Capsulas de Carreño

Pinto otra vez ‘caleño’ (II). Controversia con Chiqui.

*Seria polémica verbal con Chiqui García. A Pinto lo reemplazó Miguel Company.

====

Por Tobías Carvajal Crespo, Cali
Columnista Cápsulas.

 

Junto con la llegada de Pinto Afanador al banco técnico del Cali, la directiva confirmó la renovación de contrato con el paraguayo Jorge Amado el Cenizo Núnez, con quien venían adelantándose conversaciones desde algunas semanas atrás. Paralelamente se hizo pública en Medellín la factible vinculación del zaguero Andrés Escobar Saldarriaga al fútbol de Europa.

Ya en desarrollo del campeonato, la noche del miércoles 3 de ABRIL de 1991 jugaron en el estadio Pascual Guerrero Deportivo Cali y Deportes Quindío, que luego de los noventa minutos concluyó con triunfo verdiblanco por marcador de 2-0, goles de Willi Rodríguez y Escobar Aguirre.

Un partido que presenciaron 17.965 espectadores, quienes en taquilla abonaron $ 17’079.300 pesos de su tiempo.

Al término del partido se presentaron violentas acusaciones entre los técnicos Jorge Luis Pinto del Cali y Luis Augusto el Chiqui García del cuadro de Armenia. La piedra de ‘escándalo’, para los penosos incidentes, fue la jugada protagonizada por Carlos Enrique la Gambeta Estrada sobre el golero  Juan Carlos Maciel a sólo cuatro minutos de terminar el juego y que mereció su expulsión. Igual suerte sufrió su compañero de escuadra, Tumaco Vargas, por protestar la determinación del juez.

Jorge Luis Pinto dirigió al Deportivo Cali en 1991. No le fue bien. Tiene una deuda pendiente con los azucareros. Foto tomada de @futboled.

Por su parte Chiqui García inculpó a la Gambeta Estrada de insular al árbitro y a los jugadores del onceno de Armenia.

Como fruto de la acalorada controversia, Pinto acusó a García de ‘pícaro’ argumentando haber ‘comprado partidos’ cuando ejerció como técnico del Millonarios. Fue tan contundente en su afirmación, que manifestó estar dispuesto a llevar tales manejos turbios, según el técnico bumangués, a la Corte Suprema de Justicia.

Chiqui García replicó a Pinto Afanador, sindicándolo de no ser técnico sino simplemente un preparador físico que no le ha ganado a nadie. Frase de ‘remate’ que desde entonces se continúa empleando en más de una polémica deportiva, fundamentalmente las futboleras.

Las repercusiones de todo aquello no se hicieron esperar y 48 horas más tarde el tribunal disciplinario de la Dimayor aplicó una sanción de 10 fechas de suspensión y $ 1’200.000 pesos de multa a Jorge Luis Pinto.

En declaraciones al matutino caleño Occidente, el técnico verdiblanco dijo: “Cueste lo que cueste, estoy dispuesto a seguir adelante con el tema, seguir luchando hasta terminar con esto. He trabajado demasiado por el fútbol y es hora de limpiar todo lo malo”.

Hacia el día 23 del mismo mes, la Federación Colombiana tomó cartas en el espinoso tema, advirtiendo que el asunto era motivo de una investigación hasta sus ULTIMAS CONSECUENCIAS (frase suficientemente prostituida en todos los órdenes del acontecer nacional) y que alguno de los dos debería “irse” del mundo del balompié.

Tres meses más tarde, el sábado 27 de JULIO la página 1E del diario El Tiempo tituló: “Caso de García a la justicia penal – Y anotaba: “Para la legislación deportiva el proceso prescribió, pero se encontraron méritos para trasladarlo a la  Dirección Nacional de Instrucción Criminal”.

El Tribunal Deportivo se declaró impedido de dictar una sentencia por la prescripción  del caso, según el Artículo 60 del Decreto Ley 22845 de 1984, en donde se establece que “la acción disciplinaria se extingue en un término de seis meses, contados a partir de la comisión del hecho”, advertía el mismo diario de la avenida 26.

Lo único que queda bien ‘claro’, es que 32 años antes, entre ABRIL y JULIO había tres (3) meses calendario. Cosas del fútbol… o acaso del Pintoresco de Bristol ?

Un mes más tarde, el 14 de agosto, el técnico peruano Miguel Company Chumpitaz, de 47 años, fue designado nuevo entrenador del Deportivo Cali, en reemplazo del Jorge Luis Pinto, quien renunció, ahora sí definitivamente, luego de haberlo insinuado a mitad del torneo por bajo rendimiento de su equipo.

Por ello la reciente frase del prestigio y tantas veces laureado Jorge Luis Pinto de esta nueva era verdiblanca tiene validez y propósito de la enmienda: “Tengo una deuda con Deportivo Cali…”.
o-o-o-o-o-o

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top