones del técnico Omar Borrás, en otras oportunidades el temido talento de Francescoli y ahora últimamente el enorme poder de fuego de Forlán. Siempre el paso por la capital uruguaya ofrecía algún capítulo extra futbolístico o de la cancha misma, que podía llenar páginas y páginas. En esta ocasión, el dedo de Jara y su disputa con Cavani ,más la revancha por la derrota en Copa América, son los ingredientes añadidos a este encuentro.

La experiencia indica que aunque estos hechos estuvieron en el entorno, siempre las razones que explicaron los buenos y malos resultados de la Roja allá fueron futbolísticos. Jorge Sampaoli y Oscar Tabárez lo saben, por eso estoy seguro de que el mensaje que han dado es no enredarse con el entorno porque eso sería un error fatal, tanto para uruguayos y chilenos.

Quien entre a la cancha pensando en lo que sucedió en el último partido en Santiago, tiene la mitad del partido perdido. Por eso Chile debe enfocarse en el juego aéreo de los celestes y evitarlo no generando demasiadas pelotas paradas ya sean lanzamientos de esquina o tiros libres. Es fundamental que tengamos el balón porque nuestra selección se defiende muy bien con ella y a partir  de eso hace daño. Habrá que negar la posibilidad de un cómodo pelotazo largo o en su defecto ganar los segundos balones que éstos generen, porque los orientales eligen ese camino para acercarse, saltándose la elaboración.  No lo duden, todo pasará por la cancha y Chile allí es más fuerte que nunca.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *