Capsulas de Carreño

Picadito de recreo escuelero.

MEDELLÍN. Quien más salta acá es Nicolás Hernández (2). Con una alineación pensando en el partido de copa de este jueves, Nacional se dio el gran festín frente al débil Patriotas, 7×1. Foto @Dimayor.

Por Jorge Iván Londoño M.
Columnista Cápsulas.

 

Confieso que la intensión era ver el partido entre Once Caldas y el DIM, porque prima en quien teclea, y siempre en estas instancias, el sentimiento antioqueño. Pero la tormenta de rayos, centellas, Boteros, Londoño y Arangos que cayó sobre Manizales, obligó a postergar la contienda una hora más, plazo estimado para que drenara el gramado del Palogrande. Así que control en mano nos pasamos para ver a Nacional frente a Patriotas.

 

Lo de Nacional resultó un picadito  de recreo escuelero, aquel que se jugaba en una esquina del patio. Primero se acudía al “pico y monto” para saber cuál de los dos “perriadores” escogía, no solo de primero sino los mejores. Listos los equipos, siempre en cantidades desiguales, se jugaba a la lata porque el tiempo apremiaba y había que dejar campito para la naranjada con pandequeso. Al final eran marcadores amplios, algo así como 7 a 1.

 

El profe escogió una alineación pensando en el partido de copa de este jueves, y “castigando” a los que cumplían la fecha por cinco amarillas (Jarlan y Olivera). Pero no se crea que era una nómina de “pipiripao”, no señor, era de respeto porque incluía a Castro, Chacón, Duque, Vladimir, Rovira y Perea, entre otros, nombres que los quisiera más de un equipo. Miremos los goles por orden de llegada:

El primero. Penal a Castro y cobra Duque.

El empate.  Autogol de Marulanda.

El segundo. Gol de cabeza de Duque ante centro de Castro.

El tercero. Un minuto después aparece Castro (ese si es).

 

Haciendo eco de lo que decía Buck Canel, “No se vayan que esto se pone bueno”, nos quedamos para ver el segundo tiempo, y de paso esperar que el DIM hiciera la tarea en Manizales. Sigamos, pues:

El cuarto. Con “Ce” de calidad  de Castro.

El quinto.  Extraordinaria jugada individual de Duque.

El sexto. Remate de Chacón, desvía el portero y entra Duque.

El Séptimo. Faltaba el de Neider Moreno.

 

Con los cuatro goles, Duque se ubica primero en la tabla de goleadores, con once tantos, y de paso graba su nombre en la galería de los jugadores de Nacional que han anotado cuatro goles en un mismo partido

 

Partido agradable por los goles, por el toque de Nacional, por la ambición de los jugadores que no se conformaron con hacer dos, sino que siguieron rezando el rosario. Todo salió bien, hasta el profe Guimarães estreno camisa vistosa.

 

Se acaba el encuentro y nos pasamos de canal para ver el segundo tiempo en Manizales, de un partido que en ese momento estaba en ceros, pero que obligaba al DIM a imitar en parte la goleada de Nacional, debido al triunfo del América, lo que a la postre no se logró; suficiente para que nuestras aspiraciones blancas y verdes (nuestra bandera) se derrumbaran.

 

El cruce de los torneos internacionales con esta final, obligará posiblemente a “barajar y repartir” las nóminas de cada partido, de seis de los clasificados; además Nacional hará las veces de local en la casa de nuestra hermanita, “La perla del Otún”.

 

Lo que sea y como sea, la ilusión sigue siendo verde.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top