Capsulas de Carreño

Osorio en pecado con la afición, se lo llevó el diablo. (j.a.c.)

MEDELLÍN. Resistido por hinchas y como una verdadera afrenta del técnico Osorio, anoche salió Cristian Blanco como titutar y en la posición de volante. Nacional se salvó de la derrota ante un buen América en la última jugada, gracias a Brayan Rovira. Foto @Dimaayor.

Por Jorge Alberto Cadavid.

Es una afrenta contra la hinchada y contra el fútbol, en la titular el nombre de Blanco y ya no como marcador, si no como lateral al ataque y cuando Nacional llegaba era por ese sector, inaudito.

Nacional de Osorio es una torre de Babel, juega al revés, Candelo marcador, Andrade saliendo de atrás y abusando de la tenencia, Perlaza por delante de Andrade, Hernández jugando por el centro y también excediendo la posesión, es absorbido, Barrera en el banco, quién lo entiende? Todo le facilita la gestión al América.

Juan Cruz Real le enseña al » inglés » JCO, que es un equipo aplicado, con planteamiento y orden, cada jugador del verde habla un idioma muy distinto al de su compañero, razón de la confusión de su juego.

El pontífice Osorio basa su doctrina en el ataque masivo, llegan muchos hombres, pero el balón no se acerca al arco contrario, entonces.

Entonces el desequilibrio es la defensa y por consiguiente los rojos anotan, habilitado por Córdoba, Vergara no perdona.

El partido se compite en el medio campo, con más claridad del visitante que del local.

La complementaria exigía revulsivos, pero volvió Blanco y todo siguió igual, mejor ni tan igual, sacan a Braghieri, entran a Barrera, irresponsabilidad de Hernández y un recién ingresado aprovecha las torpezas verdes para aumentar la ventaja.

Alguien no perdió la fe, y soñaba con algo que parecía imposible, el empate en diez minutos Andrade y para mi el mejor de Nacional Rovira lograron un milagro, a pesar de los pecados imperdonables de su técnico.

Hasta cuándo Osorio ?

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top