Capsulas de Carreño

P A L A Z O. Cayó Argentina en el debut

*Contra el rival menos esperado, Argentina perdió este martes (22) con Arabia Saudita 1×2 el invicto de 36 partidos en el debut del Mundial de Qatar 2022.

=======

LUSAIL. Unos y otros. Dos jugadores de Arabia Saudita besan la grama. Y uno de Argentina en expresión de derrota inesperada, cara contra el piso. El primer palo grande de este Mundial al caer una de las selecciones favoritas.

======

Argentina arrancó muy bien el partido. Consiguió el gol de penalti y parecía que no iba a sufrir. De hecho, marcaron un par de tantos que el VAR anuló. Todo parecía ir bien…

Sin embargo, Arabia Saudí no se rindió. En el segundo acto salieron con otra cara y remontaron un choque que parecía imposible.

Los de Scaloni, atenazados, no pudieron dar una respuesta al muro planteado por Renard, el técnico francés.

-¿Qué dijo Messi?
«Este es un grupo que se destaca por la unión. Es el momento de demostrar que somos fuertes de verdad. Es un golpe muy duro para la gente y para nosotros, pero que confíen porque este grupo no los va a dejar tirados y vamos a ir a buscar los 2 partidos». [@VarskySports]

-¿Qué dijo Scaloni?
“Es un día triste, pero hay que seguir. Es difícil de asimilar, por que en cuatro minutos nos hicieron dos goles, en lo que fueron los dos únicos tiros al arco. No queda otra que levantarse, hay que ganar los próximos dos partidos. No hay demasiado que asimilar. Cabeza arriba y a seguir”, arrancó Lionel Scaloni, con lógico gesto de amargura en su rostro, en la sala de conferencia de prensa.

===

LUSAIL. Di María, Paredes, Messi y Enzo Fernández, en el durísimo desfile de salida del estadio. Foto  Ricardo Mazalan – AP, tomada del diario La Nación.

Y LOS MEDIOS

Mazazo… La Argentina se metió en problemas: del diván a la cornisa.

Por Cristian Grosso.
La Nación, Argentina.

El resultado ingresa en la lista de las grandes catástrofes de la selección; fallaron los cambios y el equipo se transformó en un tren fantasma después de la ráfaga de goles de Arabia Saudita.

=====

Tantas veces se advirtió: la Argentina podía perder contra cualquiera. Y sucedió, y sucedió contra cualquiera, porque Arabia Saudita no le pudo regalar más facilidades. No fue necesario que el Mundial entrase en tramos decisivo, que el examen lo tomaran los rivales europeos, para descubrir la auténtica robustez de la Argentina.

Jugó mal siempre, pero ocho minutos la quebraron. Le faltó todo al equipo: estilo, astucia y carácter. Vaya momento para perder el invito que se infló con amistosos basura. Otro déficit señalado en varias oportunidades. La Argentina, que no entendió el partido en el primer tiempo, quedó atrapada por el shock emocional que la mandó al diván desde el amanecer de la segunda parte.

Ya sabe lo que le espera: caminar por la cornisa. También la Argentina perdió el partido inaugural con Camerún en 1990 y luego trepó hasta la final; España cayó en su estreno en 2010 y terminó como campeón del mundo. Tendrá que reinventarse, atrapada por los nervios.

El derrumbe espiritual fue estrepitoso. Para confirmar que los mundiales imponen otra atmósfera, otra tensión. El principal capital de la selección era su contrato de hermandad, pero esa personalidad no llegó al rescate. La pelota quemó. A los inexpertos y hasta a Lionel Messi, que se enredó entre telarañas emotivas y limitaciones físicas.

Un equipo que se crió en la victoria, se evaporó en la derrota. La Argentina no se encontraba en desventaja en un juego desde 2019, desde la semifinal con Brasil de aquella Copa América. El examen estaba pendiente, pero nadie podía suponer que la adversidad la iba a paralizar. Menos contra Arabia Saudita, físico e intenso, sí, pero de tercer orden internacional. La selección jamás había caído contra un oponente asiático en las Copas del Mundo.
(Fuente: La Nación, de Argentina)
===========================

Compartir:

Un comentario

  1. Victo Hernan Restrepo Tapias.

    22 noviembre, 2022 at 8:38 am

    LAMENTO COLOMBIANO
    Este el mismo castigo a la Colombiana, la sobradez, la prepotencia el creerse más sin jugar los partidos, ese triunfalismo maldito que si que campea por estos lares y ahora en Argentina.

    Todavía creemos que la camiseta juega o que las «carreteras» amedrantan, pobreza mental igual a la nuestra; bien recuerdo las palabras de un técnico que tuve que nos inculcaba siempre que jugábamos con los encopetados:»los testículos y la pelota son redondos iguales para los 22 en la cancha».

    Y como decía mi madre «el azote del sentadero es la lengua».

    Después de ver a Qatar, a Irán, Países Bajos y Senegal me da más rabia con las pobres «estrellas» nuestras que por prepotencia, pereza y desidia no quisieron clasificar y hoy deben de estar untandose caladryl para la rasquiña.
    Víctor Hernán Restrepo Tapias

    Hincha de Nacional
    Cali.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top