Capsulas de Carreño

Pinto otra vez ‘caleño’ (I)

 

  • Elegido técnico hace tres décadas-
  • Cali con déficit de 200 mil pesos.
  • Éxitos en Unión Magdalena.

Por Tobías Carvajal Crespo.
Columnista Cápsulas – Cali.

 

 

Después de casi 33 años, que se cumplirán en un plazo de dos meses y monedas, el santandereano Jorge Luis Pinto Afanador llega a la dirección técnica del Deportivo Cali.

El sábado 16 de diciembre de 1989, luego de una asamblea que se presagiaba tendría profundas diferencias entre dirigentes y socios, el equipo verdiblanco eligió la nueva Junta Directiva, con vigencia hasta 1994. Un total de 1.200 socios se dieron cita en las instalaciones de la nueva sede campestre, en el sector de Pance, extremo sur de la capital del Valle.

En aquel entonces la Junta quedó conformada por Carlos Arcesio Paz como presidente, Humberto Arias en el cargo de vicepresidente, además de Álvaro Martínez, Harold Abadía y Fernando Marín en el comité ejecutivo. Como asesores quedaron Alfonso Muñoz y Eduardo Posada, quienes inicialmente figuraban, pero declinaron su postulación, a cargos de mayor trascendencia.

Jorge Luis Pinto, primera etapa con el Cali en 1989. foto tomada de Futbolete.

La gestión inicial de aquella nueva directiva fue la de nombrar nuevo técnico del Deportivo Cali en propiedad. De momento el triunvirato más cotizado estaba integrado por Luis Augusto Chiqui García (estaba con Millonarios), Diego Edison Umaña (con Santa Fe) y Jorge Luis Pinto (con Unión Magdalena).

Exactamente un mes antes -noviembre 16- se había suspendido y -luego cancelado por única vez en la historia del fútbol colombiano- el torneo anual, a consecuencia del asesinato en Medellín del árbitro (esa noche juez de línea) Álvaro Ortega Madero, luego de terminar el partido entre Independiente Medellín y América.

El miércoles 20 de diciembre se oficializó la llegada de Pinto Afanador a las toldas del Deportivo Cali. Firmó contrato por un año. Entró a reemplazar al balcánico Vladimir Popovic -ya fallecido- quien había estado al frente del equipo en 1974 (1984/1986) y 1989.

Al dar posesión a Jorge Luis Pinto, el presidente caleño dijo: “La plantilla del Cali es buena. No creo prudente empezar a buscar nombres y  jugadores, porque sería un irrespeto para con los que están actualmente (situación bien distinta a la actual). “Vamos a esperar a enero -1990- para comenzar la evaluación y de allí en adelante se empezará a trabajar en firme para la temporada”.

En la misma rueda de prensa de posesión de Pinto, el presidente Paz informó que el déficit de la institución era del orden de 200 mil pesos (de tres décadas atrás) como consecuencia de los esfuerzos financieros para construir la nueva sede campestre, pero que no era un aspecto a influir en la parte deportiva del equipo.

Deportivo Cali al ocupar puestos muy secundarios en el certamen del año, no clasificó al octogonal final de 1989, donde lograron un cupo, entre los ocho, los siguientes finalistas: Millonarios, América, Junior y Medellín (Grupo ‘A’) y Nacional, Santa Fe, Quindío y Magdalena (Grupo ‘B’).

Deportivo Cali de esa lejana temporada tenía jugadores como Oscar Eduardo Córdova, surgiendo en el fútbol nacional, Andrés Estrada, Iroldo Vásquez, Carlos Gregorio Pimiento, Martín Alonso Caicedo, Jorge Rayo -portero titular- Mario Alberto Yepes, Bernardo Redín, José Manuel Willy  Rodríguez, Jorge Ambuila, Alfredo El Pirata Ferrer (anotó el gol 3.000 en la historia del Cali), Luis Fernando Polo, Miguel Darío Marrero, Miguel Antonio Rada y Julio César Sarmiento, entre otros.

El último partido de Pinto Afanador al frente del Unión Magdalena, antes de la suspensión del torneo en 1989, fue el 15 de noviembre en Santa Marta, cuando el onceno ‘Bananero’ superó al Atlético Nacional por 1-0, gol de Jairo Calanche Zulbarán.

Con ese triunfo y luego de cuatro fechas, Unión Magdalena, ‘marca Jorge Luis Pinto’, quedó de líder del Grupo ‘C’ o del repechaje en procura del título, aventajando a América, Nacional y Medellín. Un cuadrangular que jamás llegó a su fin.

Así pues, Jorge Luis Pinto, en ese momento con 37 años de edad cumplidos cuatro días antes (nació en 1952) entró ‘pisando duro’ al equipo Azucarero, pues venía de ubicar entre los grandes de la Dimayor al equipo de la ciudad de Bastidas. Un crimen que quizás frustró la posibilidad de reeditar lo hecho en 1968 por los samarios, cuando el timonel era el paraguayo Vicente Sánchez.

o-o-o-o-o

P/D

Próxima nota: El paso del santandereano por el DeporCali.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top